Páginas

miércoles, 24 de junio de 2015

El picaporte que se abre con la huella dactilar

El picaporte Ola utiliza la tecnología de detección de huella dactilar empleado en algunos smartphones como llave, de modo que basta con coger el picaporte y colocar el pulgar en el lector de huellas dactilares para desbloquear la cerradura y abrir la puerta, todo en menos de un segundo.

Según sus diseñadores este método de acceso sin llave es mucho más rápido que las cerraduras que se abren y cierran desde el teléfono móvil, ya que no es necesario sacar el teléfono ni conectarse a la cerradura para operarla. La otra ventaja es común al resto de cerraduras conectadas: hace innecesario llevar y utilizar llaves físicas, lo cual es especialmente cómodo en lugares más o menos transitados como oficinas.

Por lo demás se trata de una cerradura de huella dactilar convencional, con la ventaja de que no requiere instalaciones específicas y accesorias: todo el mecanismo se integra en un picaporte convencional, por lo que se puede instalar en cualquier puerta; tampoco es necesario cablear para la alimentación eléctrica y la configuración del picaporte. Toda la gestión —también añadir o quitar huellas autorizadas— se hace directamente contra el picaporte de forma inalámbrica, utilizando un ordenador o teléfono móvil.

La cerradura Ola utiliza cuatro pilas convencionales de tipo AA, con una duración calculada de unos dos años (más de 30 000 usos) y además dispone de otras 4 pilas de respaldo y de una entrada de alimentación USB para suministrar electricidad externa a la cerradura en caso de que ésta se haya quedado sin pilas.




No hay comentarios.: