miércoles, 25 de diciembre de 2013

¿Cómo se verían algunos clásicos juguetes, si envejecieran?

Una dibujante estadounidense imagina cómo se verían los juguetes clásicos si envejecieran como las personas.

Maura Condrick, dibujante californiana que reside actualmente en Venecia, creó la serie gráfica "Toy Strory: The Latest Years", donde representa a numerosos juguetes clásicos afectados el "ultraje de los años", que escribiera Jorge Luis Borges.

Barbie y Ken, el señor Cara de Papa, Gi Joe y otros tantos fueron plasmados en versión envejecida.

Además, la artista convocó al escritor Larry Carlat para que redactara una breve biografía de cada juguete.

En el perfil de Barbie, por ejemplo, Carlat describe. "'Barbie, reina indiscutible de Juguete Mattel, y Ken, su príncipe azul , han sido inseparables desde 1961 (con excepción de una breve relación de Barbie con el muñeco del "Chips" Erik Estrada a fines de los setenta.

Ahora, semi -retirada, la feliz pareja reparte su tiempo entre la casa de ensueño de Barbie en Malibu y el más modesto apartamento de dos pisos de Ken en Boca Raton. Así que no hagan caso a los chismes que dicen que Ken es gay".

En cuanto al GI Joe de la tercera edad -que se mantiene en pie con la ayuda de un bastón- sólo parece importarle una cosa: desmentir su cara y no quedar como un amargado.

El terrorífico oso con "piel de gallina" (Literalmente)

Hecho con partes de pollo cosidas entre sí y relleno vaya uno a saber con qué, este "peluche" terrorífico y comestible puede resultar indigesto para estómagos con el espíritu sensible.

La imagen, publicada en Twitter por el chef británico Simon Hulstone, se transformó rápidamente en un éxito viral.

Según consigna Daily Mail, el cocinero dijo en principio que el oso era una creación suya, elaborada como broma para sus hijos a partir de piezas de un pavo que cenarían en Nochebuena. Sin embargo, luego admitió que en realidad pertenecía al artista ruso Viktor Ivanov, quien había empleado pollo en vez de pavo.

"Trabajo mezclando objetos, para que de su encuentro surja una nueva función y significado. Los objetos, así reconfigurados, logran un nuevo propósito. La mutación de ideas y formas es fundamental para mi trabajo", afirma el artista en su página web.

Sin embargo, no explica de qué está hecho el relleno de la pieza, y si en verdad piensa cocinarla y llevarla a la mesa.




Los "tiburones voladores".

Cuando el tiburón emerge repentinamente del agua con las fauces abiertas, difícilmente el lobo marino logre contar el cuento. Tal es la escena que el fotógrafo Chris McLennan captó una y otra vez en las cercanías de Ciudad del Cabo.

Según explica McLennan, esas aguas son el mejor lugar del mundo para ver a los grandes tiburones blancos cazando en la superficie, sin necesidad de realizar peligrosas inmersiones. Sucede que en esa zona, los escualos se deleitan devorando a lobos marinos, anfibio al que dan captura mediante rápidos saltos.

Increíblemente, el fotógrafo registró nada menos que 28 ataques en una hora, la mayoría exitosos.

"Cualquiera que haya fotografiado la vida silvestre sabe que este tipo de conductas siguen siendo raros de presenciar y más difíciles de capturar en la cámara", explica McLennan, quien reconoce que durante el segundo día de su excursión, cuando lobos y tiburones parecían haberse tomado vacaciones, utilizó un señuelo remolcado para atraer a los depredadores.

Para realizar buenas capturas, el fotógrafo explica que es necesario localizar a los lobos que están de regreso luego de pescar, y concentrarse luego en alguno que esté apartado o rezagado del grupo.



Los viajeros en las cajas de las camionetas en México.

El fotógrafo Alejandro Cartagena capturó momentos de la vida de los trabajadores que viajan en las cajas de las camionetas. Desde un miradero sobre el puente de la carretera nacional 85 de Monterrey, la privilegiada vista le ofreció algunas inusuales imágenes. 

El proyecto "Las cajas de la camioneta" muestra a trabajadores compartiendo la parte trasera de estos vehículos en su viaje hacia San Pedro Garza García, un rico enclave de la capital del estado mexicano. 

El trabajo de Cartagena pone de relieve cómo los suburbios en expansión cerca de la ciudad norteña de Monterrey han cambiado el paisaje, la ciudad y el comportamiento de sus habitantes. 

"Las imágenes abordan temas sobre el excesivo crecimiento de los suburbios en México, donde los suburbios se están construyendo lejos de los centros urbanos", dice Cartagena. Esta expansión no sólo ha causado incrementos en la duración del trayecto al trabajo, sino además en el consumo de combustible. 

Los (excesivos) regalos que hacen los reyes (los de verdad) y otros (desmedidos) regaladores históricos.

Se comprende que, viniendo de Oriente, los Reyes Magos no quisieran viajar muy cargados. Pero hombre, para una vez en la historia, que nace el hijo de Dios (el de algunos), se estiraron menos que el portero de un futbolín. Después de aquello del oro, el incienso y la mirra, los demás monarcas y mandatarios de la historia se han empeñado en dejar por roñas a Melchor, Gaspar y Baltazar, haciendo unos regalos impresionantes. Incluso de muerte, como el Taj Mahal
Taj Mahal
Este complejo de edificios fúnebres se abrió a los ojos de occidente en 1663 gracias al explorador francés François Bernier: “Chah-Jehan [así transcribió el nombre del emperador mogol Sha Jahan] levantó el otro [mausoleo], de extraordinaria y celebrada belleza, en memoria de su esposa Tage Mehale, de quien se dice que su esposo estaba tan enamorado que le fue fiel toda su vida y a su muerte quedó tan afectado que no tardó mucho en seguirla a la tumba”.

El hombre puso en el empeño, además de lágrimas, el esfuerzo de 22.000 obreros y más de 1.000 elefantes que trabajaron durante 22 años (1631-1653) para transportar y armar el juego de mármoles blancos y piedras preciosas traídos de Bagdad, China, Afganistán, Tíbet, Egipto, Persia, Yemen, Rusia y Ceilán. Y quedó para la posteridad como un “mangas verdes” por este regalo post mórtem, cuando en realidad ya había mostrado su entrega en vida de su esposa favorita regalándole los jardines de Shalimar, en Lahore.

Y si la leyenda es cierta, lord William Bentinck, gobernador de la India, estuvo a punto de acabar con tal joya para convertirla en mármol con que comerciar. 

A lo mejor fue para costear los gastos en los que su reina Victoria pudo incurrir regalando a su nieto Wilhelm el Kilimanjaro.
La mentira del Kilimanjaro
Una de las leyendas más duraderas de la era colonial (y realmente insultantes para los nativos) reza que la reina Victoria, dueña de Tanzania, contaba con el Kilimanjaro como parte de sus posesiones. Pero, según se dice, su nieto Wilhelm de Alemania, nieto del káiser germano y “señor” de Kenia, se encaprichó del paraje, y la emperatriz británica se lo regaló en su cumpleaños de 1886. Sigue siendo un pintoresco atractivo tu­rístico que los guías cuentan allí, pero es fal­so. Ahora se sabe, sobre todo gracias al historiador Tom Claytor, que fue una maquinación de los anticolonialistas de la época, que querían de­nunciar la arbitrariedad del reparto del Continente Negro entre las potencias europeas. Porque realmente se trató de eso. A finales del siglo XVIII, ingleses y alemanes comenzaron a delimitar con exactitud qué territorios pertenecían a quién. Y lanzaron sobre el mapa varias líneas rectas (que aún hoy perduran). Una de ellas atravesaba de pleno el Kilimanjaro, así que hubo que desviar allí el trazo. ¿A favor de quién? De Alemania, que dominaba militarmente la zona, aunque formalmente fuera de la reina.
Porque las reinas de Inglaterra siempre han sido muy dadivosas. No hace ni diez años que Isabel II, anglicana donde las haya, no tuvo empacho en obsequiar a Juan Pablo II (la competencia, vaya) con 50 bocetos de Canaletto de su colección personal. Por si el Vaticano no tenía ya tesoros suficientes.

Bocetos de Canaletto

El Papa que regalaba balas
Que no se diga que los papas hacen regalos inútiles. Ya en 1600, Paulo V regaló al rey Felipe III de España un relicario con la sangre de San Pantaleón, cosa muy cómoda, por­que hasta sirve de calendario. La sangre está sólida, pero se licúa religiosamente (no podía ser de otra manera) cada año el día del Santo. Y avisa cada vez que empieza la I Guerra Mundial (también se derramó ese día fatal de 1914). Otra sonada sorpresa en la historia del papado la dio en 2003 el propio Juan Pablo II. Nada menos que 107 cuartos de baño quiso construir el “papa de los jóvenes” para los cardenales que fueron a Roma a celebrar el 25º aniversario de su mandato. Quedaron encantados, ya que la mayoría rebasaba los 65 años, y hasta entonces compartían letrinas.
Pero la campanada la dio tres años antes, cuando se presentó ante la Virgen de Fátima con una de las tres balas que Ali Agca le había disparado en 1981. Por lo visto, la Virgen había anunciado el atentado a los pastorcillos ante los que, dice la Iglesia, se apareció en 1917.

Mundos de video juegos, que nos gustaría visitar.

Se dice que Alejandro Magno lloró como un niño al percatarse de que ya no había más mundos que conquistar.

Esto fue siglos antes de que existieran los videojuegos.

Si hubiera tenido un PlayStation 4, un Xbox One o un Wii U, Alejandro probablemente se hubiera quedado en su sofá en Macedonia en lugar de liderar a sus ejércitos hasta el río Indo.

¿Y quién lo hubiera culpado? En estos días, los mundos virtuales son casi tan impresionantes como los reales. De hecho, a veces son versiones mejoradas de los reales y tan geniales que nos gustaría poder visitarlos.

Estos siete encabezarían nuestro itinerario:

Hyrule, The Legend of Zelda: Ocarina of Time 

El lugar:
un mundo bucólico con llanuras cubiertas de pasto y asentamientos medievales donde resuena el eco de las pezuñas de los caballos en la tierra, melodías cadenciosas de ocarina y un árbol que habla.

Por qué queremos visitarlo: no por la trama desconcertantemente compleja; una mezcla de cuento de hadas de Disney con enfrentamientos al estilo Tolkien que giran en torno a una flauta antediluviana.

Estamos ahí principalmente por las escenas fascinantes del juego en las que se galopa alegremente a través de pastizales con un propósito poco discernible.

Sé realista: cabalga en las estepas de Mongolia, donde puedes disfrutar de la naturaleza desde la silla de montar sin la tediosa obligación de vencer al mal.

San Andreas, Grand Theft Auto V 

El lugar:
un estado soleado en Estados Unidos con lujosas casas frente al océano y montañas brumosas.

Teine amplios bulevares para ir de compras patrullados por los ricos y agrietados caminos de asfalto con vidas en ruina. Es un postal alucinantemente panorámica del sueño americano.

Por qué queremos visitarlo: San Andreas vívidamente recrea grandes extensiones de California en Estados Unidos, principalmente Los Ángeles, con tanto detalles que, si no fueran tan repugnantes, casi podrías saludarlos caminando por las calles de la ciudad.

Si puedes digerir la violencia obscena, la visión de GTA V del llamado Estado Dorado es infinitamente mejor que la realidad, simplemente porque en lugar de envidiar tomas lo que quieres, ya sean automóviles rápidos, lanchas o aviones de pasajeros.

Y solo para probar que está más alejado de la realidad, puedes terminar tu ola de crímenes con una sesión de yoga.

Sé realista: contrata (no secuestres) un automóvil lujoso y pasea por Los Ángeles.
Tetris 

El lugar:
un mundo bidimensional creado por los soviéticos, donde la perdición solo puede evitarse al apilar cuidadosamente formas geométricas que descienden del cielo.

Podría ser una alegoría de la economía colectiva de la URSS.

Podría ser solamente un juego enloquecedoramente adictivo.

Por qué queremos visitarlo: la vida moderna nos sume cotidianamente en un caos de nervios y nos perdemos en débiles intentos de imponer algún tipo de orden.
Así que un lugar donde los bloques de construcción de la existencia pueden ser fácilmente colocados en pilas ordenadas es como entrar a un lugar santuario estilo zen

Sé realista: juega Tetris demasiado y se vuelve difícil no observar un paisaje en la ciudad sin descifrar qué formas encajarían en sus espacios vacíos. Esto es especialmente divertido en las alturas tetroides de las áreas residenciales de Hong Kong.

Rapture, Bioshock

El lugar:
una sombría metrópolis subacuática en lo profundo del Atlántico Norte.

Según la historia, la ciudad fue concebida a finales de la década de 1940 por idealistas que querían romper con ideologías obsoletas tras la Segunda Guerra Mundial.

Así que construyen una utopía debajo del agua donde todo funciona de maravilla hasta que todos, por supuesto, son irremediablemente atacados con babosas marinas.

Por qué queremos visitarlo: puede ser una distopía poblada por bestias genéticamente modificadas, pero ¿a quién le importa cuando se ve tan bien?

Los diseñadores de Bioshock juntaron Nautilus de Capitán Nemo con el Edificio Chrysler para crear un espectáculo art decó empapado en glamour (y agua de mar).

Sé realista: las ciudades submarinas son lamentablemente escasas. Por ahora tendrás que conformarte con una habitación de hotel debajo del agua.

The Manta Resort, Pemba Island, Tanzania; +255 776 718 852; 1,500 dólares por noche para una estancia para dos personas, 900 dólares por noche para una persona

El Ku Kux Klan cumplió ayer, 148 años de infamias.

El Ku Klux Klan fue fundado en el estado de Tennessee, EE.UU., por exmilitares del Ejército Confederado el 24 de diciembre de 1865. Los principales objetivos de la organización eran luchar contra los ciudadanos estadounidenses de raza negra (que, según ellos, mataban a los blancos) y manifestarse en contra de la igualdad de derechos entre negros y blancos.

Seis veteranos del Ejército del Sur son considerados los creadores del Ku Klux Klan. Sus nombres figuran en una placa en la pared del Palacio de la Justicia de la ciudad de Pulaski, en el estado de Tennessee: J. Calvin Jones, Frank O. McCord, John B. Kennedy, John C. Lester, James R. Crowe y Richard R. Reed.

Varias hipótesis intentan explicar el origen del nombre de la organización. Una de ellas, narra que al principio Reed propuso el nombre de Caballeros del Kuklos (kuklos, del griego círculo) y el escocés Kennedy sugirió añadir la palabra "clan", formando un nombre que literalmente se traduciría como 'el clan del círculo'. Para añadir mayor simbolismo al nombre, en lugar de Kuklus Klan decidieron escribirlo con tres 'K', como Ku Klux Klan. La otra versión, menos plausible pero muy ilustrativa, es que el nombre fue elegido por la asociación con el sonido metálico característico del cerrojo de un rifle al cargarse.

Inicialmente, el Ku Klux Klan estaba organizado como una sociedad secreta. Su primera configuración, según numerosos historiadores y expertos, tenía rasgos similares a la masonería. Sin embargo, a medida que se fue desarrollando adquirió sus tintes supremacistas y racistas.

En el primer periodo de su existencia las actividades del Ku Klux Klan tenían un carácter más intimidatorio que criminal. Envueltos en sábanas blancas, los miembros de la organización recorrían a caballo las calles de las ciudades, asustando así a sus habitantes, especialmente a los de raza negra. Algunos afroamericanos durante mucho tiempo pensaron que estas personas envueltas en sábanas blancas eran las almas de los confederados muertos, pero no tardaron en descubrir que no se trataba de seres sobrenaturales cuando uno de los encapuchados resultó muerto en una de sus acciones de amedrentamiento.

El Ku Klux Klan tiene la estructura inusual y bastante complicada. La organización está dirigida por un 'gran sabio', con un consejo de diez 'genios'. Las unidades de la organización se llaman 'reinos', gobernados por un 'gran dragón' y su asesoría personal que consta de ocho 'hidras'. Cada 'reino' cuenta con sus 'dominios', encabezados por 'grandes tiranos' con sus asistentes, las 'furias'. Los 'dominios', por su parte, constaban de 'provincias'. En el clan también había muchos otros cargos con nombre mitológicos: ' cíclopes', 'grandes magos', 'grandes tesoreros', 'grandes guardias' y 'grandes turcos' entre otros. Cada uno tenía sus funciones específicas. Los miembros de base se llamaban 'vampiros'. El 'gran portador' cumplía con una función de especial importancia: mantenía y preservaba la 'gran bandera'.

Los abuelos que salvaron de un incendio, a sus 5 nietos, tirándose al mar.

Esta es la impresionante historia de supervivencia de 2 abuelos junto a sus nietos, tras vivir momentos de pánico luego que un incendio forestal arrasara su vivienda y varias más en Dunalley, Tasmania.

Tammy y Tim Holmes y sus cinco nietos sobrevivieron a las llamas, tras resistir dos horas en el agua bajo un pequeño muelle y huir posteriormente en un bote de la zona de fuego.

Relataron que el oxígeno se acababa por el aire contaminado, humo intenso y cenizas. Se aferraron a la estructura de madera unos a otros para recibir soporte.

La abuela Tammy Holmes debió sostener a sus nietos Charlotte de dos años, Esther de cuatro años, Liam de nueve, Matilda de 11 y Caleb de seis años, además de la mascota, el perro Polly. La madre de los menores los había dejado encargados a sus abuelos, mientras asistía a un funeral.

A veces, el fuego se acercó al propio muelle, forzando al abuelo a sacar el agua del mar para apagar las llamas. El incendio destruyó cerca de 90 viviendas en la ciudad de Dunalley.

A pesar de la llegada de tres camiones de bomberos, Tim se dio cuenta de que no podía defender la casa que él mismo construyó: "Miré a los bomberos y dije: Tengo que socorrer a Tammy y los niños ".



¿Por qué nunca debes enrollar el cable alrededor del cargador de tu notebook?

¿Eres de los que cuando viaja trata de ahorrar el máximo de espacio enrollando el cable del cargador de tu notebook a su alrededor? Parece algo natural, sin embargo podrías estar atentando directamente contra su vida útil.

Un artículo de la revista especializada Wired, advierte que plegar los cables sobre la misma fuente de poder provoca que estos giren contra su orientación de fábrica, provocando que tanto el aislante de goma como los conductores metálicos se tensen innecesariamente.

“Cuando enrollas un cable en contra de su forma natural lo estás desgastando en toda su extensión, provocando que se doble en una dirección perpendicular a la del largo del cable”, afirmó Chris Apland, product manager de la tienda de productos electrónicos Monoprice.

“Este estrés en contra de la curvatura natural del cable lo irá torciendo y debilitando, hasta el punto en que la transmisión de energía se hará intermitente o incluso de perderá de forma definitiva”, añadió Albert Cardenas, experto en audio de la misma tienda.



Por ello, los expertos recomiendan que aún a costo de perder algo de espacio en tu bolso o maleta, siempre se siga la forma original del cable. Una técnica para almacenar correctamente los cables de gran extensión sin tensiones ni nudos es la conocida como “de arriba hacia abajo”


Por último, un punto especial a cuidar son los extremos del cable, ya que además de llevar las conexiones a la estructura interna del cargador o al enchufe por el lado contrario, suelen ser las secciones más “abusadas” por la necesidad de ganar espacio.

En este caso, Kyle Weins, CEO del sitio de reparaciones iFixit, recomienda que se deje siempre una vuelta o pequeña extensión de cable suelto antes de enrollar el resto, para mantener flexible la unión con el cargador, evitando lo que se muestra en la siguiente fotografía:




Para una sonrisa rápida: breve post de humor navideño, y otros humores.







Y ahora ¡Cómo salgo de aquí! y otras imágenes divertidas.






Mi vecino no quería deshacerse de ese árbol...
así que contrató a alguien para que hiciera esto..