Páginas

viernes, 12 de junio de 2015

Antiguos trucos "pre-internet" que nos facilitan la vida en el hogar

Hay trucos para todo: para montar un mueble, para hacerte el nudo de la corbata sin ahorcarte, para cascar unos huevos con elegancia o incluso para preparar un cóctel como un profesional. Internet está ahí, siempre dispuesto a enseñarnos todo aquello que no se dignaron a explicarnos de pequeños aunque es más útil que los senos y cosenos de las clases de matemáticas.

Pero, ¿qué era de aquellos que tenían dudas cuando no existía la Red? Por suerte, los trucos caseros han existido desde que el mundo es mundo y había quien se preocupaba por darlos a conocer. Es el caso de Gallagher Group, una empresa británica que cerró y que, allá por las primeras décadas del siglo XX, dio un buen puñado de consejos en sus cajetillas que ahora tienen el aroma de lo ‘vintage’.

Cómo cocer huevos con la cáscara rota

No te preocupes, que aunque el huevo tenga la cáscara rota puedes cocerlo sin problemas. Para ello, los amigos británicos te proponen echar un poco de vinagre al agua y cocer con normalidad. El huevo del desayuno (no hay nada tan decadentemente ‘british’) te sabrá tan bien que no notarás la diferencia.

Cómo recoger cristales rotos

Un drama casero con mayúsculas, porque raro es el hogar donde nunca se haya roto un espejo, un vaso… Para recoger los cristales, el mejor remedio según nuestros amigos es un paño suave y húmedo, con el que atrapar todos los cristales sin necesidad de pincharnos. Eso sí, ten un poco de luces y no utilices la pashmina que te trajiste de Túnez en tus últimas vacaciones; usa un trapo viejo que luego puedas tirar con los cristales.

Cómo limpiar una botella

Si te da por reutilizar las botellas de cristal para pintarlas y decorar tu casa ahora que se ha puesto de moda el DIY (‘Do It Yourself’, ‘hazlo tú mismo’ o las manualidades de toda la vida de Dios) o para rellenarlas de cualquier líquido, he aquí el truco definitivo para limpiarlas por dentro. Llénalas de agua y arena y agítalas muy bien, como si fueran cocteleras. Tira la mezcla, aclara, deja secar y ya estarán como nuevas.

Cómo sacarse una espina de la mano

Doloroso, ¿verdad? Los amigos británicos sugieren algo muy sencillo: llena un vaso o un tarro pequeño de agua caliente vaso, casi hasta el borde. Presiona la parte de la mano afectada en los bordes. Según ellos mismos, “la succión tirará de la piel y el vapor sacará la espina en breve”.

Cómo hacer que una cerilla no se apague con el viento

Puede que aún tires de cerillas a la hora de cocinar y que, algún día que otro, la corriente te haga la vida imposible. La próxima vez, haz pequeñas raspaduras en la madera de la cerilla, como ves en la imagen. Así, cuando la enciendas, el fuego se propagará rápidamente ahí y tienes una llama mayor. ¿Se te puede apagar también? Sí, pero las posibilidades son menores.

Cómo apagar un fuego

Prepara una disolución de 450 gramos de sal y 225 gramos de cloruro de amonio en dos litros de agua. Reparte la mezcla en varias botellas y guárdalas. Cuando el fuego comience, arroja una o varias de estas botellas a las llamas y “probablemente” (el adverbio no es nuestro es suyo, así que quizá no se fíen mucho de su método) el fuego no se agrave.

Cómo hacer que los huevos duren más tiempo

Llena una caja de sal, entierra los huevos en ella y procura que no les de el aire por ningún sitio, para que la cáscara no se vea afectada. Mantenla en un lugar fresco y seco. Quizá prefieras segur metiéndolos en la nevera. Tú eliges.

Cómo llevar una jarra pesada

Nada de coger solo el asa. Para llevar una jarra pesada y no ir tirándolo todo, solo debes apoyar el pulgar en la parte donde se unen el borde y la asa. ¿A qué te apetece ahora llevar decenas y decenas de jarras por toda la casa solo para probar?

Cómo hacer más fino un corcho

Este truco te puede venir bien para reutilizar los corchos de las botellas. Si el tapón se niega a entrar, simplemente ponlo debajo de tu zapato y haz que ruede por el suelo, presionándolo ligeramente. Mucho mejor que ponerse a cortarlo con un cuchillo. Eso sí, límpialo un poco antes de utilizarlo, que al fin y al cabo lo has pisado.

Cómo detectar una fuga de gas con burbujas

Muy práctico para que todos seamos conscientes de los peligros de la casa. Si empieza a oler a gas y no tienes el foco de la fuga localizado, tienes una opción antes de salir corriendo: cubre la tubería con agua enjabonada. Del orificio empezarán a salir burbujas y tendrás localizada la fuga.



No hay comentarios.: