Páginas

martes, 11 de febrero de 2014

10 tecnologías que revolucionaron el cine.

Del croma a los drones pasando por el ‘crowdfunding’ o las plataformas de visionado en ‘streaming’, estas son 10 tecnologías que revolucionaron el cine:
El croma

Algunas películas abusaron de él, pero los efectos especiales en el cine deben mucho a estas pantallas verdes y azules que hacían volar a Supermán o que un tren recorriera kilómetros y kilómetros sin moverse del estudio. Los cromas también han servido para dar el tiempo en la televisión o para que los militantes del Partido Popular se fotografíen junto a los líderes de la formación.

Cinemascope

Pensemos en una de las grandes (por presupuesto o duración) películas de los años 50 y 60. ‘La túnica sagrada’, por ejemplo. Sí, aquellos paisajes se veían tan anchos y horizontales gracias al Cinemascope, una técnica que ampliaba el espacio que se mostraba en pantalla mediante el uso de unas lentes durante la filmación de la película. Los espectadores contemplaban ahora unos escenarios más abiertos, en unos años en los que la televisión empezaba a ser clara competidora del cine.
George Lucas y su equipo

Esta vez no hablamos de una tecnología, sino de un nombre. Más allá de las historias que ha llevado al celuloide, sea como director, productor o guionista (las películas de Indiana Jones, la saga de ‘La guerra de las galaxias’…), Lucas ha contribuido al desarrollo de los efectos especiales con su empresa Industrial Light and Magic, fundada para la trilogía original de ‘Star Wars’. De su factoría han salido planos muy impresionantes de películas como ‘Parque Jurásico’ o ‘La máscara’.

La animación por ordenador

Los estudios Pixar revolucionaron las películas ‘de dibujos’ con esta nueva técnica. Y también, que no se nos olvide, con sus guiones. Pero antes de llegar hasta ahí, un desconocido trabajador de Disney, John Lasseter, sugirió realizar películas mediante animación por ordenador; el estudio rechazó la idea y despidió al creativo. George Lucas acogió a Lasseter en su productora. Allí, Steve Jobs se interesó por su trabajo: fue el germen de Pixar. El tiempo les dio la razón y millones de espectadores en todo el mundo han disfrutado o se han emocionado con las historias de Buzz Lightyear, Nemo o Wall-E, pero también con las de otras compañías: Shrek, Gru o, mirando al terruño, Tadeo Jones.

El 3D

Ahora todos nos ponemos las gafas de tres dimensiones para disfrutar de una (a veces sí y otras no tanto) experiencia única, pero esta técnica nació en los años 50 y hasta Alfred Hitchcock la utilizó en su película ‘Crimen perfecto’. En aquellos tiempos, los cuerpos que caían a la cámara (es decir, a los espectadores) eran una constante. Luego, la tecnología cayó en desuso hasta el resurgir de los últimos años, cuando ‘Avatar’ hizo que, como decíamos, muchos se pusieran esas gafas de nuevo.

La captura de movimiento

Hablando de ‘Avatar’. Esta película y ‘Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio’ no se pueden entender sin esta tecnología, que captura los movimientos de los actores para luego reproducirlos digitalmente. Desarrollada por la empresa Weta Digital, del director neozelandés Peter Jackson, logró la perfección con los personajes de la adaptación de los cómics de Hergé, que casi parecían de carne y hueso en algunos planos. Esta innovación la habíamos visto previamente con el Gollum de ‘El señor de los anillos’: el intérprete Andy Serkis se puso el mono negro para recrear a este sórdido personaje y haría lo mismo años después con el capitán Haddock o los monos King Kong de la película homónima y César de ‘El origen del planeta de los simios’.

Netflix, Filmin y compañía

En una época en que numerosas salas de cien están cerrando, las plataformas de distribución y visionado en línea ganan adeptos. Precios competitivos, posibilidad de varios idiomas y subtítulos… Algunos ya apuestan por estrenos conjuntos en salas convencionales y en estas plataformas, como Paco León hizo con su ‘Carmina o revienta’.

‘Crowdfunding’

Todos conocemos ya los valores de las plataformas de donación. Proyectos de todo tipo han utilizado Kickstarter o Verkami para financiarse. Suelen ser películas que no encuentran apoyo en la industria tradicional o que quieren explorar otros caminos, para todo el proceso de creación de la película o una etapa (postproducción, distribución…). Ejemplos de ello son ‘The Square’, un documental sobre la revolución egipcia que ha sido nominado al Oscar este año; ‘Inocente’, que ganó el de mejor cortometraje documental el año pasado; ‘Blue Ruin’, que se hizo con el premio FIPRESCI en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes de 2013, o la española ‘Stockholm’, de Rodrigo Sorogoyen, ganadora de un Premio Goya y ganadora del Premio Feroz al mejor drama.

Drones para grabar

Menos cables, menos grúas e incluso menos personas pertrechadas detrás de un visor. Son los drones, dispositivos robotizados cuyo uso podemos ve estos días en los Juegos Olímpicos de Sochi. De algunos de estos drones destacan su ligereza y su estabilidad en vuelo frente al viento, lo que permiten imágenes ‘sin temblores’.

4K

Teníamos Blu-ray, teníamos HD, pero ahora tenemos más: es la tecnología 4K, con una resolución de pantalla de 3.480×2.160 píxeles, la más alta del mercado por el momento. Imagina la nitidez con la que verías en tu casa películas y series. De hecho, Netflix y TVE ya están filmando producciones para ser exhibidas con esta tecnología, como el documental “La pasión del Prado”, donde se pueden ver los cuadros de la pinacoteca madrileña con una precisión parecida a la del ojo humano, según sus productores. De momento, los dispositivos son caros y hay pocos contenidos, pero quién sabe lo que puede pasar en el futuro, que nos deparará aún más revoluciones tecnológicas para el cine, su creación y su consumo.



No hay comentarios.: