viernes, 25 de julio de 2014

La atleta que pasa por un mal momento deportivo debido a que...¡es muy hermosa!

Sabina, integrante de la selección juvenil de voleibol Kazajstán, atraviesa por un momento difícil: sus compañeras de equipo la acusan de concentrar todas las miradas, haciendo que la hinchada se olvide de que se trata de un partido.


Ella nunca había resaltado dentro del grupo, hasta que el combinado kazajo se presentó en Taiwán para competir por Kazajstán en el Campeonato Asiático Sub-19.


Ahora, los medios de comunicación locales, que normalmente no dedicaban más que un par de líneas sobre la competencia, publican varias páginas con imágenes de la estilizada deportista. Sabina se transformó en un hit no sólo en Taiwán, sino en buena parte de Oriente, y no han faltado dibujantes que la trasladaran a versión manga.

Pero la fama cuesta, y esta inesperada obsesión asiática con la joven ha causado cierto descontento entre sus compañeras, e incluso la prensa de su país -que no se ha contagiado de la fiebre taiwanesa- la ha acusado de robarse la atención que debería estar centrada en el juego.

"Los aficionados se quedan mirándola y no siguen el campeonato", lamentó el periódico Vesti, uno de los de mayor alcance en Kazajistán.

Todos ustedes lo están haciendo ¡muy mal!



Azúcar...¡sin azúcar!
 



La sangrienta obra de Shakespeare que provoca desmayos entre la audiencia.

No se puede decir que los espectadores ignoraban dónde se metían. El teatro The Globe de Londres había avisado que la obra que iban a ver, escrita por Shakespeare, era "grotescamente violenta".

A pesar de los avisos, un centenar de personas se desmayaron o se vieron obligadas a abandonar la sala mientras asistían a alguna de las representaciones de Tito Andrónico, la obra más sangrienta del dramaturgo inglés, explicó una portavoz del teatro.

Del poderoso efecto de la representación, dirigida por Lucy Bailey, no se libraron ni los críticos de los periódicos, acostumbrados a ver todo tipo de obras.

"Una confesión: me desmayé. Los miembros del público caen como moscas", empezó la crítica Holly Williams, del diario británico The Independent. The Guardian tituló: "El baño de sangre de Shakespeare convertido en un placer sádico".

Los desmayos del público provocaron algún sobresalto a los actores. "Al principio nos preocupábamos", explica el actor Obi Abili, de 35 años, que interpretó el papel de Aaron. "Se desmayaba alguien en medio de una escena y todo el mundo alrededor se daba vuelta", dice el actor.

"Un par de veces tuve que parar brevemente. Somos seres humanos", reconoce Abili. Pero él y sus compañeros se acabaron acostumbrando. "No es que lo ignorásemos, pero simplemente seguíamos".

El teatro es una recreación del que existió
en la zona en la época de Shakespeare.
Tito Andrónico es una historia ficticia de venganza entre el general del ejército romano del mismo nombre y Tamora, reina de los godos. Tito Andrónico regresa victorioso a Roma tras una guerra contra los godos en la que pierde a casi todos sus hijos, excepto a cuatro.

En la escena más famosa de la obra, Tito mata a los hijos de Tamora y hace un pastel con los restos. En la obra hay 14 muertes, una violación, escenas de canibalismo y mutilaciones.

"Cosas horripilantes"
"La mayoría de los desmayos ocurrieron en la escena en la que aparece Lavinia (hija de Tito), después de haber sido violada y mutilada por los hijos de Tamora", explica una portavoz del teatro.

Los espectadores no ven en escena cómo le cortan las manos y la lengua a Lavinia, por lo que es la aparición de ésta en el escenario, ensangrentada y mutilada, lo que "lleva a los espectadores al límite", según esta portavoz.

"Lavinia es tan bonita y tiene un aspecto tan delicado que se la ve como un pajarillo herido", dice Suzannah Lipscomb, una profesora de historia que vio la obra en The Globe. En Tito Andrónico hay "cosas horripilantes", reconoce Lipscomb, que aun así fue dos veces a verla porque le parece "excelente".

Las representaciones (un total de 52) terminaron hace menos de dos semanas. Lipscomb compara la obra con las películas de Quentin Tarantino y dice que Bailey combina a la perfección la violencia con la risa.

Tampoco a la directora pareció importarle. Lo vivió más bien como un triunfo. "Me parece fantástico, que la gente pueda conectar tanto con los personajes", le dijo a The Independent.

"Me sentía decepcionada si solo se desmayaban tres personas en una función", aseguró.

The Globe es un teatro al descubierto que recrea uno construido en 1599, muy cerca del actual, para la compañía que representaba las obras de Shakespeare. Una parte de los espectadores ven las obras parados. "Es bastante común que los espectadores parados se desmayen", dice la portavoz, sobre todo durante el calor de la época estival. "Nuestros trabajadores están muy preparados para ayudar a la gente a salir rápido y ofrecer primeros auxilios".


¿Tienes idea de quien podrá ser esta mujer?

Esta señora, que hoy cumple 36 años, tiene la particularidad de haber marcado el inicio de una nueva era en la medicina. Sin embargo ella misma no era consciente de la revolución que causó al nacer...ni tampoco es doctora.

¿Tienes idea de quien pueda ser?

Si no la conoces y te has intrigado, tras el salto te lo cuento:





Humor para cambiar.








Los 10 mamíferos mas rápidos del mundo.

Guepardo (Acinonyx jubatus)

Este felino ostenta el récord de animal terrestre más veloz, con marcas registradas de 115 Km/h. Pero a tal velocidad solo recorre distancias cortas, de unos 500 metros, a más recorrido su velocidad media desciende hasta los 98-108 Km/h.

Tigre Siberiano (Panthera tigris altaica)

Es la especie de tigre y de felino más grande del reino animal. Habita en los bosques del sureste de Rusia, y con una agilidad impecable, es capaz de alcanzar sobre la nieve los 90 Km/h en tramos cortos.

Ardilla de las Carolinas (Sciurus carolinensis)

Este pequeño roedor, que puede alcanzar los 90 Km/h y que habita en Estados Unidos, está catalogado como una de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo. En España está prohibida su posesión desde el 2011 por su alto potencial colonizador, que pone en peligro a las especies autóctonas.

Berrendo (Antilocapra americana)

También conocido como antílope americano, habita en toda Norteamérica, siendo el mamífero más veloz de la zona, llegando a los 80 Km/h.

Gacela Thomson (Eudorcas thomsonii)

Este antílope es el segundo mamífero más veloz de África, después del guepardo, alcanzando los 80 Km/h. De su velocidad depende su vida, ya que tiene numerosos depredadores, desde el guepardo hasta el leopardo o los cocodrilos.

¿Sabes cuáles fueron las primeras películas en incorporar imágenes generadas por computadora en 2D y en 3D?


Se trata de “Westworld”, una película de ciencia ficción de 1973 escrita y dirigida por Michael Crichton (Parque Jurásico, El mundo perdido), que nos sitúa en un momento indeterminado del futuro en el que el protagonista es un parque de atracciones de alta tecnología, “Delos”, que muestra a sus visitantes la capacidad de interactuar con robots humanoides integrados en distintos escenarios de la historia como la Antigua Roma o la Edad Media. La capacidad de interactuación con los visitantes es tal que hasta respondían a proposiciones de carácter sexual.
Esta es la visión del pistolero que interpreta Yul Brynner. Era la primera vez que se utilizaban gráficos generados por computadora como parte de una película.
La película, protagonizada por Yul Brynner, Richard Benjamin y James Brolin, utilizó las imágenes en 2D generadas por ordenador durante las escenas en las que la acción se mostraba desde el punto de vista de uno de los robots: el pistolero. Estas imágenes en 2D fueron desarrolladas por la empresa Information International, Inc.


Como curiosidad, la primera película en utilizar imágenes generadas por ordenador pero, esta vez, en tres dimensiones, fue la secuela de Westworld, llamada Futureworld, que presentó una mano generada por computadora y la cara creada (digitalizada, de Peter Fonda) para entonces por graduados de la Universidad de Utah, los estudiantes Edwin Catmull y Fred Parke.





¿Que ocurre si mezclamos un lagarto con un teclado de computadora?

Estas ilustraciones son obra del pintor holandés Redmer Hoekstra.

Su temática es muy variada pero todas ellas conjugan animales con objetos cotidianos como un libro, un teclado, un barco o una locomotora.

Aqui puedes ver algunos de sus mejores e imaginativos dibujos.







El árbol que da 40 diferentes tipos de frutas.

Sam Van Aken injerta árboles frutales para conseguir que un único árbol de más de cuarenta tipos de frutos de hueso diferentes, como duraznos, ciruelas, albaricoques, nectarinas, cerezas y almendras.

Cada una de sus creaciones tarda cinco años en desarrollarse y empezar a florecer. El color durante la época de floración es sorprendente, al concentrarse en un único árbol 40 tonalidades diferentes.

Sam Van Aken es un profesor de arte de la Universidad de Siracusa (EEUU) que trabaja sus árboles con variedades autóctonas que normalmente no se comercializan, con la intención de preservarlas.

Su obra también es una denuncia de la desaparición de muchas variedades frutales, únicamente por intereses económicos.

Hasta la fecha ha creado 16 árboles de este tipo para diferentes instituciones públicas y coleccionistas de arte en los EEUU.

Su próximo proyecto pretende crear un pequeño jardín compuesto únicamente por estos coloridos árboles. Tendremos que esperar para ver los resultados.





Los "hombres biónicos" de la primera guerra mundial.

La Primera Guerra Mundial mató y mutiló a soldados a una escala que el mundo nunca había visto. No sorprende que la gran cantidad de veteranos lisiados que regresaban a casa propiciara grandes avances en la tecnología de las prótesis.


Prácticamente todos los aparatos que se crean ahora para reemplazar las funciones corporales perdidas de los soldados que regresan de las guerras modernas —así como de las víctimas de accidentes y de actos criminales como el atentado del maratón de Boston— tienen sus raíces en los avances tecnológicos que nacieron en la Primera Guerra Mundial.

Esa guerra, que empezó hace casi 100 años, produjo su propia camada de hombres biónicos. En las guerras anteriores, los soldados que quedaban gravemente heridos sucumbían a la gangrena y a las infecciones. Gracias a las mejoras en la cirugía, muchos sobrevivieron esta vez. Tan solo del lado alemán hubo dos millones de bajas y el 64% sufrió heridas en las extremidades. Unos 67.000 se sometieron a amputaciones. Según el Departamento de Asuntos de los Veteranos de Estados Unidos, se practicaron más de 4.000 amputaciones en soldados estadounidenses.

En todos los países que participaron en la guerra, la generación de "lisiados de guerra" —como se los llamaba en Alemania— amenazaba al sistema de pensiones y seguridad social y muchos burócratas del gobierno, líderes militares y civiles estaban preocupados por la suerte que correrían a largo plazo.

Una de las soluciones fue reincorporar a los soldados mutilados a la fuerza laboral. Se diseñaron varias prótesis para hacerlo posible, por lo que en muchos países la industria rudimentaria de producción de prótesis se transformó en una industria de producción moderna en masa.

En Estados Unidos, se fundó el Laboratorio de Extremidades Artificiales en 1971 en el Hospital General Walter Reed, que en colaboración con la Escuela de Medicina del Ejército tenía el objetivo de dar a cada soldado con amputación una "extremidad moderna", lo que les permitiría pasar por ciudadanos con cuerpo normal en su lugar de trabajo. Aunque Estados Unidos siguió siendo el principal productor de prótesis en todo el mundo, los desarrollos en prótesis en Alemania incorporaron una búsqueda particular por la eficiencia.

Los ortopedistas, ingenieros y científicos alemanes inventaron más de 300 clases nuevas de brazos, piernas y otras prótesis. Las piernas artificiales que se fabricaban con madera o metal a veces eran relativamente rudimentarias y a menudo recreaban de alguna forma la articulación de la rodilla, lo que permitía que aquellas personas a las que se les había amputado una pierna se pusieran de pie y caminaran sin ayuda.

Los ojos de vidrio y varias prótesis faciales permitieron presentarse en público a quienes sufrieron heridas deformantes. Por ejemplo: una placa de cobre, galvanizada y pintada, llenaba el espacio vacío en la órbita ocular y el vecino hueso maxilar.


Era particularmente difícil reemplazar un brazo o una mano. En Estados Unidos, los ingenieros diseñaron un brazo mecánico cuyo uso se generalizó tras la guerra. El aparato, conocido como brazo Carnes, no era óptimo para el trabajo mecánico, pero imitaba a la extremidad natural y era relativamente fácil producirlo en masa a un costo bajo. Se volvió un gran éxito comercial.

6 "especies" de jefes despreciables.

Los jefes podrían ser quienes realizan las evaluaciones anuales de desempeño. Pero no nos engañemos: sus actuaciones están siendo juzgadas a diario por quienes trabajan para ellos.

Y cuando el jefe es un fanfarrón desconsiderado o una persona incompetente y malintencionada, las evaluaciones serán, este... ¡crueles!

El sitio CNNMoney pidió a sus lectores que comentaran qué hace a un jefe despreciable.

Con base en sus respuestas, los gerentes realmente horribles parecen encajar en una de seis categorías:

Un lambiscón sin carácter: esta raza especial son "unos imbéciles en todo sentido, al mismo tiempo que son verdaderos ángeles para sus superiores", escribió L. Tolbert de Wichita, Kansas.

Si ellos perciben que los altos directivos no están contentos con tu trabajo, te darán la espalda.

Ellos "no pueden resistir la presión política de arriba, y ceden de inmediato, siendo incapaces de luchar por o defender a su gente", dijo Colin Adams, de Somerville, Massachusetts.

Jekyll y Hyde: los lectores estaban extremadamente decepcionados de los gerentes que mostraban favoritismo y aplicaban una "descarada doble moral".

El jefe verdaderamente despreciable "tiene a unos cuantos favoritos y otros podrían ser porquería de perro", dijo un lector de Virginia.

Narcisistas rabiosos: estas personas encantadoras exhiben un excesivo egocentrismo, acompañado de maldad.

Un lector dijo que había tenido dos jefes despreciables en el pasado, y ambos habían sido "narcisistas sociópatas" y "mentirosos consumados".

"Todo giraba en torno a ellos y no tenían capacidad para relacionarse con los demás o tener empatía por los demás", dijo John Balestrieri de Wisconsin.

Jonathan Houck de New Jersey lo planteó así: ellos son "los niños problemáticos de una cultura empresarial que recompensa el fracaso, la deshonestidad, la indiferencia, el egoísmo, el narcisismo y la falta de visión".

Mojigatos que no hacen nada:
no hay nada peor que romperte el lomo en un proyecto solo para ver que tu jefe asuma todo el crédito, y apenas mencione a las personas que realmente hicieron el trabajo.

Peor aún, cuando la persona a cargo te da instrucciones incorrectas, rechaza tus ideas y además nunca reconoce que podrías haber estado en lo correcto después de todo.

"Un mal jefe nunca puede admitir que está equivocado ni se disculpa con los empleados si es necesario", escribió Ken Hopkins de Dallas.

Luego, por supuesto, está el enfoque de "carne fresca" para la gestión.

Tales jefes "no proveen ningún valor. Cuando los buscas para pedir asesoría, te dicen que te las arregles o te envían con otro contacto. No dan seguimiento y es difícil ponerse en contacto con ellos. Pero están listos para regañarte cuando el desempeño no es el adecuado", dijo Williams de Oregon.

Un inútil que hace todo mal: los jefes necesitan interactuar con las personas a las que dirigen.

Sin embargo, aparentemente el jefe que evita el contacto y se aísla no recibió ese memo.

"Se encierra en una torre de marfil donde todo el mundo tiene miedo de acercarse y hablar con él, por lo que no se comparten ideas. No se da cuenta de los problemas hasta que ya es demasiado tarde. Y tiene cero relación con sus empleados", dijo Dave de Mayland.

Controlador que toma esteroides:
por supuesto, demasiada participación activa volverá locos a los empleados. La cólera especial fue reservada para la "microgerencia".

Un lector de Pensilvania se quejó de uno de sus jefes que le asignó un proyecto escrito sin darle demasiadas instrucciones. Luego, el jefe lo volvió a escribir todo "como si él fuera el único que podía hacerlo con claridad. Subestimó mi capacidad y confianza".

Kimberly Moore de California hizo referencia a una jefa que "llegaba en sus días de descanso, solo para asegurarse de que estábamos haciendo todo a su manera".

La conclusión para los empleados, dijo Moore: "ella no confiaba ni tenía fe en nuestra capacidad para hacer las cosas, no importando cuánto tiempo teníamos de estar en la compañía".