jueves, 7 de agosto de 2014

¿Se parecen? Actores que interpretaron personajes históricos en el cine.


¿Hitler se ha reencarnado en un gato?...y otras imágenes divertidas







Fenómenos que pueden probar que existe vida después de la muerte.

El Dr. Evan Alexander, neurocirujano de Harvard, publicó un libro en el que relata su propia experiencia cercana a la muerte y en la que sugiere la posibilidad de probar científicamente la existencia del cielo o de una vida más allá de la muerte. El debate en torno a la posibilidad de que la conciencia sobreviva a la función vital sigue siendo parte de la agenda en sitios alternativos y merece una discusión seria.

Greg Taylor, fundador del sitio Daily Grail, ha escrito un nuevo libro: Stop Worrying! There Probably is an Afterlife, en el que intenta mostrar que existe evidencia para sugerir que la vida o alguna forma de conciencia sobrevive a la muerte. Taylor mantiene que existen 5 diferentes fenómenos, aunque relacionados, que proveen las bases para su argumento. Si bien estos fenómenos quizás no deberían de tomarse como evidencia concluyente, sí nos hacen al menos reflexionar sobre el abismo cognitivo que presenta la muerte y motivan a una mayor investigación.

1. Experiencias cercanas a la muerte, verificadas

Si bien la mente popular ya ha introyectado la noción de experiencias cercanas a la muerte (desde películas como Flatliners o el libro de Raymond Moody, Life After Life), la ciencia considera que estas experiencias, lejos de probar algo, son solamente alucinaciones generadas por alteraciones neurológicas propias de la inminente muerte. Sin embargo, existen casos que parecen remitirnos a experiencias que van más allá de la subjetividad inherente. Estas experiencias han sido llamadas en inglés “veridical NDEs”, y reportan casos en los que la persona que yace al borde de la muerte ha podido relatar información que no debería de haber sido posible de percibir. La literatura recoge un caso publicado en la revista científica, The Lancelot, en el que un hombre de 44 años que entró en estado de coma, ya sin pulso, y que usaba una dentadura postiza, luego pudo identificar a la enfermera que sabía dónde estaba su dentadura, la cual había sido removida cuando él estaba inconsciente. El paciente más tarde relató haberse observado a sí mismo en la cama al tiempo que las enfermeras lo intentaban resucitar y guardaron su dentadura.

Analizando 107 casos diferentes, la investigadora Janice Miner Holden concluye que existe evidencia “para convencer a la mayoría de los escépticos de que estos reportes son más que meras alucinaciones de parte del paciente”.

2. Experiencias de Peak-in-Darien

Un libro de 1882 llamado The Peak in Darien, escrito por Frances Cobbe, hace referencia a un incidente en el que una mujer, parte de una familia muy unida, mientras estaba internada en el hospital recibió la visita de tres de sus hermanos que estaban muertos y poco después se unió un cuarto, el cual se creía aún vivo. Poco después se supo que el cuarto hermano había muerto recientemente en su residencia en India. Este tipo de experiencias de muertes anunciadas o visitas de individuos que se creían aún vivos han llegado a conocerse como experiencias del Pico de Darien y existen docenas de ellas en la literatura médica.

3. Médiums
El siglo XIX vio el surgimiento del mesmerismo y todo tipo de supuestos fenómenos paranormales, incluyendo la comunicación con los espíritus a través de un médium, o de una persona con una sensibilidad especial para entablar conversaciones con los muertos. La Society for Psychical Research, conformada por algunos de los académicos más destacados de su tiempo, se dio a la tarea de investigar estos fenómenos y aunque descubrió que en la mayoría de los casos se trataba de charlatanería, en algunos no pudieron más que determinar que existía algún tipo de comunicación extrasensorial con los muertos. Tal fue el caso de Leonora Piper, estudiado por Richard Hodgson, quien declaró que “los principales ‘comunicadores’ han sobrevivido el cambio que llamamos muerte y se han comunicado directamente con nosotros… a través del organismo en trance de la Sra. Piper”. Otros miembros de esta destacada sociedad de investigación psíquica estuvieron de acuerdo con Hodgson en su estudio de diferentes casos, incluyendo a Frederic Myers, uno de los miembros fundadores.

Aunque la práctica de los médiums es considerada como superchería por la ciencia moderna, recientemente la Dra. Emily Kelly, de la Universidad de Virginia, encontró un par de casos en los que las probabilidades de las respuestas arrojadas por los médiums superan sobradamente la variación estadística.

4. Extraños fenómenos en el lecho de muerte

Las visiones de túneles de luz, entidades angelicales o emociones de amor océanico reportadas por personas cerca de la muerte son descartadas como las alucinaciones propias de un estado de estrés y alteración neural, sin embargo, existen numerosos casos en los que los reportes de estas personas secundados por otras personas en la misma habitación, convirtiendo estas alucinaciones en percepciones compartidas. El investigador Peter Fenwick ha recopilado numerosos testimonios de enfermeras y cuidadores que también dicen haber observado una luz radiante envolviendo a la persona que está cerca de morir, en ocasiones reportando las mismas visiones que familiares. Estas experiencias, si bien no determinan necesariamente que existe una vida después de la muerte si parecen indicar que las condiciones psicoambientales se ven afectadas por el proceso de muerte hasta el punto de que se puede influir colectivamente en la realidad experimentada.

5. Experiencias cercanas a la muerte relatadas vía médiums

El Dr. Horace Ackley, enfermo en el hospital, se descubrió a sí mismo alzándose por sobre su cuerpo. En ese momento pudo ver toda su vida moviéndose en torno suyo como un panorama escénico a alta velocidad. Ackley entonces notó que debía de estar muerto y se sintió complacido de saber que la muerte era una experiencia placentera. Su único arrepentimiento era no poder informarle a sus amigos y familia que todo estaba bien y que él seguía existiendo. En este punto, un par de espíritus guardianes lo recibieron y lo llevaron a una habitación donde se reunió con otros espíritus que le eran queridos.

Esta parece ser una experiencia cercana a la muerte típica, sólo que ese día Ackley sí murió. Su experiencia fue relatada por Samuel Paist de Filadelfia, en 1861 en su libro A Narrative of the Experience of Horace Abraham Ackley, M.D., mucho antes de que se pusiera de moda hablar sobre las experiencias cercanas a la muerte. Como este caso, experiencias de desdoblamiento astral en la muerte, que son transferidos a la conciencia de otra persona abundan en la literatura, según Greg Taylor, justamente como si ese anhelo del muerto de transmitir a los demás lo que descubre lograra encontrar un vehículo.


10 Selfies extremas.

Una autofoto —también conocida con las voces inglesas selfie o selfy— es un autorretrato realizado con una cámara fotográfica, típicamente una cámara digital o teléfono móvil. Se trata de una práctica muy asociada a las redes sociales, ya que es común subir este tipo de autorretratos a dichas plataformas.
En la siguiente galería compartimos 10 autofotos tomadas en momentos fuera de lo común por lo difícil que resulta tomarse una foto en ese instante, o por el lugar elegido para la selfie:

En plena competencia, quedan capturados en una selfie extrema 

Parece que no es real, pero lo es. Dos jóvenes se capturan desde la punta de un edificio

Impresionante selfie desde el espacio tomada por el astronauta canadiense Chris Hadfield

Lee Thompson tomó esta autofoto en la cima del Cristo Redentor en Río de Janeiro. 

Kirill Oreshkin se entretiene tomándose selfies en sitios extremos. Ésta es sin dudas la más impactante

Maravillosos castillos del mundo.

A todos nos gustan los castillos, porque nos remontan a nuestra niñez y los cuentos que nos contaban nuestros padres antes de dormir, sobre princesas atrapadas en la torre más alta y dragones resguardándolos .

Pero no son sólo cosa de cuentos de hadas, alrededor del mundo existen diferentes castillos que, si tienes oportunidad de visitar, no puedes desaprovechar la oportunidad.

Castillo de Corvin, Hunedoara, Rumania

Castillo de Cochem, Alemania

Castillo de Moszna, Polonia

Castillo de Gwrych Castle, Abergele, Gales

El Castillo de la Isla de Trakai, Lituania

Castillo de Kilchurn, Loch Awe, Escocia

Estamos a un paso del "implante de neuronas" para reemplazar las que perdemos.

Durante mi adolescencia tardía, enamorado ya sin remedio de la ciencia ficción gracias a la saga “Fundación” de Asimov, y a novelas como “Contacto” de Sagan, “El Juego de Ender” de Scott Card, “2001 Una Odisea Espacial” de C. Clarke y otras muchas obras maestras, llegué por casualidad a un librito pequeño que cogía polvo en mi sección favorita de la biblioteca. Se trataba de una novela de 1966 lamada “Flores para Algernon” y su autor era un estadounidense desconocido para mi, Daniel Keyes. No te voy a relatar la trama porque entre otras cosas existen versiones para televisión que probablemente ya hayas visto, y si no, siempre podrás leerla descargando la obra en castellano y en formato PDF desde este enlace (animate, apenas llega a las 200 páginas y es un relato excelente).

Simplemente diré que en esa obra la ciencia consigue, de forma fugaz, convertir a un hombre que padecía un severo retraso mental en todo un genio. Algernón, un ratón con quien también se realiza el experimento en paralelo (y amigo del humano) consigue así mismo resultados sorprendentes. Hoy, tras leer una esperanzadora noticia relacionada con neuronas y ratones, ha sido inevitable que me acordara de la obra de Keyes que tanto me gustó y que tan utópica e inalcanzable se me figuraba por aquel entonces.

Vayamos al grano. En AlphaGalileo publicaron recientemente una nota de prensa de la Université de Luxembourg sobre un trabajo realizado por científicos del Centro Luxemburgo para Sistemas de Biomedicina (LCSB) de dicha universidad. Lo que ha hecho esta gente es tomar células de la piel de los ratones, reprogramarlas hasta formar con ellas neuronas, e implantarlas luego en el cerebro de los ratones donantes. Seis meses después de su implantación, las neuronas eran plenamente operativas y se habían integrado en el cerebro con total éxito, creando sinapsis con sus vecinas. El resultado es una novedad porque hablamos de la implantación de neuronas duraderas y estables funcionando en el cerebro como si siempre hubieran estado allí. Esto deja una ventana abierta a futuras terapias que tal vez nos permitan reemplazar en humanos, a aquellas neuronas perdidas en la batalla contra el Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Obviamente el camino hasta llegar a un logro semejante va a ser muy largo, pero en unas décadas tal vez podamos contar con munición de calidad para suplir las bajas neuronales causadas por las demencias, y “renovar” nuestro cerebro con células propias, procedentes de cualquier tipo de tejido, a las que previamente induciremos a convertirse en neuronas. ¡Adiós a los problemas de rechazo o de falta de donantes! La técnica de producir neuronas en discos de petri directamente a partir de células de piel (sin usar para ello células madre) es muy reciente, siendo la primera vez que se logró hace ahora tres años, agosto de 2011.

Volviendo al trabajo del que hablamos, conviene decir además que los ratones con los que se experimentó esta técnica no mostraron efectos adversos, incluso seis meses después de que se les implantaran estas neuronas inducidas en el hipocampo y en varias regiones de su cortex cerebral. De hecho, los resultados mostraron que las nuevas neuronas mostraban una actividad normal y que se habían integrado con toda normalidad en la compleja red neuronal del roedor gracias a nuevas sinapsis.

Si algún día conseguimos replicar este experimento en humanos enfermos con total éxito… ¿No habrá quién plantee probar a hacer algo así también en humanos sanos, para ver si conseguimos crear genios experimentalmente? Si algún día llega ese momento, recomendaría al conejillo de indias bípedo que se ofreciese como voluntario, que se leyese antes a Keyes y su “Flores para Algernón” para extrar las pertinentes lecciones...




"Un mal día": ejemplos reales...



Picadura de avispa




Humor de oferta







Se puso a vaciar un lago porque se le había caído el celular al agua

Un adolescente de 16 años, residente en la ciudad alemana de Colonia, perdió su celular durante un paseo en bote en las aguas de un pequeño lago.

Dispuesto a enfrentarse a la naturaleza en aras de recuperar el aparato, decidió poner manos a la obra con una tarea peliaguda: secar el lago en cuestión, hasta que el teléfono fuera visible.

Para hacerlo, aguardó la cómplice oscuridad de la noche y regresó al lugar con dos bombas de achique y una manguera, con uno de sus extremos colocado en el lago y el otro en el inodoro de un baño público cercano. De este modo pretendía vaciar el lago a través del sistema de desagüe local.

Sin embargo, el retrete no estaba conectado al sistema de alcantarillado, por lo que al poco tiempo de iniciar la operación de drenaje toda el agua se desvió hacia un estacionamiento cercano, inundándolo. El propietario de esta instalación fue quien alertó a la policía, que multó al autor de la desastrosa operación de rescate, quien ahora además deberá hacerse cargo de los destrozos causados, informa ABC.

El joven declaró que aunque era consciente de que probablemente su móvil ya no podría funcionar, tenía la intención de recuperarlo para no perder los contactos almacenados en su tarjeta de memoria, así como las fotografías y los videos.



Elefante en celo "seduce" un automóvil y le deja destrozado

Los dos ocupantes de este automóvil pueden dar fe de que tuvieron la mala suerte de encontrarse en el lugar equivocado y en el momento más inoportuno.


Las increíbles imágenes fueron tomadas por Armand Grobler, un joven de 21 años que trabaja como guía en el Parque Nacional de Pilanesberg, Sudáfrica.

"Estoy estudiando la etología de los elefantes, así que de inmediato me formé una idea de lo que estaba ocurriendo", cuenta en declaraciones a Daily Mail.

El joven explica que en ocasiones los elefantes ingresan en un estado llamado "musth", ocurrido cuando una glándulas situadas detrás de sus orejas segregan cantidades excesivas -hasta 60 veces más de lo normal- de testosterona.


Toparse con un elefante en estas condiciones puede ser peligroso, ya que hasta el paquidermo más tranquilo muestra su cara más furiosa en tal situación.

"Sin embargo, en este caso el animal no se mostraba agresivo, sino que estaba de un talante muy lúdico", cuenta el guía.

Los elefantes utilizan con frecuencia troncos, árboles pequeños y rocas para frotarse, aliviando así la comezón y eliminando parásitos de la piel. Al parecer, el reluciente coche le vino muy bien al animal para tal cometido.

"Cuando el elefante entró en contacto con el coche, no sabíamos bien qué hacer. Temíamos que pudiera aplastar el auto y dañar o matar a sus ocupantes, pero tampoco teníamos posibilidades de hacer gran cosa para impedirlo", admite.

Afortunadamente, ambos ocupantes -una pareja de veinteañeros-no sufrieron más que un gran susto.

"El coche no tuvo tanta suerte. Se le rompieron todas las ventanas, y el techo se abolló por completo. De hecho, toda la parte superior del auto quedó muy dañada", detalla Grobler, añadiendo que "los cuatro neumáticos se soltaron, y el chasis también sufrió daños".

En cuanto al elefante, luego de rascarse a gusto sobre el Volkswagen, continuó su marcha de lo más tranquilo.



11 comidas absurdamente caras.

Si buscas una forma de gastar parte de tus ingresos disponibles, podrías tomarte unas vacaciones lujosas, comprar un vehículo de lujo o donar a una causa caritativa. O, podrías ceder ante el amante de la comida que llevas dentro y darte el lujo de disfrutar de uno de los manjares más selectos del planeta.

Almas: sabíamos que el caviar era caro, pero este caviar iraní viene de viejos esturiones albinos en el Mar Caspio, según el sitio Urban Spoon, y se vende en latas de oro de 24 quilates, según Finances Online.

Precio: 25.000 dólares por lata

Melón Rey Yubari: Este melón tipo cantalupo (un cruce entre Earl's Favorite y el melón "picante" de Burpee' s según Urban Spoon) solo se cultiva en un invernadero en Yubari, Japón.

Precio: 20.000 dolares el par.

Hojas de oro comestibles: puede utilizarse para recubrir varias comidas, tal como el Golden Opulence Sundae en Serendipity 3 en la ciudad de Nueva York, que se vende por 1.000 dólares, según Eater.

Precio: 15.000 dólares por libra.

Mangos de Brisbane: doce de los frutos de la primera cosecha fueron subastados en 50.000 dólares en Brisbane, Australia, según Finances Online.

Precio: 4.200 dólares por fruto.

Azafrán: considerada la especie más cara del mundo, viene de la flor de crocus del azafrán y se recolecta solo del amanecer hasta las 10 de la mañana, según Finances Online. Cultivada en el área del Mediterráneo y sudoeste asiático, se necesita 75.000 filamentos secos de la flor para hacer una libra de la especia, según Urban Spoon.

Precio: 2.000 dólares por libra.

Trufas: este ingrediente escaso, cuyo abastecimiento se está volviendo más y más limitado, crece en lo profundo de la tierra y solo puede encontrarse con la ayuda de puercos entrenados, según Finances Online.

Precio: 1.360 dólares por libra (3.000 dólares por kilo).