Páginas

martes, 21 de enero de 2014

Estos inventos son una genialidad...o una estupidez...

La mente humana es una constante máquina de idear artilugios para facilitar nuestras vidas y contribuir al progreso de la sociedad. Cientos de miles de personas y empresas repartidas por todo el mundo viven de ello; y su destino es darle al coco para patentar todo tipo de artefactos sorprendentes.

El problema es que algunos de esos ingeniosos inventos resultan ser más bien siniestros, artilugios ideados por “el loco” o “el malo” de alguna película futurista o de ciencia-ficción y cuyas consecuencias preferimos ignorar, mientras rezamos para que tales patentes jamás salgan al mercado.


Tu otro yo de las redes sociales

Estás en muchas redes sociales y a veces te resulta un poco caótico y cansino estar actualizándolas constantemente para mantener a tus amigos al día de tus pormenores vitales. Pero tranquilo, porque Google ha patentado un software que hace ese trabajo por ti.

Exacto. Primero te observa mediante tus SMS, emails, blogs, micro-blogs, redes sociales, etc., aprende de tus reacciones y maneras de comunicarte y, finalmente, se convierte en tu clon virtual. Pone los pelos de punta. Así, tu yo virtual generara mensajes y reacciones personalizadas automáticamente.

Una jaula colgando de la ventana para bebés

Esta alocada patente se concedió en EE.UU. el 13 de marzo de 1923 y en ella se lee: “con los hechos a la vista, el propósito es proporcionar un artículo para bebés y niños pequeños, que se suspende en el exterior de un edificio, en donde el niño o joven puede ser colocado”.

Su inventora, Emma Read, de Spokane, Washington, afirmaba que la jaula de bebés estaba diseñada para adosarse al marco de una ventana y que la estructura saliera por la fachada del edificio. Así el bebé tendría acceso a aire fresco y luz solar a través de la jaula de alambre. Y todavía le quedaría espacio suficiente para trastear con sus juguetes antes de precipitarse al vacío.

Un tatuaje para reducir el ruido cuando hablas por teléfono y que además detecta cuándo mientes

¿Verdad que es un engorro hablar por teléfono cuando hay ruido en el ambiente? Coches, gritos de gente, máquinas funcionando, música alta… Buscar un sitio lo más tranquilo posible puede ser una opción para una comunicación telefónica con visos de éxito. O también hacerte un tatuaje electrónico en el cuello que te “roba” la voz y la transporta hasta el teléfono de tu interlocutor.

Sí, suena totalmente a ciencia ficción, pero se trata de una patente de Google para Motorola. Es un tatuaje electrónico que se implanta en el cuello de las personas para “extraer la voz” y transferirla perfectamente a través del teléfono, sin los ruidos del ambiente.

Y no solo eso. El tatuaje también emplea las respuestas galvánicas de nuestra piel para detectar mentiras.

Abrazos a distancia

Chatear, hablar por teléfono, video-llamadas… Comunicarse con los seres queridos que viven lejos es más fácil, cómodo, barato y real gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, no deja de existir esa gran barrera llamada distancia que impide abrazar o besar a quienes no están a nuestro lado; porque las palabras no siempre son suficientes.

Por eso Microsoft ha patentado un sistema de telepresencia para enviar y recibir estímulos físicos –apretones de manos, abrazos, palmaditas…- mediante objetos conectados telemáticamente, como por ejemplo, cojines.

Palmaditas para los bebés

Siéntate en el sofá a ver la tele y deja que una siniestra máquina dé palmaditas en el culete a tu bebé para que se duerma mientras disfrutas de tu serie favorita. Para aquellos progenitores que no creen en las bondades del contacto físico marternofilial, este artilugio es ideal. Se trata de una patente de 1968 que esperamos que jamás haya visto la luz.


La televisión que te observa y aprende de ti

¿Recordáis esas pantallas gigantes que observaban constantemente cada movimiento de los personajes de la novela 1984 de George Orwell? Pues bien, la ficción ya puede ser realidad. La empresa de telecomunicaciones estadounidense Verizon ha patentado unos televisores que observan a los usuarios para aprender de ellos y así ofrecerles publicidad a la carta. Observan todo lo que hacen: comer, dormir, leer, hablar, cantar, tararear, limpiar, hacer ejercicio, tocar un instrumento musical… además de cómo interactúas con los demás. Da miedete, ¿no?

El detector de las emociones de los telespectadores

Del mismo modo que los audímetros miden la audiencia de los programas de televisión, este invento patentado por Sony en 2011 ofrece información sobre cómo de divertido es un programa de televisión mediante la monitorización de las reacciones del telespectador (muecas, sonrisas, risa, angustia, ojos como platos…).

Un micrófono y una cámara recogerán nuestras respuestas emocionales pasivamente mientras vemos la televisión. Así se recogerá información sobre la naturaleza de los contenidos audiovisuales –interesantes, aburridos, divertidos, ridículos, terroríficos…- y para encontrar similitudes demográficas.

Cómo influye la publicidad en las personas

Televisores que espían nuestros hábitos domésticos y nuestras emociones frente a los programas de televisión… Y también un sistema patentado por Google para estudiar cómo nos afecta la publicidad y cómo le hacemos caso.

Se trata de una especie de gafas -que bien podrían ser las Google Glasses- que monitorizan nuestra mirada para saber en qué anuncios nos fijamos, cuáles nos llaman más la atención y cuáles pasan desapercibidos a nuestros ojos. Pero no solo eso, sino que también monitorizan la dilatación de nuestras pupilas para medir y almacenar las respuestas emocionales que producen los anuncios. Ya no podrás mentir sobre si te ha emocionado o no ese anuncio tan chorra de la tele.

Almohadilla para apoyar la cabeza mientras haces pis

Cuando de orinar se trata, siempre procuramos estar lo más cómodos posible para favorecer la relajación y que el líquido fluya de manera natural y sin problemas. Pues bien, un tal Eric D. Page ha dado forma de patente a una curiosa almohadilla para apoyar la cabeza mientras haces pis en los urinarios públicos.

Se trata de una cómoda almohadilla que se instala en la pared sobre el urinario y a la altura de la cabeza. Un apoyo extra para que tu puntería no falle y el complemento ideal para no dejarlo todo perdido -incluido tú mismo- cuando llevas una cogorza de tres pares de narices y no te puedes ni mantener en pie.

¿Qué es lo que molesta a tus compañeros de trabajo de ti?

¿Será tu manera de vestir? ¿Tus horribles corbatas? ¿Tu risa? ¿Tus nefastos chistes? ¿Tu olor corporal? ¿Tu puntualidad? ¿Cómo usas la máquina de café? Hay cosas de ti que molesta a tus compañeros de trabajo, aunque no seas consciente de ello y jamás te lo hayan dicho.

Por eso Microsoft ha patentado un sistema que analiza todo tipo de comunicaciones digitales, desde vídeo-conferencias hasta emails o chats, entre los empleados de una empresa para finalmente ofrecer un valor numérico preciso sobre cómo de molesto eres para tus compañeros.



No hay comentarios.: