Páginas

lunes, 17 de agosto de 2015

No, Windows no afectará tu uso de juegos pirateados

Ha sido una de las noticias de los últimos días. El análisis del Contrato de Servicios de Microsoft (EULA) que aceptamos al usar los servicios de Microsoft especifica que entre las medidas que asumimos están las que impedirían que utilizásemos "juegos falsificados o dispositivos periféricos con hardware no autorizado".

En la sección 7b de ese contrato aparece la mención específica a este tipo de actuación que haría que Microsoft actuase como una entidad que "vigila" la instalación de software pirata o de hardware no autorizado para evitar el uso de tales soluciones software y hardware por parte de los usuarios. Ha habido cierto revuelo -las críticas le siguen llegando- causado por el descubrimiento de una cláusula que en realidad ya era aplicada por la empresa de Redmond desde hace años en sus consolas.

Para empezar es necesario aclarar que éste acuerdo del que tanto se ha hablado no se refiere a Windows 10, sino a los servicios de Microsoft. El nuevo sistema operativo tiene sus propios términos de licencia y como explicaban en el debate sobre el tema en Reddit, ni siquiera hay mención de Windows 10 como tal en ese Contrato de Servicios que tanta polémica parece haber generado.

Microsoft quiere evitar la piratería hardware y software... como siempre
La lucha de Microsoft contra la piratería del software y del hardware no es nueva, y de hecho trató de impulsar su iniciativa Windows Live Games que aprovechaba mecanismos DRM para evitar el uso de juegos falsificados. La cosa parecía haber cambiado tras abandonar ese programa y dar soporte a Steam, la plataforma de distribución de juegos para Windows más popular del mercado. Microsoft también había luchado contra el hardware modificado en esa particular batalla contra las Xbox y Xbox 360 pirateadas que se enfrentaban a baneos de Xbox Live.

La prestación de los servicios de Microsoft (actualizaciones de seguridad, posibilidad de jugar online) podría ser aparentemente vetada a los usuarios cuyos sistemas estuvieran "infectados" por este tipo de situaciones. Jugar con copias falsificadas podría por lo tanto suponer la imposibilidad de jugar online con otros usuarios en las redes oficiales de Microsoft, y lo mismo ocurriría, como ha ocurrido hasta ahora, al tratar de utilizar consolas modificadas para jugar online con copias de videojuegos.

Ese apartado del Contrato de Servicios parece estar en línea con ese tipo de actuaciones que tratarían de impedir el uso del software falsificado o hardware modificado, y parece lógico que Microsoft trate de evitar esas situaciones. Sin embargo la unificación de Windows 10 y su carácter "universal" hace que estos nuevos términos de uso necesiten clarificarse en detalle para cada plataforma. 



No hay comentarios.: