Páginas

miércoles, 5 de marzo de 2014

Higgs, el gato "mochilero"

Aunque la mayoría de los gatos prefieren quedarse echados en casa, el pequeño Higgs, de cinco meses de edad, muestra una actitud mucho más intrépida y activa.

El felino vive pegado a sus dueños. Christian Witte y Kimia Mohammadi, y no soporta la idea de que salgan de casa sin llevarlo consigo.

Si el día está agradable, Higgs camina junto a su dueños, pero cuando el frío o el viento le desagradan, simplemente salta dentro de la mochila de Chris.

La costumbre comenzó hace cosa de un mes, cuando la pareja daba un paseo por la bahía de Sanna, Escocia. Asustado por el fuerte viento, el gatito trepó por el cuerpo de su dueño hasta alcanzar la mochila, donde se guareció. Y le tomó tanto el gusto a que lo paseen abrigadito dentro del bolso, que ya se le hizo costumbre.

Se siente muy cómodo en la mochila, le gusta mirar desde allí lo que pasa alrededor", dice Kimia, quien al igual que su compañero, estudia ingeniería médica en la Universidad de Glasgow.

"Christian organizó la excursión a la Higlands como regalo para mi cumpleaños, y sabiendo cuánto me gusta Higgs, decidió llevarlo también", cuenta en declaraciones citadas por Daily Mail.

"Fue la primera vez que estuvo en contacto con la naturaleza, ya que nunca había estado fuera de nuestro pequeño apartamento de Glasgow. No sabíamos cómo iba reaccionar", recuerda.

"Estaba muy satisfecho con el paseo, pero cuando el viento se alzó nos preocupamos porque le entraba arena en los ojos, así que lo metimos en la mochila de Chris. Más tarde, andaba de nuevo correteando por ahí y otra vez sopló el viento. Debió recordar el calor y la comodidad de la mochila, y simplemente se metió allí", detalla.

Desde entonces, Higgs ha acompañado a la pareja en varios paseos. Y cada vez que siente frío o fatiga, se trepa a la espalda de Chris y se refugia en la mochila.

"Tiene comportamientos más propios de perro que de gato", afirma Kimia, quien cuenta que bautizó a su gato en homenaje al científico Peter Higgs, descubridor de la "partícula de Dios".

"Yo digo que él es mi pequeña partícula esponjosa", concluye la mujer.



No hay comentarios.: