¿Por qué la tapa de las lapiceras BIC tienen un agujero?

¿Por qué la tapa de las lapiceras BIC tienen un agujero? Respuesta: para que no te mueras ahogado.

En 2003, la Dirección General de Consumo de la Generalitat de Cataluña pidió al Ministerio de Sanidad y Consumo que obligase a los fabricantes de bolígrafos a poner un agujero en el tapón con el objetivo de evitar accidentes como aquél en el que falleció un niño de 10 años al tragar la tapa de un bolígrafo. BIC ya lo tenía y desmintió que fuera uno de sus bolis el que matara al niño.

Existe una norma de 1998 en la que se hace una “recomendación” a los fabricantes de bolígrafos “para que sus tapones dispongan de uno de estos dos sistemas de seguridad: el agujero o la lengüeta”.



De hecho todos los bolígrafos lo llevan o por lo menos deben llevarlo si no quieren someterse a amplísimas multas. En el caso de los bolígrafos BIC el agujero es bastante más grande, si alguien se lo introduce en la boca (como suele pasar, a mordisquearlo o jugar con el mientras estudia o lee) y por error lo succiona y se lo traga, el agujero permite que no se obstruya la vía respiratoria y asfixie al afectado.

Si coges un PILOT clásico que también ha sido líder en ventas y lo miras, seguro que vienes rápidamente y nos comentas: ¡No tiene agujero! Pero no es así, simplemente no está visible, aunque también cumple su función. Está justo debajo de la lengüeta que sirve para colocarlo en algún pliegue de la camiseta, en un bolsillo o en la carpeta. Justo debajo de donde pone PILOT (levanta la lengüeta y lo verás). Simplemente ese agujero pequeño permite que ofrecer una salida de aire en caso de que nos lo traguemos.

¿Y el agujero pequeño que hay en el cuerpo del bolígrafo?
Este agujero, aún más pequeño, también es una curiosidad de la que no todo el mundo tiene explicación. No obedece a razones de seguridad en caso de atragantamiento (tragarse esta parte del bolígrafo BIC es bastante más complicado, aunque no ponemos la mano en el fuego porque haya pasado). Este agujero cumple una razón funcional: equilibrar presiones.

Si no existiese ese pequeño agujero habría una diferencia de presiones entre la parte de dentro del cañón BIC y la parte de fuera. Como hay tinta dentro, al haber esa diferencia de presiones se produciría una fuga de tinta y nos ensuciaríamos mucho(alguna vez ha pasado y su origen puede deberse a que el agujero estaba obstruido).

Sin embargo no todos los bolígrafos o plumas tendrás este agujero, como en el caso de la tapa que hemos visto antes. Si no lo tiene, aunque se produzcan diferencia de presiones, el interior está preparado para evitar fugas en caso de que se salga la tinta de su cápsula, por lo que aunque veamos cómo se ha salido la tinta de su sitio no nos mancharemos.

Pero las curiosidades de los bolígrafos BIC no terminan ahí. ¿No has pensado nunca quién es el muñeco ese que parece que ha venido del espacio? ¡Una bola en lugar de cabeza! Pues la propia página oficial de BIC cuenta que simplemente es un diseño realizado por un niño. El muñeco se llama BIC Boy, con una bola en lugar de una cabeza y una pluma en la espalda (no, no es un arma..).

Como ya sabes de bolígrafos no solo vive la marca. Aparte de estos instrumentos de escritura también se pueden encontrar máquinas de afeitar desechables y encendedores  y hasta perfumes. Creemos que esta marca se ha ido a fabricar directamente cosas necesarias de la vida cotidiana y se ha dejado de experimentar o cometer riesgos.

Por último:  ¡mover la lapicera entre tus dedos mientras estudias forma parte de la procrastinación!




Comentarios