Elefante en celo "seduce" un automóvil y le deja destrozado

Los dos ocupantes de este automóvil pueden dar fe de que tuvieron la mala suerte de encontrarse en el lugar equivocado y en el momento más inoportuno.


Las increíbles imágenes fueron tomadas por Armand Grobler, un joven de 21 años que trabaja como guía en el Parque Nacional de Pilanesberg, Sudáfrica.

"Estoy estudiando la etología de los elefantes, así que de inmediato me formé una idea de lo que estaba ocurriendo", cuenta en declaraciones a Daily Mail.

El joven explica que en ocasiones los elefantes ingresan en un estado llamado "musth", ocurrido cuando una glándulas situadas detrás de sus orejas segregan cantidades excesivas -hasta 60 veces más de lo normal- de testosterona.


Toparse con un elefante en estas condiciones puede ser peligroso, ya que hasta el paquidermo más tranquilo muestra su cara más furiosa en tal situación.

"Sin embargo, en este caso el animal no se mostraba agresivo, sino que estaba de un talante muy lúdico", cuenta el guía.

Los elefantes utilizan con frecuencia troncos, árboles pequeños y rocas para frotarse, aliviando así la comezón y eliminando parásitos de la piel. Al parecer, el reluciente coche le vino muy bien al animal para tal cometido.

"Cuando el elefante entró en contacto con el coche, no sabíamos bien qué hacer. Temíamos que pudiera aplastar el auto y dañar o matar a sus ocupantes, pero tampoco teníamos posibilidades de hacer gran cosa para impedirlo", admite.

Afortunadamente, ambos ocupantes -una pareja de veinteañeros-no sufrieron más que un gran susto.

"El coche no tuvo tanta suerte. Se le rompieron todas las ventanas, y el techo se abolló por completo. De hecho, toda la parte superior del auto quedó muy dañada", detalla Grobler, añadiendo que "los cuatro neumáticos se soltaron, y el chasis también sufrió daños".

En cuanto al elefante, luego de rascarse a gusto sobre el Volkswagen, continuó su marcha de lo más tranquilo.



Comentarios