viernes, 24 de enero de 2014

A veces la vida nos entrega momentos "accidentados" como estos...






El miedo secreto de los adultos, a la oscuridad.

Famosos miedosos
Justin Bieber, Ronaldo y Robbie Williams son tres claros ememplos de que el miedo a la oscuridad  tambien afecta a los famosos. En el caso de Bieber, que duerme con la luz de su cuarto encendida, este miedo se agudiza con sudores en manos y pies. Ronaldo declaró en Brasil que su mayor miedo era a la oscuridad y Robbie Williams está convencido de que los extraterrestres le ayudarán a superar sus temores.
No sabemos si el cantante Robbie Williams vio espíritus celestes cuando escribió Angels; lo que sí hizo, después de triunfar con esta canción en medio mundo, fue confesar el miedo que sentía a la oscuridad. Al parecer, la culpa la tiene su madre, que vive instalada en el mundo sobrenatural y a quien le fascina barajar sin descanso las 78 cartas del Tarot que predicen el futuro. Cuando cae la noche y apaga las luces, Robbie no logra conciliar el sueño y despierta sobresaltado entre sombras, se siente atrapado por los recuerdos que protagoniza su madre cuando exploraba en casa la dimensión que habitan los muertos. Esta situación le ha llegado a provocar angustia, e incluso insomnio. Pero de pronto, la vida del cantante ha cambiado tras descubrir cómo resolverá tanto tormento a la caída de la luz. Ha decidido pedir ayuda a Jason, un joven londinense de 23 años que se hizo famoso cuando confesó que había sido abducido por extraterrestres en varias ocasiones. Robbie cree que, con el talento de Jason para desenvolverse entre ovnis y planetas, logrará curar su miedo a la oscuridad. Quizá el dedo iluminado de ET tenga la clave a tanto misterio; quién sabe. Pero lo que no es una chaladura, y un grupo de científicos acaba de descubrirlo, es la relación que existe entre insomnio y oscuridad.
Ya no tengo sueño
No solo de miedo a la oscuridad vive el insomnio. El estrés, los malos hábitos alimenticios, la abstinencia del alcohol y los efectos secundarios de los medicamentos también propician la aparición de insomnio, un trastorno que sufre el 30% de la población en Occidente.
El desvelo de los científicos 
Se trata de un fenómeno que ha investigado recientemente un equipo de profesores de la Universidad de Ryerson (Canadá). Para el trabajo eligieron a un grupo de 93 universitarios que rellenaron un cuestionario sobre sus hábitos de sueño. De todos ellos, 42 admitían sufrir insomnio y los 51 restantes manifestaron que dormían a pierna suelta. Ahora bien, y aquí está el dato significativo: de los insomnes, la mitad reconoció sentir pánico a la oscuridad. Después del cuestionario, llegó la parte práctica de la investigación. Los 93 universitarios ingresaron en una habitación oscura a la espera de recibir, sin saberlo, un sonido fuerte e inesperado. Los que confesaron problemas para conciliar el sueño reaccionaron mucho más deprisa, con sobresaltos, cuando escucharon el inquietante sonido. Por su parte, los alumnos sin desvelos actuaron igual dentro de la habitación oscura que en otra iluminada. “Sí. El miedo a la oscuridad puede producir insomnio. En el caso de los adultos, la oscuridad representa el vacío, es el lugar privilegiado donde proyectar nuestras fantasías y temores. Conforme vamos creciendo, construimos defensas mentales que nos alejan del miedo infantil a la oscuridad, pero si este temor persiste, crea un estado de alarma que puede acabar en insomnio. Habría que evaluar los problemas cotidianos concretos que sufrimos y la intensidad en cómo se gestionan para determinar sus consecuencias posteriores”, apunta la psicóloga clínica Carmen Ferrer Román.
Los ladrones se visten de negro
Desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XIX, el peligro de encontrarse con ladrones en los caminos durante la noche era muy real. Los bandidos iban bien armados: llevaban palos, cuchillos y no dudaban en utilizarlos. A los comerciantes se les recomendaba siempre que viajaran acompañados del mayor número posible de personas.
El desasosiego que provoca verse de pronto sin luz es una fobia innata, parecida al temor que provocan las serpientes y las arañas. Son miedos que compartimos con otros primates y cuyo origen radica en una conducta adaptativa que ha favorecido la supervivencia de nuestra especie. La oscuridad representa el peligro porque los depredadores, con mejor visión nocturna, actúan con sigilo durante la noche. Sin la presencia del sol, el hombre se siente expuesto al peligro de verse devorado. “Hoy en día, el miedo patológico a la oscuridad lo experimentan pocas personas. Algunas encuestas sugieren que la cifra no alcanza el 10%. Este hecho puede corresponder a temores infantiles no superados o bien a situaciones vinculadas al estrés y al sufrimiento emocional. La separación de la pareja o la viudedad vinculan el miedo a la oscuridad al hecho de sentirse solo en el mundo. Asimismo, es posible que pacientes con trastornos psiquiátricos o psicológicos como la depresión, donde aparece el insomnio o la crisis de ansiedad nocturnas, desarrollen este tipo de fobia”, explica Narcís Cardoner, psiquiatra del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona).
Drácula
En la Edad Media, los campesinos del este de Europa creían que los vampiros provocaban todo tipo de desgracias cuando caía la noche. Aquí nace la leyenda de Vlad el Empalador, príncipe rumano del siglo XV que bebía la sangre de sus víctimas.

Tienes que hacer, lo que tienes que hacer (por difícil que sea).

Lo sabemos, es fácil y cómodo evitar el esfuerzo y rehuir de la responsabilidad, pero si quieres ser exitoso tendrás que poner mucho de tu parte. Dan Waldschmidt te ofrece algunos consejos.

El camino al éxito es sinuoso, largo y en buena parte es cuesta arriba. Dan Waldschmidt conoce una cosa o dos de caminos. Es un empresario estadounidense que a los 25 años recibió su primer nombramiento como CEO y actualmente es un corredor empedernido.

Waldschmidt es un estratega de negocios, a través de su compañía Waldschmidt Partners International ofrece asesoría y dicta conferencias. Su libro Everything you think about success is wrong (Todo lo que piensas sobre el éxito está mal) ya está a la venta y en él perfila las historias de “más de 100 personas ordinarias que se volvieron extraordinarias”.

En su blog oficial ha ofrecido extractos de su libro, entre los cuales se encuentran frases inspiradoras llenas de contundencia y validez.

De su blog, les ofrecemos su post ‘Tienes que hacer las cosas difíciles’, con el permiso del autor:

  • Tienes que hacer la llamada que tienes miedo de hacer.
  • Tienes que levantarte más temprano de lo que quieres levantarte.
  • Tienes que dar más de lo que obtienes a cambio de inmediato.
  • Tienes que preocuparte más por los demás de lo que ellos se preocupan por ti.
  • Tienes que luchar cuando estás herido, sangrado y adolorido.
  • Tienes que ir a lo inseguro cuando juegas si lo seguro parece más inteligente.
  • Tienes que liderar cuando nadie te sigue todavía.
  • Tienes que invertir en ti mismo a pesar de que nadie más lo haga.
  • Tienes que lucir como un tonto mientras estás buscando las respuestas que no tienes.
  • Tienes que trabajar en los detalles cuando es más fácil encogerse de hombros.
  • Tienes que entregar resultados cuando ofrecer una excusa es una opción.
  • Tienes que buscar tus propias explicaciones, incluso cuando te dicen que debes aceptar los “hechos”.
  • Tienes que cometer errores y quedar como un idiota.
  • Tienes que intentar y fallar y volver a intentarlo.
  • Tienes que correr más rápido a pesar de que te hayas quedado sin aliento.
  • Tienes que ser amable con la gente que ha sido cruel contigo.
  • Tienes que cumplir con los plazos de entrega irrazonables y ofrecer resultados sin igual.
  • Tienes que ser responsable de tus acciones, incluso cuando las cosas van mal.
  • Tienes que seguir moviéndote hacia donde quieres estar, sin importar lo que esté delante de ti.
  • Tienes que hacer las cosas difíciles. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asustan. Las cosas que hacen que te preguntes cuánto tiempo más podrás aguantar.
  • Ésas son las cosas que te definen. Ésas son las cosas que hacen la diferencia entre vivir una vida de mediocridad o el éxito escandaloso.
  • Las cosas difíciles son las cosas más fáciles de evitar. Para excusarte. Para fingir que no aplican a ti.
  • La simple verdad acerca de cómo las personas comunes logran hazañas increíbles de éxito es que ellos hacen las cosas duras que personas más inteligentes, calificadas, más ricas, no tienen el valor —o la desesperación— de hacer.
  • Haz las cosas difíciles. Puede que te sorprenda lo increíble que eres en realidad.

Conoce el "Efecto 2038" ¿el año en que colapsarán los sistemas informáticos del mundo?

El "Efecto 2038" es un bug que, en cierta medida, se parece al "Efecto 2000" del que tanto se habló en 1999. Este bug, relativo a la codificación del tiempo en los sistemas de 32 bits, nos emplaza a un posible fallo de sistemas en enero del año 2038.

Aunque era algo que se conocía, en el año 1999 mucha gente entró en "modo pánico" cuando los informativos y periódicos no paraban de hablar del Efecto 2000. También conocido como Y2K, bajo este término se escondía un bug que podía afectar a sistemas muy antiguos que codificaban el año en dos dígitos; por tanto, la llegada del año 2000 y su "00" podría interpretarse como el año 1900 y se podría desatar el caos absoluto.

Llegó el 1 de enero del 2000 y, finalmente, no pasó nada grave. Los aviones no cayeron del cielo ni se produjo un apagón masivo en el suministro eléctrico, las empresas invirtieron en solventar el problema y todos los temores se quedaron en una especie de leyenda urbana que muchos recordamos como algo del pasado que, realmente, quedó amplificado por los medios de comunicación y algunas campañas gubernamentales algo exageradas.

Quizás sea demasiado pronto para pensar en ello y, por este motivo, no se conozca mucho pero el "Efecto 2000" no es el único bug relativo a las fechas que existe y, de hecho, dentro de 24 años nos enfrentaremos a algo parecido en lo que se conoce como el Efecto 2038.

El Efecto 2038
Dudo mucho que en el año 2038 nos enfrentemos a un apocalipsis como el que algunos anunciaban con la llegada del año 2000 aunque, en cierta medida, estamos hablando de un problema parecido.

En la norma IEEE 1003, también conocido como POSIX, se definen una serie de estándares que normalizan una serie de interfaces para sistemas operativos y, de esta forma, poder crear aplicaciones multiplataforma. Entre los estándares que define POSIX encontramos la medida de tiempos de los sistemas de 32 bits; es decir, el reloj que usan estos sistemas.

El reloj que tienen muchos computadores no es más que un contador de segundos que se va incrementando con cada segundo que pasa. La gracia de este sistema es que se toma una fecha como referencia y, cuando se quiere saber la hora, se mira el contador de segundos y se hace la traslación a formato de fecha tradicional (día, mes, año, hora, minutos y segundos). Concretemente, la fecha de referencia es el 1 de enero de 1970 y, por tanto, el tiempo se mide como el número de segundos que han pasado desde dicha referencia.

En un sistema de 32 bits, la variable del tiempo se codifica como un entero con signo y, por tanto, se deja un bit para almacenar el signo y los 31 bits restantes para codificar los segundos. Si hacemos el cálculo de 2 elevado a 31 obtenemos como resultado 2.147.483.648 segundos que es un equivalente a unos 68 años.

Dicho de otra forma, cuando lleguen las 03:14:07 UTC del 19 de enero de 2038, el contador de segundos llegará al máximo número que puede almacenar en positivo y, si se sigue incrementando, se saldrá del rango de los números positivos y, por desbordamiento, entrará en el intervalo de los números negativos. Tras llegar al número 2.147.483.647, el contador se trasladará, en el intervalo de un segundo, al -2.147.483.648 y la fecha del sistema pasará al 13 de diciembre de 1901.

Este gran salto al pasado, evidentemente, no es algo simple y es un bug que se mira con cierta atención porque, al igual que ocurría en 1999, nadie sabe a ciencia cierta los efectos que podría tener en los sistemas desplegados.

¿Son los 64 bits una solución al problema? Obviamente, migrar hacia sistemas de 64 bits elimina el problema pero existen muchos sistemas antiguos (por ejemplo basados en COBOL) que sí requerirán soluciones (o migraciones).

Si alguien tiene curiosidad con este tema, quizás le interese probar la herramienta de conversión que ofrecen en Epoch Converter.



10 cosas tecnológicas (ya en desuso) que usábamos en 1999.

Por aquel entonces, los teléfonos móviles tenían la pantalla verde y el juego que hacía furor no era demasiado elaborado: consistía en una viborita que no debía tocarse a sí misma. Las películas e DVD eran bastante novedosas y el VHS, alquilado en el Video Club, era la forma más común de disfrutar una pelicula.

Un repaso por 10 cosas que antes eran cotidianas y hoy, ya nadie recuerda.

El contestador automático

Más allá de que a muchos no les gustaba utilizarlo, en casi todos los hogares había, al lado del teléfono de escritorio (otra especie en vías de extinción), una máquina contestadora para atender cuando no hubiera nadie. Hoy todas las telefónicas ofrecen el mismo servicio, pero sin ocupar espacio

Alquiler de videos. 

¿Qué mejor alternativa para una tarde lluviosa de domingo que alquilar una película? Tan usual era que Blockbuster se había transformado en un imperio mundial de renta de videos, tanto en VHS como en DVD. Pero entró rápidamente en quiebra cuando internet, a través de Netflix y tantas otras opciones, posibilitó ver cualquier película, en el momento deseado y sin necesidad de devolverla

El Discman. 

Indispensable para cualquier adolescente que tenía que hacer largos recorridos durante el día. Pero hoy la música, como casi todo, se encuentra dentro del celular.

Jugar a la "viborita" en el celular.

En tiempos en los que se puede tener una consola de última generación dentro del smartphone, parece irrisorio que hace algunos años niños y adultos se divirtieran tratando de evitar que la serpiente se mordiera a sí misma.

Los canales de música. 

Fueron furor entre los jóvenes en los 80 y en los 90, pero ante la aparición de YouTube, la idea de ver la televisión durante horas esperando que aparezca el videoclip preferido perdió todo sentido.

¡No hay problema, yo lo arreglo!








7 razones para no cortar las orejas y la cola de los perros.

Antiguamente existían ciertas modalidades de cola como características físicas deseadas según su función para distintas razas. A los perros de guardia y defensa como los doberman, dogos o los bóxer, se les cortaba las orejas para que no tuvieran un punto vulnerable si otro animal quería atacarlos.

Pero la práctica se extendió por cuestiones estéticas para perros que comenzaron a cumplir funciones de compañía. De acuerdo a Paola Melly, médico veterinario especialista en animales menores, “desde el punto de vista veterinario, la apariencia a gusto del dueño no justifica el sufrimiento a varios niveles al que se somete al animal”.
Melly añade que en los últimos años son más los veterinarios, que como ella, se niegan rotundamente a realizar estas operaciones, y tratan de convencer a los dueños de no pedirlas por las siguientes razones:

1. No se trata de cortes sino de amputaciones.
Los cortes de uñas o pelo no son eventos traumáticos sino parte de la rutina de limpieza y mantenimiento del perro. Pero en la amputación de la cola (caudectomía) y en las orejas se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos además de la piel.

2. La cola es la continuación de la columna vertebral en el can.
Está compuesta por unas vertebras llamadas caudales acompañadas de otros tejidos; siendo un elemento importante para mantener el equilibrio del perro. Al correr, girar y hacer ciertos movimientos el animal necesita de la cola. Es como si fuera su timón.

3. La cola y las orejas son vitales para la comunicación del perro.
Además de la comunicación oral (ladridos, gruñidos, gemidos, etc), el perro envía mensajes a otros perros a nivel físico y humoral (olores). La posición de las orejas y el movimiento de la cola transmiten información importante para la sociabilización con otros animales.

4. No tiene fines médicos que lo sustenten, solo estéticos.
A no ser por casos específicos en donde la salud de la mascota se vea afectada como una fractura de cola o la extirpación de un tumor en esas zonas o por lesiones que no puedan permitir la reconstrucción de estas zonas, estas amputaciones están prohibidas en muchos países del mundo.

5. Es sumamente doloroso y traumático para el animal.
Pese a que la amputación de cola se debería realizar durante los cinco primeros días de nacidos, debido a que los nervios y tejidos son menos susceptibles; el dolor existe. Los veterinarios que aceptan hacerlo aplican una anestesia local, pero se conoce que los criadores no la utilizan, y someten a la cría a un dolor y trauma innecesario. La amputación de orejas es un procedimiento caracterizado por un abundante sangrado y un post operatorio muy incómodo para la mascota.

6. Las malas operaciones y/o manejos posoperatorios pueden causar hasta la muerte del perro.
Como son heridas abiertas, las infecciones por mutilación de cola podrían llegar hasta a nivel de los huesos y comprometer la columna. En ocasiones graves, el perro podría sufrir de septicemia (infección generalizada) y fallecer.

7. Toda amputación compromete el comportamiento y desenvolvimiento normal de la mascota.
Además de la amputación de cola y orejas, algunos dueños de perros acuden a veterinarias solicitando el corte de las cuerdas vocales para los perros que “ladran mucho”. Literalmente dejan mudos, incapaces de ladrar o con un ladrido sordo y afónico. En el caso de los gatos, la amputación de las garras va más allá del corte de uñas, pues se corta la primera falange de cada dedo, que es la zona donde crecen las uñas. Además de infecciones, los gatos sufren la deformación de las patitas.



Las conmovedoras historias de los perros mas fieles del mundo.

Las historias de estos perros son conmovedoras y en ocasiones tristes. Algunos de estos animales esperaron durante años a que su amo regresara, otros volvieron a casa tras recorrer miles de kilómetros. Conozca sus biografías.

Durante 11 años, un perro de raza akita llamado Hachiko acudió fielmente todas las noches a la estación de tren de Shibuya (Tokio) para esperar a su amo fallecido a la hora a la que este solía regresar a casa del trabajo. Gracias a la fama que ganó Hachiko se pudo preservar su raza en Japón. Y es que cuando ocurrieron los hechos, en 1925, quedaban solo 30 akitas puros en todo el país.

Bobby era el terrier de un policía de la ciudad de Edimburgo, en Escocia. El hombre murió repentinamente en febrero de 1858. Bobby pasó el resto de su vida sobre la tumba de su amo. Como el animal no pudo ser enterrado en aquel cementerio, los residentes de la ciudad decidieron construir una fuente con una estatua en su honor.

Collie se convirtió en un auténtico símbolo de fidelidad en la ciudad argentina de Rosario. Hace unos días, el 23 de enero de este mismo año, el animal murió cerca de la tumba de su dueño, el lugar donde pasó los últimos nueve años de su vida.

Un joven italiano llamado Luigi adoptó a Fido, un perrito mestizo. Cada día, a las 17:30, Fido esperaba en la estación de tren a que Luigi regresara del trabajo. En 1943, el joven fue reclutado para servir en el Ejército y enviado al frente ruso. Nunca regresó, pero su fiel amigo Fido continuó esperándole cada día en la estación de ferrocarril.

Hace aproximadamente un año murió Tommy, el pastor alemán que acudía a diario a una iglesia de Italia en busca de su dueña difunta. Después de la muerte de su ama, a la que acompañaba a diario a la iglesia de San Donaci (en la sureña provincia de Bríndis), el perro tomó la costumbre de acudir al templo cada vez que repicaban las campanas o veía llegar un coche fúnebre.

75 Viñetas + Buen Humor = 1 Sonrisa


 
  





Cazar leones, es cosa de cobardes.

 
 
 
 



9 razones por las que siempre tienes hambre.

Puede que más de alguna vez hayas experimentado esa sensación de “hambre fatal” y de ganas de comer grandes cantidades de alimentos sin parar, y aunque tratas de controlarla, a veces esto te gana y luego viene el arrepentimiento.

Si no quieres comer más de la cuenta y calmar ese apetito incontrolable, aquí te mostramos las conductas que deberías cambiara para poder cambiar esto:
1. No duermes lo suficiente
El dormir mal puede generar varios malos hábitos en ti. Cuando te sientes cansado y con sueño, tus niveles de la hormona Ghrelin aumentan, y esto provoca sentir antojos de comer carbohidratos y alimentos calóricos que le sirven a tu organismo para recuperar energías. Así lo especificó una investigación echa por la Universidad de Chicago, que también explicaba que la falta de sueño genera personas más obesas.

2. Te duermes satisfecho
¿Te ha pasado que cuando te acuestas con el estómago lleno, al día siguiente amaneces con más hambre? Según los nutricionistas Timoteo Garvey y David Greenwald, se debe a que los alimentos con alto contenido de almidón alteran los niveles de azúcar en la sangre, y te provocan más ganas de comer.

3. Estás en tu periodo premenstrual
Muchas mujeres cuando inician su periodo menstrual, sienten más hambre de lo habitual. La explicación a esto es que en esta etapa aumenta la segregación de progesterona, lo que da pie a un apetito más alto.

4. Desayunas mal
Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, determinó que un desayuno completo debe incorporar proteínas, porque provocará tener menos antojos de comidas grasas. Es por eso que desayunar mal, o beber sólo una tasa de café, perjudica a tu cuerpo quien lo interpretará como una crisis y te pedirá una mayor cantidad de energías.

5. Tomas remedios
Hay remedios como las pastillas para la artritis o antihistamínicos, que generan más apetito. Y según el director asociado del departamento de nutrición de Harvard Medical School, George Blackburn, afirma que en las últimas 2 décadas se ha triplicado la cantidad de remedios que aumentan el hambre.

6. Tomar bebidas light
Estas bebidas bajas en calorías engañan al cuerpo, ya que envían señales de que viene comida, pero como éstas nunca llegan, la persona empieza a sentir apetito, reemplazando esas calorías por comida.

7. No tomas líquidos
Cuando tu cuerpo está deshidratado lo primero que te va a pedir va a ser algo para comer, pero en realidad es falta de líquido, afirma David Katz, director y fundador de Yale University’s Prevention Research Center.

8. Estás aburrido
Cuando estamos aburridos, el cerebro busca una manera rápida de generar dopamina (la hormona del bienestar y la sensación de recompensa) la más a mano es comer, consigna Psychology Today.

9. Estás estresado
El estrés activa ciertas zonas del cerebro que están relacionadas también con el apetito, que indica que nuestro organismo pide energías para reponernos de la ansiedad y del cansancio, lo que hace que el cuerpo tenga antojos de alimentos grasos o azucarados.