Páginas

martes, 11 de febrero de 2014

Si el iPhone hubiese sido lanzado en 1991, habría costado casi 4 millones de dólares.

Aunque para muchos un teléfono inteligente como el iPhone puede parecer caro, si hubiera sido lanzado en 1991 el precio habría sido practicamente imposible de pagar.

De acuerdo a Bret Swanson, analista de tecnología, el teléfono bandera de Apple alcanzaría un precio de casi cuatro millones de dólares.

Para hacer el cálculo consiguió el costo de cada uno de los elementos, por ejemplo, la memoria flash, que por GB valía casi $45 mil. Teniendo en cuenta que el iPhone 5S puede almacenar hasta 32 GB, se aumentaría a $1.440.000.

El procesador A7 habría costado $620.000. Luego otras partes como la batería, los sensores, las pantallas aumentaría el precio hasta los $3.56 millones en promedio.

En 1991 ya existían smartphones. El primero de ellos, el Motorola DynaTAC 8000X, se comercializó en 1983. En 1991 aún no estaban muy extendidos, porque costaban más de 1000 € y tenían muy poca cobertura, pero ya eran relativamente comunes entre los hombres de negocios y las empresas. 

Hace 20 años, los móviles sólo servían para hablar. Como mucho, enviar algún mensaje. Hoy en día sustituyen al reproductor de CDs musical, la cámara, la radio, el contestador automático, y otros aparatos que en 1991 sumaban un coste de más de 3.000 dólares.


En 1991, un disco duro con 1 GB de capacidad costaba 10.000 dólares. Hoy en día 1 GB sale por 4 céntimos de dólar. 

En 1991, 1 GB de memoria Flash, que es la que usan los móviles, valía 45.000 dólares. Hoy cuesta 55 céntimos de dólar.

Un iPhone 5S tiene, en su modelo más popular, 32 GB de memoria Flash. Al precio de 1991, 45.000 dólares por 1 GB, esos 32 GB costarían 1,44 millones de dólares.

El procesador A7 del iPhone 5S, que integra una CPU y una GPU (chip gráfico), dispone de 1000 millones de transistores, con una velocidad de 1.3 GHz, y es capaz de procesar 20.500 millones de instrucciones por segundo (MIPS).

En 1991, una CPU puntera de ordenador de Intel, como el modelo 80486SX, tenía 1,1 millones de transistores, a una velocidad de 20 Mhz, y podía procesar 16,5 millones de operaciones por segundo.

Por tanto, el A7 del iPhone 5S es 1.242 veces más potente que el mejor PC de 1991.

Puesto que un ordenador con el Intel 80486SX costaba alrededor de 3.000 dólares, extrapolando sólo la CPU, el precio por MIPS es de 30 dólares. Como el A7 procesa 20.500 MIPS, en 1991 costaría 620.000 dólares.

iPhone 6 a día de hoy. Todo lo que ya sabemos

Hace 20 años, una línea telefónica T1 con 1.4 Mbps de capacidad costaba 1.000 dólares al mes. Todo el precio del móvil y de la infraestructura se dedicaba a la comunicación, pues no había otras funciones. TechPolicyDaily ha calculado que 1 Kbps costaba sobre los 100 dólares. Como una conexión 4G LTE de los móviles actuales alcanza una velocidad media de 15 Mbps, 15.000 veces más rápida, esa velocidad en 1991 costaría 1.5 millones de dólares.

Sumando estos datos, fabricar un iPhone 5S en 1991, si fuese posible, sumaría 3.56 millones de dólares. Y eso sin contar otros componentes como la pantalla, el sistema operativo, la cámara, el lector de huellas, los altavoces, etc.

Y sin tener en cuenta la inflación y otras variables económicas.

La cifra es sólo una anécdota.

Lo interesante del estudio es que nos permite hacernos una idea de la vertiginosa evolución de la tecnología, y cómo ha bajado de precio en todos estos años.







No hay comentarios.: