Páginas

viernes, 25 de septiembre de 2015

Dio el Si, en el altar, y ¡marchó preso!

Ambos se aceptaron como marido y mujer y se comprometieron a estar juntos, en las buenas y las malas en un emocionante acto en Montevideo, Uruguay. Pero a la pareja los malos momentos le llegaron demasiado rápido. Tan rápido que tras dar el "Sí", el novio tuvo que responder ante dos oficiales de la Policía.


"¿Usted es el dueño del Fiat rojo que está estacionado en la calle Misiones?", preguntó un agente. "Sí, ¿qué pasó?", dijo el recién casado. "Acompáñeme", le respondió un uniformado.

Una vez frente al auto se encontró con un hombre furioso que aseguraba ser el propietario del Spazio rojo. El reclamante trabaja para una distribuidora de bebidas. Venía haciendo el reparto cuando divisó un coche con las mismas roturas que uno que le habían robado un mes y medio atrás.

"Me lo robaron hace un mes y medio". No lo había asegurado cuando se lo robaron.

El recién casado aseguró que tenía ese auto desde hacía cuatro años y que lo llevó a un taller para hacerle varios arreglos.

Los dos hombres comenzaron a exhibir documentos con la intención de probar su propiedad sobre el vehículo. Nada convencía a los policías, que no podían creer lo que pasaba.

El reclamante mostraba fotos de su celular donde se veía un Spazio de otro color con los mismos equipos de audio y con problemas de chapa similares a los que mostraba el Fiat rojo.

Finalmente, el recién casado propuso dejar el coche donde estaba y arreglar el asunto en otro momento. "Tengo gente en mi casa que me está esperando", adujo el novio.

"¿Cómo?", preguntó un policía que lucía galones de oficial sobre los hombros. "Vamos todos a la Seccional", ordenó.

Mientras tanto, la novia, con su ramo de flores en la mano, y la familia de los contrayentes presenciaban la escena en la vereda.
La jueza ordenó a la Policía que dejara en libertad a ambos detenidos porque carecían de antecedentes penales y ambos tenían documentación del auto en cuestión. La magistrada ordenó que se efectuaran pericias al auto.

Los policías sospechan que el número de chasis o el del motor del Fiat pudieron haber sido fraguados. También se presume que el recién casado pudo ser víctima de un engaño.




No hay comentarios.: