Páginas

lunes, 24 de febrero de 2014

Monogamia en la naturaleza: Parejas de animales "hasta que la muerte los separe".

En el reino animal hay muchos ejemplos de parejas que duran años e incluso de por vida. Es más, algunas especies son conocidas por ser monógamas, muy fieles y con gran necesidad de estabilidad familiar.

Cisnes. 

Estos hermosos animales suelen aparearse para toda la vida y solo buscan una nueva pareja cuando la que tienen muere o se pierde. Al parecer comienzan el proceso de selección a los 2 o 3 años de edad y seducen al sexo opuesto sumergiéndose en el agua y moviendo de forma especial sus largos cuellos.

Lobo Gris. 

Estas criaturas que suelen aparecer como personajes malvados en los cuentos para niños, desarrollan en realidad relaciones familiares sólidas, con estructuras nucleares y un gran sentido de la fidelidad y protección entre los miembros que integran la manada.

Águila calva. 

Este tipo de ave es conocida por su eterna monogamia. Acostumbran a hacer acrobacias en el aire junto a sus parejas, a quienes son fieles de por vida, excepto cuando no pueden procrear.

Gibones. 

Estos animales forman vínculos de pareja muy fuertes y tanto machos como hembras tienen un tamaño parecido, lo que indicaría que se relacionan entre sí en igualdad. Forman parte del 6% de los primates que son monógamos. Viven en pareja y tienen un máximo de 4 crías.

Castores. 

Estos roedores viven en grupos familiares constituidos por una pareja y sus múltiples retoños. Usualmente está compuesta por siete u ocho miembros que trabajan en equipo para realizar las 'obras de ingeniería' que caracterizan a estos animales y su estilo de vida.

Lechuzas. 

Las parejas de esta especie establecen comunicaciones mucho más productivas que las de muchas parejas de humanos. Sus extraños cánticos nocturnos son en realidad 'diálogos' entre machos y hembras que están emparejados y conviven la mayor parte de sus vidas.

Caballitos de Mar. 

Aunque muchos expertos dudan de la rigurosidad científica de estos datos, se ha comprobado que muy frecuentemente los caballitos de mar mueren en pareja. Cuando uno de los miembros fallece, el otro permanece junto a él hasta que la escasez de alimentos acaba con su vida.

Albatros. 

Estas aves siempre vuelven al mismo lugar y con la misma pareja, a pesar de los largos viajes que emprenden. Son cariñosos, y mantienen sus vínculos afectivos durante toda su vida.



No hay comentarios.: