Páginas

lunes, 30 de noviembre de 2015

Georges Méliès el precursor del cine como espectáculo.

Los jardines de Alderdi Eder en San Sebastián, España, acogen una exposición sobre un nombre fundamental en la historia del cine, Georges Méliès. Titultada Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900, la muestra propone un viaje en el tiempo, justamente a los años en que el cine se convirtió en un espectáculo popular. Algo que sucedió gracias la figura este este director francés, pionero en la industria del séptimo arte.

La exposición pretende trasladar al visitante a una feria del año 1900, con sus barracas y su ambiente de fiesta. Fue, ahí, en ese entorno donde el cine tomó forma como espectáculo: con diversión y muchas emociones. Y, en gran medida, eso fue gracias a un hombre, Georges Méliès, que supo entender qué quería la gente y cómo hacerla soñar y distraerse. Sus películas marcaron el camino que siguieron los primeros directores en Europa y Estados Unidos.

Los diferentes espacios y recursos expositivos descubren cómo era el mundo y el ocio en 1900, así como las claves para entender la importancia de Georges Méliès.

El proyecto, que incluye fotografías, carteles, las películas del director y audiovisuales se realiza en un nuevo formato desplegable en el que la Fundación Bancaria "la Caixa" empezó a trabajar ya hace unos años. Se trata de dos unidades desmontables que, una vez instaladas, permiten disponer de un espacio expositivo de 200 m2.

La exposición, que dio comienzo a su tránsito por España el pasado mes de octubre en Málaga y ha continuado luego en varias ciudades, devuelve al espectador al ambiente de las barracas de feria en las que el Méliès hizo del cinematógrafo, el invento de los hermanos Lumière, un espectáculo para las clases populares.

Ya anciano, y después de una trayectoria llena de altibajos, Méliès recibió en 1931 la Legión de Honor, máxima condecoración francesa, de manos de Louis Lumière, quien dejó una frase para la historia. "Yo he inventado el cinematógrafo, pero usted ha inventado el espectáculo cinematográfico", le reconoció Lumière a Méliès.
Escena de "La invención de Hugo Cabret"
La carrera de éste comenzó a los 27 años, cuando gracias a una herencia familiar compró un pequeño teatro de París (el Robert Houdin) en el que empezó a hacer espectáculos con trucos. Cuando conoció el invento de los hermanos Lumière entendió rápidamente su potencial. Pronto construyó su propio estudio, con las paredes translúcidas para aprovechar la luz natural, donde rodó las fantasías que lo hicieron famoso. Martin Scorsese lo evocó (encarnado por Ben Kingsley) en su película La invención de Hugo Cabret.



No hay comentarios.: