¿Realmente crees que las cosas "por algo pasan"?

La vida está llena de decisiones, algunas más fáciles que otras. Por ejemplo, el decidir que vamos a desayunar es relativamente sencillo, mientras que elegir una licenciatura, un empleo o cambiarse de casa son cuestiones más complicadas. Las decisiones difíciles tienden a estresarnos y hacernos sentir molestos es por eso que las dejamos a la suerte, o al menos eso dice una nueva investigación publicada en la revista científica Psychological Science.

La gente cree que el destino es algo supernatural y omnipresente, que expande el tiempo y el lugar. Ejerce una serie de efectos positivos y negativos sobre la salud, la superación y la acción e inacción", dijeron los investigadores Aaron Kay, Simone Tang y Steven Shepherd de la Universidad de Duke.

Los científicos creen que las personas llaman al destino como una forma para calmar su estrés y sus temores, como diciendo “está fuera de mis manos por ahora, no hay nada que pueda hacer".

La creencia en el destino, que se define como la fe de que todo lo que sucede se suponía que debía suceder y que los resultados son, en última instancia, predeterminados puede ser especialmente útil cuando uno se enfrenta a decisiones difíciles" , explican los estudiosos.

Para probar su hipótesis, los investigadores analizaron las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en 2012. Por medio de una encuesta en línea (con 189 participantes), encontraron que mientras más dificultad tuvieron los votantes a la hora de decidir entre Obama y Romney ( por ejemplo, considerando que “ambos candidatos eran igual de buenos" o siendo ambiguo "no estoy seguro de cómo comparar las propuestas de los candidatos") más propensos eran a creer en el destino ("El destino se encargará de que el candidato elegido sea el correcto", dijeron).

En una segunda encuesta en línea, los investigadores manipularon la información sobre ambos candidatos haciendo que la decisión fuese más compleja para los participantes. Los voluntarios leyeron declaraciones reales de ambos candidatos presidenciales (algunas hacían énfasis en las similitudes en sus posiciones políticas , mientras que otras frases hacían hincapié en las diferencias). Tal y como se predijo, quienes leyeron las declaraciones que destacaban las similitudes tuvieron que hacer una decisión más cerrada y así mismo, reportaron tener una mayor creencia en el destino.

Los dos estudios presentados aquí proporcionan evidencia consistente y convergente que la dificultad de elección puede estar motivada por una mayor creencia en el destino", escribieron Kay y sus colegas.

Para los investigadores los hallazgos plantean más interrogantes, como: ¿las personas utilizan el destino cuando deben tomar decisiones personales importantes, como la inversión de su dinero?, ¿qué tan probable es involucrar al destino u otras entidades supernaturales cuando nos afrontamos a realizar una elección?



Comentarios