jueves, 24 de julio de 2014

Memes y tendencias actuales que ya existían hace siglos.

Creemos que los memes y otras tendencias aparecidas en la Red son productos de la era digital que van a 'morir' tan pronto como nos cansemos de ellos. En realidad, sin embargo, muchos aparecieron hace cientos de años.

Fotos de gatitos. 

Las imágenes virales de gatos existen desde la década de 1870, cuando el fotógrafo retratista Harry Pointer publicó una serie de tarjetas de visita con imágenes de sus propios gatos realizando actividades y gestos humanos, a las que añadía textos divertidos para hacerlas más atractivas.

La carta sobre el fin del mundo. 

Según narra un libro editado en 1902 por la Sociedad del Folclore británica, una carta supuestamente escrita por astrólogos de Toledo empezó a circular por Europa en 1184 provocando el pánico en todo el continente. La carta predecía una conjunción planetaria que provocaría el fin del mundo en septiembre de 1186.

Mascara De Anonymous.
 

Esa máscara es la representación de un conspirador inglés, conocido como 'Guy Fawkes', que intentó volar la Cámara de los Lores en Londres en 1605. La máscara llegó a representar un amplio grupo de protestas luego de que fuera utilizada en la película 'V de Vendetta'. Después de aparecer en los foros de Internet, se convirtió en un símbolo bien conocido para el grupo 'hacktivista' Anonymous.

Fandom (Reino Fan). 

La falta de una conexión a Internet, no impidió a los aficionados del siglo 19 fijarse en su ídolo, que en ese momento fue Sherlock Holmes. Un grupo de fanáticos del famoso durante la época victoria detective asesor encabezó el inicio del fandom moderno.

El lenguaje utilizado en Internet se caracteriza por el uso incorrecto de las palabras y por la abundancia de abreviaturas para sustituir frases enteras. Esta manera de jugar con el lenguaje, conocida como 'lolspeak', nació en el siglo XIX en Estados Unidos. Un ejemplo antiguo de 'lolspeak' es la locución 'OK' como equivalente del tradicional "de acuerdo".

Los 'flashmobs' ('multitud instantánea', traducido literalmente del inglés) tampoco son nuevos. 


En 1844 un grupo de prisioneras de la ciudad australiana de Hobart, Tasmania, se desnudaron delante del reverendo William Bedford durante una misa dentro de la prisión, aparentemente en protesta contra las duras condiciones laborales del centro penitenciario.

'Trolls' de Internet.
 

La práctica de publicar frases provocativas en foros cibernéticos con el objetivo de molestar a los usuarios tiene su equivalente histórico en inscripciones halladas en paredes de casas de los tiempos del Imperio romano.

Cadena de mensajes. 

Esta irritante tendencia existe desde el siglo XIX. El primer ejemplo conocido fue una carta de solicitud con la firma de un tal "Mrs. George O. Haman, de Sherwood, Tennessee". En su misiva hacía un llamamiento a las almas caritativas a donar 10 centavos para financiar la educación de los niños blancos pobres de los Apalaches.

'Selfies'. 

El amor medieval por los espejos fue la semilla de este fenómeno que hace furor actualmente. El historiador del arte James Hall dice que la fascinación de los humanos por los espejos derivó, posteriormente, en los autorretratos realizados por los pintores a partir del siglo XII.



Caca de gato contra el cáncer.

Con el número de casos de cáncer al alza en todo el mundo, la búsqueda de una cura para esta enfermedad es una prioridad para muchos investigadores. Ahora, un equipo de científicos de la Geisel School of Medicine at Dartmouth-Hitchcock Medical Center (EEUU), ha descubierto que un parásito que se encuentra en las heces de los gatos podría servir para crear una vacuna contra el cáncer.

El parásito en cuestión es el Toxoplasma gondii, un protozoo que suele vivir en los intestinos de animales de sangre caliente, sobre todo, en los de los gatos. Así, los expertos están convencidos de que la caca o heces de gato, podría ser la clave de una cura para el cáncer debido a que éste tiene propiedades anticancerígenas.

Cuando este parásito entra en el cuerpo humano, produce una respuesta de creación de las células que combaten eficazmente el cáncer; esto es, a pesar de que el cáncer fulmina el sistema inmunológico del paciente, el parásito puede ayudar a “encenderlo”, deteniendo así la progresión del cáncer. Debido a que el parásito puede causar la enfermedad de toxoplasmosis, no se han realizado pruebas directas en pacientes con cáncer (debido a su debilidad inmunológica), sino que para las pruebas con ratones crearon un parásito mutante llamado “cps”, que es incapaz de replicarse, para asegurarse de que funcionaba exclusivamente como vacuna, eliminando la posibilidad de que evolucione a toxoplasmosis y poner en peligro a los pacientes.

“Los cánceres agresivos parecen rápidos descarrilamientos de trenes en movimiento. Cps es microscópico, pero súper fuerte, el héroe que atrapa los trenes descarrilados, detiene su progresión y les encoge hasta que desaparezcan. Las células de caballo de Troya que albergan cps serán devueltas al paciente como una vacuna contra el cáncer para generar las respuestas inmunes ideales necesarias para erradicar sus células cancerosas y también para proporcionar inmunidad de por vida contra cualquier repetición futura del cáncer”, afirma David J. Bzik, coautor del estudio.


Miradas animales

La fauna tiene miradas con expresiones únicas. Este es el ojo de una iguana.

El ojo de un pez, totalmente redondo. 

El zorro rojo muestra distintos colores en su mirada.

La guacamaya azul, una mirada obscura, contrastante con los colores de su plumaje. 

El famoso reflejo en los ojos del caballo andaluz.

El ojo gris de una rana. 

La mujer con el cuello ro...ah no! era una ilusión óptica, y otras imágenes divertidas.







Jirafas, la complicada "tecnología biológica" para tener un cuello tan largo.

Julio César, en el año 46 a. C., llevó a Roma una jirafa. Entre los generales romanos era normal llevar animales exóticos a Roma para celebrar las victorias sobre los enemigos en las campañas militares. La llevó para hacerla desfilar en los festejos de celebración de la victoria en Egipto. Los romanos pusieron a aquel animal un nombre de origen griego (camelopardale); el nombre aúna los de dos animales conocidos para los romanos, el camello y el leopardo, porque les pareció que sus características eran una combinación de las de ambos. De ahí procede, precisamente, su nombre científico, Giraffa camelopardalis.

Pero no fue la de Julio César la jirafa más renombrada de la historia europea. La más conocida fue la que enviaron en 1486 a Lorenzo de Medici, a Florencia. Lorenzo de Medici quiso emular al gran César, pues deseaba tener ante los florentinos la auctoritas que César había alcanzado ante los romanos. Aunque no se sabe con total seguridad, parece ser que la jirafa se la regaló el sultán mameluco de Egipto al-Ashraf Qaitbay, ya que quería conseguir el apoyo de los Medici frente al imperio otomano. La jirafa tuvo un éxito enorme entre los florentinos; tal fue su impacto en Florencia que hasta los artistas de la época dejaron constancia gráfica de la misma en algunas obras: la obra conocida como “La recolección del maná” de Il Bacchiacca es un buen ejemplo de ello, pero no el único.

Pero la pobre jirafa tuvo mala suerte. Aunque prepararon para ella un establo especial, un mal golpe contra una de las vigas, le produjo una rotura de cuello y la muerte. Por lo visto, las vigas no se encontraban a la altura que habría sido necesaria. Al fin y a la postre, la jirafa es el animal más alto que existe. Los machos de la especie pueden alcanzar los 900 kg de peso y los 5’5 m de altura. Su característica más notable, y conspicua, es la longitud de su cuello. Gracias a esas dimensiones las jirafas pueden alcanzar hojas situadas en ramas a las que no puede acceder ningún otro animal que carezca de la facultad de volar o de andar por las ramas de los árboles.

El tener un cuello tan largo tiene algunas consecuencias que merecen atención. De entrada, para bombear sangre a tanta altura se requiere una bomba muy poderosa. El corazón de las jirafas es verdaderamente grande y fuerte: tiene 12 kg de masa, 60 cm de longitud y paredes de 7’5 cm de grosor. Desarrolla un trabajo impresionante, y la presión arterial en la aorta es el doble de la que se produce en la de cualquier otro mamífero.

El caso es que esa presión tan alta podría resultar un inconveniente grave para los órganos y extremidades que se encuentran por debajo del corazón, pues se encuentran sometidos a una presión hidrostática interna muy alta. De hecho, en cualquier otro animal, esa presión en las extremidades provocaría que el plasma sanguíneo se filtrase desde los capilares hacia las células de los tejidos. Eso no ocurre en las jirafas, claro, porque las paredes de sus vasos sanguíneos son muy gruesas, así como el tejido conjuntivo y la propia piel. La piel de las jirafas es semejante al tejido de los trajes g de los pilotos, y gracias a ello neutraliza los posibles efectos de la alta presión sanguínea. Gracias a eso, la sangre no se acumula en las patas y no se produce edema.

Pero, ¿qué ocurre cuando baja la cabeza para beber? ¿no se le acumula la sangre en la cabeza? ¿no ejerce una presión intolerable sobre el cerebro? No se le acumula, no; para evitarlo cuentan con un dispositivo especial, en el cuello, para más señas. Se trata de un dispositivo que no es exclusivo de las jirafas, sino que consiste en un sistema con el que contamos todos los mamíferos, pero adaptado de manera que sirve para resolver este problema en particular. Me estoy refiriendo a la “rete mirabile”, -la red maravillosa-, que tienen muchos mamíferos bajo la cabeza. 

Recordemos que la red maravillosa es un intercambiador. La forman dos conjuntos de vasos que se encuentran en íntimo contacto, y la sangre de los de cada uno de los conjuntos circula en sentido opuesto a la que circula por los del otro. Gracias a esa disposición intercambian calor o alguna sustancia, como oxígeno (en las lamelas branquiales de los peces) o sodio (entre los vasa recta y las ramas ascendente y descendente del asa del Henle en el riñón). Es un dispositivo especialmente eficiente.

El caso es que en las jirafas la rete mirabile cumple una función completamente diferente. La forman numerosos vasos sanguíneos y puede llegar a alojar volúmenes de sangre muy variables. Gracias a esa flexibilidad, al bajar la cabeza, los vasos de la red se llenan de sangre e impiden que un volumen excesivo de sangre provoquen una presión intolerable sobre el cerebro; al alzar de nuevo la cabeza, los vasos de la red se vacían. En esa tarea participan unas válvulas que tienen un cometido de gran importancia, pues gracias a ellas se ejerce un estricto control sobre el flujo de sangre. La rete mirabile, en este caso, ejerce una función tamponadora de la presión hidrostática. Sin ella, quizás, las jirafas no podrían tener un cuello tan largo.


"El conductor mas estúpido de Gran bretaña"

Adrián Smith, un hombre de 46 años residente en Shireoaks, Inglaterra, en cuestión de pocos días logró ganarse el apelativo de "conductor más estúpido de Gran Bretaña".

El mote con el que lo bautizó la prensa local le fue adjudicado luego de que cometiera una serie de "macanas" que dieron con sus huesos en prisión.

Meses atrás, Smith conducía de regreso a casa y cruzó a alta velocidad un puente cercano a Lincolnshire. Tras hacerlo, recordó que junto a ese puente la policía había instalado cámaras que fotografiaban automáticamente a los vehículos que cruzaban a velocidades superiores a los límites fijados por la ley.

Con un historial de conductor no demasiado honroso, Smith temió que esta nueva infracción no solo le costara una multa, sino que le significara la pérdida del permiso de conducir.

Ante tal situación, no tuvo mejor idea que dar marcha atrás, detenerse junto al lugar donde estaba la cámara y prender fuego al aparato, para asegurarse así de la destrucción de la evidencia incriminatoria.

Luego de semejante acto de fe, se marchó a casa muy aliviado, ignorante de que otra cámara había filmado su fechoría. Por eso se quedó de piedra cuando poco después se presentaron en su casa unos agentes de policía para comunicarle la existencia de cargos en su contra por destrucción de propiedad pública.

Y siguiendo con su racha de comportamientos equivocados, Smith se puso demasiado nervioso ante la visita de los agentes, quienes decidieron revisar la casa, descubriendo así una plantación de marihuana "indoor" cuyo valor comercial superaría los 50.000 dólares, según informa Daily Mail.

Smith fue detenido de inmediato, y esta semana quedó firme la sentencia que lo condena a dos años de cárcel. Y antes de entrar a prisión, el torpe conductor recibió una noticia irónica: no había llegado a exceder el límite de velocidad, por lo que la cámara de control no lo había fotografiado.



Fotografían la cara de Dios en las nubes...aunque podría ser Sean Connery...o Marx...

Jeremy Fletcher, de 56 años, paseaba por la orilla del mar en Snettisham, localidad del condado inglés de Norfolk, cuando vivió un inesperado "momento místico".

En medio del cielo cubierto, algunas nubes se desplazaron, y bajo la luz del sol poniente mostraron la imagen de un rostro.

"Me di cuenta de que la imagen se parecía mucho a una cara de hombre con barba, así que le tomé unas cuantas fotos con mi teléfono", cuenta el hombre, agregando que "la cara parecía estar mirando hacia la orilla" desde The Wash, un amplio estuario entre Norfolk y Lincolnshire.

"El comentario obvio es que se parece a Dios, pero también podría ser Sean Connery o Karl Marx", bromea Fletcher, quien no se considera persona religiosa.

Sin embargo, el hecho sí fue explotado religiosamente por el Concejal local Charles Joyce, de 62 años, y reconocido "patriota" de su condado. "Todo el que vive aquí sabe que Norfolk es un poco especial y ahora parece haber sido confirmada desde arriba", expresó el funcionario en declaraciones citadas por MailOnline.




Batman es un iceberg (literalmente)

El iceberg cuyo perfil se asemeja físicamente al rostro del Caballero Oscuro se ha propagado rápidamente por la red.

El singular bloque de hielo muestra una forma similar a la de Batman, con capucha puntiaguda y la mirada fija en el océano.

El autor de la foto es Mike Parsons, quien la compartió en una página de Facebook dedicada a imágenes e información sobre la región canadiense de Terranova.

Parsons, que actualmente reside en Ontario, nació en las costas de Terranova y se ha ganado el aplauso de los amantes de esa isla norteamericana.





Las películas de ciencia ficción preferidas por los científicos.

Time Out elabora una lista con lo más destacado del género tras preguntar a expertos, escritores, cineastas y críticos

«2001: Una odisea del espacio»

Stanley Kubrick es probablemente el único cineasta que nunca rodó una mala película. Más aún, nunca bajo del sobresaliente. Y en varias ocasiones sacó matrícula de honor con joyas como «2001: Una odisea del espacio». A partir del libro de Arthur C. Clarke, Kubrick brindó una apabullante aproximación a la ciencia ficción que arranca con unos simios peleando hueso en zarpa y acaba con un bebé flotando en el espacio. La belleza de sus imágenes, sumada al uso de música clásica, la convierte en una pieza única que brinda momentos inolvidables, como los manejos homicidas del despiadado Hal 9000, el cerebro informático más implacable de la historia del cine. «"2001" es probablemente la película de ciencia ficción que supone un mayor desafío intelectual», asegura el profesor Robert Winston, del Imperial College de Londres, citado por Time Out.
«Blade Runner»

Habría que comenzar discutiendo si «Blade Runner» es ciencia ficción o cine negro o ambos o nada de lo anterior. Probablemente habría que inventar un género propio para clasificar la obra maestra de Ridley Scott, una historia de detectives, sí, pero ambientada en un futuro distópico donde un puñado de replicantes, máquinas de aspecto humano, se rebelan contra la servidumbre para la que han sido diseñados. Un desafío a su creador con evidentes resonancias teológicas. De fondo, un mundo que se ha ido al traste, oscuro y lluvioso, superpoblado y multiétnico, del que huyen todos aquellos que pueden pagarse un billete a las colonias exteriores. Por suerte, ahí está Deckard para retirar a los díscolos replicantes. La película supuso un antes y un después para el género, imitado (sin ser igualado) hasta la saciedad.
«Alien»

Una nueva prueba de que la hibridación de géneros ha dado como resultado alguna de las mejores piezas cinematográfica. «Alien, el octavo pasajero» es un buen ejemplo. Su esqueleto es el de una película de terror, con todas las convenciones al uso: presentación de personajes, sucesión de víctimas y enfrentamiento final entre el héroe, aquí heroína, y el monstruo. La novedad (y gran baza) de «Alien» es su ambientación. En lugar de una cabaña en el bosque o un chalet adosado, una nave espacial, el Nostromo, un escenario que, sin lugar a dudas, ofrece posibilidades mucho más atractivas. Porque su tripulación no tiene literalmente a dónde ir, aunque la teniente Ripley (Sigourney Weaver) acaba encontrando finalmente la salida al laberinto. Un nuevo tanto para la cuenta de Ridley Scott.

«Encuentros cercanos de tercer tipo»

Para bien y para mal, «Encuentros en la tercera fase» es una película de Spielberg, con todo lo que esto implica. Hay imaginación a raudales y una cuidadísima producción, pero también un cierto exceso de almíbar en la propuesta. En todo caso, no hay más remedio que quitarse el sombrero ante el rey Midas de Hollywood por haber concebido una de las aproximaciones más poéticas a la eterna pregunta de: ¿Existe vida en otros planetas? Aquí la respuesta no solo es un rotundo sí, sino que llegamos a ella a través de un hombre con una visión, que no descansa hasta ser testigo, tras un peregrinaje con mucho de espiritual, de ese encuentro en la tercera fase entre humanos y alienígenas. Uno de los papeles más recordados de Richard Dreyfuss, con el mítico cineasta francés François Truffaut en el reparto. Y esas famosas cinco notas que se incrustan en el cerebro.

«Aliens»

James Cameron pasó una auténtica prueba de fuego cuando asumió la dirección de la secuela de «Alien». Le tocaba estar a la altura de su ilustre predecesora y salió bien parado. Más que bien, incluso. Cameron fue inteligente y en «Aliens, el regreso» llevó la historia a su terreno. Ya no se trataba de replicar el esquema de las películas de terror. Había que sacar a Ripley y al monstruo de la nave, jugar con el trauma de la protagonista y, básicamente, apostar por el «cuanto más grande, mejor». La fórmula funciona. Ripley tiene ayuda (todo un escuadrón de militares) pero le hará buena falta cuando se mida no a un alienígena, sino a toda una horda, culminada por una gigantesca hembra que depara una gloriosa pelea final.

Las mejores alternativas a Microsoft Word, totalmente gratuitas.

El procesador de textos Word de Microsoft es una de esas aplicaciones tan extendida que es difícil encontrar a alguien que nunca la haya utilizado. No obstante, existen alternativas muy efectivas y compatibles con el formato Docx. Estas son nuestras favoritas.

Antes de empezar, hay que destacar que Microsoft también ofrece una versión gratuita online de Word, con un puñado de funciones básicas. Está incluida en las cuentas de OneDrive. Si esta versión se te queda corta, aqui tienes algunas alternativas.

LibreOffice
Windows, OS X y Linux

Es una de las mejores apuestas para sustituir a Word pese a su apariencia un poco retro. Los usuarios de Microsoft se sentirán como en casa, sobre todo si vienen de versiones antiguas del programa. LibreOffice permite trabajar con guardado automático, importar archivos de Word y exportarlos a PDF, trabajar con cambios... Habrá pocas funciones que se echen de menos. También cuenta con barras de herramientas configurables.

LibreOffice es una variante de OpenOffice que nació hace cuatro años en el seno de la Apache Software Foundation. Ambos programas se parecen bastante y son gratuitos. Si LibreOffice no te convence, prueba OpenOffice.

Google Drive
Acceso desde web

Google Drive y su sistema de gestión de documentos ha mejorado mucho y lo sigue haciendo. Tras la fusión de QuickOffice con Google Docs es más fácil que nunca abrir y editar documentos. El trabajar en nube nos da también algunas ventajas, como poder acceder a nuestros archivos de manera ubicua o colaborativa.

La única pega de Google Drive es también su mayor virtud: sus funciones son bastante limitadas. Eso hace que corra muy bien en cualquier equipo y con casi cualquier conexión, pero también será motivo de frustración para los que trabajan con muchas herramientas de texto.
AbiWord
Windows y Linux

AbiWord es uno de los pocos procesadores de texto independientes, o sea, que no forman parte de una suite de aplicaciones. Hace mucho que no se actualiza, pero ofrece todo lo que la mayor parte de usuarios de Word pueden necesitar. Recientemente ha añadido una función llamadaAbiCollab que permite trabajar a varios usuarios trabajar sobre el mismo documento. Además, cuenta con múltiples plugins en su página web con los que añadir complementos como anotaciones o traducción automática.

Zoho Docs
Acceso desde web

Quizá Zoho Docs no sea tan conocido como la suite de Google, pero es incluso más completo en algunas funciones. La versión básica ofrece 5GB de almacenamiento online, y también cuenta con una versión para empresas. No tiene tantos tipos de letra como Google Docs, pero su interfaz tiene un aspecto más propio de un programa de escritorio, y es ordenada e intuitiva.

Zoho Docs se las apaña muy bien con archivos Docx, y destaca particularmente en insertar y gestionar archivos o enlaces multimedia para archivos que vayamos a enviar por email.

Scribus
Windows, OS X y Linux

Scribus es una opción especialmente atractiva para los usuarios más creativos. Está en un punto intermedio entre los programas de diseño gráfico profesional como InDesign o QuarkXpress, y el procesador de textos normal. No es tan complejo como los primeros, pero permite diseñar algunos trabajos sencillos con poco esfuerzo y buenos resultados.

Por esa misma razón, quizá resulte un poco confuso a los que solo quieren trabajar con textos. Por el contrario, si necesitáis diseñar un cartel o un folleto sencillo, es la opción ideal.


Humor muy rápido.