Páginas

lunes, 12 de octubre de 2015

Como eran varios, y eran barbudos, los denunciaron porque creían que eran del estado islámico.

Suecia: reunión internacional de barbudos es interrumpida por la policía, debido a una llamada que reportaba una supuesta acción de Estado Islámico.

La policía antiterrorista sueca intervino luego de recibir una llamada alertando sobre la presencia de un montón de barbudos que habían izado una bandera negra en las ruinas de un solitario castillo en la zona de Braehus.

Al llegar al lugar, los agentes no se toparon con un foco de EI, sino con una reunión de una organización internacional que nuclea a sujetos de grandes barbas.

El capítulo sueco de los "Bearded Villains" se reunió el sábado para una sesión de fotos en el mencionado castillo, y los miembros posaron muy satisfechos, luciendo sus luengas barbas y portando la bandera de la organización, cuyos colores son semejantes a la de los de los terroristas islámicos.

Y si bien el grupo podía resultar amenazante visto de lejos, bastaba acercarse un poco para comprobar que se trataba de un alegre encuentro de camaradas vestidos con formalidad y cuya actitud era festiva y no beligerante.

Andreas Fransson, miembro de la ya nombrada agrupación de barbudos y fundador de Ratemybeard.se, escribió en Facebook que el encuentro con los oficiales "fue algo completamente fuera de nuestro programa".

El hombre explicó que el grupo suele reunirse de forma mensual, y que el pasado fin de semana había hecho un encuentro especial, ya que acababan de recibir la bandera de marras. Tal pabellón luce espadas cruzadas blancas sobre un fondo negro, y va pasando de un país a otro.

"Ayer nos estábamos fotografiando con nuestra bandera cuando dos policías se presentaron, diciendo que habían recibido una llamada de alguien que desde la ruta había visto a unos 30 terroristas ondeando una bandera de EI", relató Fransson en declaraciones recogidas por The Independent.

"De inmediato se dieron cuenta de que éramos cualquier cosa menos terroristas. Estábamos en el medio de la nada, abrazándonos y divirtiéndonos", contó en la red social, agregando que una vez estuvo todo aclarado, policías y barbudos se tomaron el asunto con humor y rieron de buena gana.

John Ekeblad, co-líder del grupo sueco, dijo al diario local Metro que, mientras se reían sobre el incidente en el momento, quedaron de manifiesto los prejuicios que existen contra los hombres barbados.

"Uno de los fundamentos de nuestra hermandad dice que no se debe emitir juicio sobre algo antes de conocer bien los hechos. Lo mismo debería aplicarse a las barbas. No pasa día sin que alguien nos trate de terroristas", aseguró Ekeblad.

El movimiento "Bearded Villains" fue creado el año pasado, y ha sumado Adeptos en varios países

EKeblad reconoce que el diseño de la bandera, visto a la distancia, podría asemejarse a la usada por Estado Islámico. Pese a ello, le parece muy extraño que alguien sea capaz de confundir a su club con un grupo de terroristas. "Fue algo muy irreal", dijo.



No hay comentarios.: