Páginas

domingo, 20 de diciembre de 2015

¿Quieres salvar el medio ambiente?: Cambia la lechuga por el bacon.

Hay muchas razones para adoptar una dieta vegetariana. Algunos lo hacen por salud, otros como respuesta a la crueldad animal y, cada vez más, hay quienes lo hacen para cuidar el medio ambiente.

Sin embargo, un nuevo estudio pone en cuestión este último motivo con resultados que podrían sorprender a más de uno. Veamos de qué se trata.

La huella carnívoraEs sabido que la cría de ganado tiene un gran impacto sobre las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. De hecho, se calcula que hasta un 51 % de las emisiones responden a este tipo de actividades.

Esto último ha llevado a que muchas celebridades e incluso autoridades defiendan, no necesariamente una dieta vegetariana, pero sí una reducción en el consumo de carne para así intentar detener el avance del cambio climático.

La huella vegetariana
El estudio realizado por la Universidad Carnegie Mellon no descarta esta posibilidad, pero sí presenta resultados que nos hacen mirar a esta propuesta de forma más crítica, a la espera de más estudios que la confirmen o descarten.

Los investigadores analizaron cuál sería el efecto sobre el medio ambiente si los estadounidenses cambiaran a una de tres dietas potenciales. Uno de estos escenarios contempla qué sucedería si se pasara a una dieta sin carne y conformada únicamente por comidas recomendadas por organismos gubernamentales como «saludables».

El resultado no fue el esperado. En lugar de reducir el impacto sobre nuestro planeta, los expertos concluyeron que se lo aumentaría. Específicamente, los resultados obtenidos fueron un aumento del 43 % en el uso de energía, del 16 % en el uso de agua y del 6 % en las emisiones producidas. La producción de lechuga, concluyeron, emite 3 veces más gases invernadero que la de tocino.

En las palabras de Michelle Tom, coautora del estudio: «lo que es bueno para la salud no siempre es lo mejor para el medio ambiente». Ahora bien, este estudio tampoco implica que haya que dejar de lado la idea de reducir el consumo de carnes, es simplemente un paso más para entender algo tan complejo como nuestro impacto sobre la salud del planeta.



No hay comentarios.: