Páginas

miércoles, 11 de febrero de 2015

Mi perro se llama "google pixelado"...

Elegir el nombre de tu mascota tiene una importancia a menudo subestimada en la vida del animal. Será tu grito de guerra cuando trate de acabar con las cortinas nuevas del salón o arañe tu sofá favorito, pero también, y sobre todo, cuando tengas que llamarla para que te caliente los pies en la cama o quieras jugar con ella tanto en casa como en el parque.

Como con los nombres que ponemos a los niños, las modas y los eventos del año pueden con todo. ¿Cuántos "Maicol" (Por Michael Jackson) han aparecido a lo largo de los años? ¿Cuántos Diegos después de que Maradona marcara aquel gol? 

Es cierto que en un animal el límite entre imaginación y adecuación es muy bajo. Tu perro no sufrirá las bromas de sus compañeros de pupitre por una elección de nombre intrincada. Así que puedes llamar a tu gato Bigotitos sin remordimientos. También es cierto que la tendencia a bautizar a los animales con nombres humanos aumenta a medida que las parejas retrasan más el tener hijos y consideran a sus animales como parte de la familia.

Otra opción para nombrar a tu mascota, si te asaltan las dudas, es tirar de santoral y elegir el santo del día en el que te la regalaron o fuiste a la tienda o refugio a recogerla. Aunque nombres demasiado largos pueden dificultar su adiestramiento. Para un gato, San Silvestre puede funcionar, pero San Restituto, San Ambrosio o Santa Adelaida, por ejemplo, quizás no sean todo lo ‘fancy’ que quisieras para una tarde de desenfreno en el parque con tu san bernardo.

Otra opción segura si eres un enamorado de la historia es emplear la lista de los Reyes Godos. Desde Ataúlfo a Wamba pasando por Sisebuto, Chindasvinto o Recaredo, tu perro puede convertirse en el monarca de la casa. Lo bueno de los nombres tan largos es que se pueden acortar en la primera sílaba y nadie sabrá de tus inclinaciones por la pedagogía memorística. Por ejemplo, de Leovigildo, Leo y todos contentos.

Aunque, regresando a la cultura popular, es mucho más fácil que le hayas puesto a tu perro cualquier nombre sacado de Juego de Tronos. Según la web Rover.com, especializada en mascotas, el año pasado los nombres inspirados en la saga de novelas y la serie de HBO se incrementaron un 200%. Igual que Bella es el nombre más popular para las perritas, por tercer año consecutivo, gracias un efecto arrastre de la saga Crepúsculo.

La película infantil Frozen (El reino del hielo) ha pegado fuerte en cartelera y en la onomástica perruna, con hasta un 900% más de nombres sacados del filme. En cuanto a la ciencia ficción, Star Wars es un clásico de las pezuñas desde que Chewbacca pilotaba con Hans Solo el Halcón Milenario.

Otra curiosidad es la querencia por los nombres de las casas reales europeas o el mundo del deporte. Derek Jeeter, uno de los jugadores más famosos del equipo de béisbol de Nueva York, los Yankees, se retiró el año pasado, e inmediatamente, los bichos bautizados con su nombre también crecieron. Internet y la informática influyen asimismo a la hora de elegir un nombre para las mascotas. Según el estudio, nombres como Píxel o Google hace años que son comunes.

En cuanto a los más tradicionales, y por orden, las estrellas de 2014 han sido Max, Buddy, Charly, Jack, Cooper, Rocky, Toby, Tucker, Jake y Bear. La curiosidad de este ‘top ten’ es que todos los nombres son de humanos salvo Buddy y Bear. Y en cuanto a las féminas, Bella, Lucy, Daisy, Molly, Lola, Sophie, Sady, Maggie, Chloe y Bailey. La tendencia a la hora de poner nombres de niños a las mascotas ha aumentado de un 19% a un 21% con respecto a 2013.




No hay comentarios.: