Las ciudades fantasma, mas peligrosas.

Abandonas por distintas razones por sus habitantes, las ciudades deshabitadas atraen a curiosos deseosos de pasearse entre sus ruinas. Sin embargo, algunas de ellas pueden esconder peligros para los intrusos.

Ağdam, Azerbaiyán. En 1993, durante el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, la ciudad fue tomada por las tropas de la República de Nagorno Karabaj. Unos 150.000 habitantes huyeron de la ciudad, que después fue bombardeada e incendiada por el ejercito armenio para evitar su reconquista.



Prípiat, Ucrania. La explosión del reactor número 4 de la planta nuclear de Chernóbil en 1986 obligó a evacuar precipitadamente Prípiat, la ciudad aledaña a la central. Algunas de sus zonas son accesibles al público. Sin embargo, un visitante siempre corre el perligro de exponerse a altas dosis de radiación.



Isla Hashima, Japón. Hace décadas la isla de Hashima, también conocida como la Isla Acorazado debido a su parecido con un buque de guerra, era un próspero centro de minería del carbón. Sin embargo, el cierre de las minas en 1974 obligó a sus habitantes a abandonar la zona en unas semanas.



Varosha, Chipre. El distrito de la ciudad chipriota de Famagusta era en los años 70 un centro turístico de fama mundial. Sin embargo, la invasión turca de Chipre obligó a su población a abandonar la ciudad en 1974. Hoy sigue deshabitada.


Port Mulgrave, Reino Unido. La población de Port Mulgrave, Yorkshire del Norte, se formó en 1857 cerca de unas minas de hierro. Sin embargo, el declive de la industria llevó al abandono de la zona. Actualmente los túneles están en mal estado y algunas partes se derrumbaron, por lo que cualquier exploración puede resultar muy peligrosa.


Centralia, estado de Pensilvania, EE.UU. La población de la ciudad, donde todavía quedan restos de casas, disminuyó bruscamente en 1962 tras el incendio de una vieja mina de carbón que actualmente sigue ardiendo bajo la ciudad, generando gases tóxicos y humo.



Dallol, Etiopía. Este lugar, que pasa por ser una de las zonas más aisladas del planeta, era un pueblo minero en la primera mitad del siglo XX. En torno al año 1965, y coincidiendo con una ola de calor de 6 años que convirtió Dallol en el lugar habitado más tórrido del planeta, el asentamiento fue abandonado.








Comentarios