Páginas

lunes, 28 de abril de 2014

No le permitieron el ingreso a EEUU porque su nombre sonaba parecida a "Al Qaeda" (WTF!)

Una vez mas las autoridades estadounidenses dan muestras de su poca inteligencia, de su infinita prepotencia/estupidez/ignorancia y su racismo sin fronteras.
Una joven francesa que se disponía a volar a Nueva York a través de Suiza para pasar unas vacaciones con su marido y sus dos hijos, no logró ingresar a EEUU porque -según ella misma afirma- la rechazaron por causa de su nombre.

Aida Alic, de 33 años de edad, llegó con su familia al aeropuerto de Ginebra el miércoles, donde debía tomar una conexión hacia el aeropuerto JFK de Nueva York. Sin embargo, los funcionarios de la aerolínea en el aeropuerto suizo le dijeron que en Estados Unidos habían rechazado su acceso.

Con el viaje cancelado, Aida y su familia regresaron a su casa cerca de Chambery, en los Alpes franceses.

Una vez en su hogar, la mujer comenzó a investigar en Internet las posibles causas del rechazo sufrido, ya que nadie le dio explicaciones al respecto. Entonces cayó en la cuenta de que en su pasaporte el apellido aparece antes que el nombre, leyéndose "Alic Aida".

Si bien esta versión - ni ninguna otra- le fue confirmada, ella siente que no hay otra explicación.

"Alic Aida , Al- Qaeda", sería la similitud fonética que habría arruinado su viaje, dijo la mujer al periódico Dauphiné Libéré.

"Mis amigos a veces hacen juegos de palabras con mi nombre y mi apellido, y yo termino por acostumbrarme, pero este no es el caso. Especialmente porque mi apellido es de origen yugoslavo y se pronuncia Altich", expresó.

"Y ahora resulta que estoy clasificada como un riesgo", lamenta.

La familia perdió más de 3.000 dólares en pasajes, ya que sus boletos no eran reembolsables.

Alic ha preguntado en todas partes sobre lo ocurrido, pero no obtuvo respuestas. Desde la embajada de EEUU en París se le informó secamente que no realizan comentarios sobre los casos individuales de las personas que aparecen en las listas de exclusión.

Desde 2012 a la fecha, unas 21.000 personas de las muchas más que han pasado por tal situación, han acusado a las autoridades estadounidenses de discriminación religiosa o racial.



No hay comentarios.: