Páginas

jueves, 10 de diciembre de 2015

Uruguay es un buen destino para "drogarse", "tomar vino" y "encontrar tesoros"...

Traveller es una revista estadounidense sobre viajes y turismo, propiedad de la poderosa Condé Nast, editorial que también publica los magazines Vogue, Vanity Fair, Wire y The New Yorker.

En su última edición, Traveller incluye una lista de "10 cosas asombrosas para hacer en Uruguay", tiempo después de lo que fue su portada de hace varias semanas, en la que indica que las playas de nuestro país son un "lujo natural".


La revista hace una breve guía de "cómo pasarla genial en Uruguay, desde drogarse y desnudarse en la playa, hasta viajar al medio de la nada para explorar un frigorífico abandonado".

Las 10 cosas "asombrosas" que se pueden hacer en Uruguay

  • Alquilar una casa en la playa y correr olas: Para ello se recomienda instalarse en el "adorable y extravagante" balneario rochense de La Pedrera y tomar clases de Surf.
  • Drogarse: La revista señala que aún no se puede comprar marihuana producido por el gobierno, pero que desde 2013, cuando "el presidente Pepe Mujica anunció la nacionalización de la industria del cannabis" hasta la actualidad, se puede acudir a uno de los 3.000 cultivadores registrados.
  • Relajarse en el campo: La ciudad recomendada para esta actividad es Colonia del Sacramento, "uno de los pueblos coloniales mejor preservados de Sudamérica". Se invita al lector a visitar la Casa de los Limoneros, donde "un verdadero oasis" fue creado por sus dueños.
  • Broncearse todo el cuerpo: Para esto se puede acudir a alguna de las "playas desiertas" que abundan en las costas o dirigirse a la playa Chihuaua en Punta del Este, para "compartir tus secretos".
  • Encontrar tesoros: Para ello hay que acudir a la posada Casa Zinc de Aaron Hojman, en La Barra. Peter Browne, el periodista que escribió la nota, dice que la última vez que estuvo en el lugar, encontró "un retrato de 1929 de un gaucho con magníficos bigotes".
  • Asombrarse con rarezas oceánicas: También en La Barra se encuentra el Museo del Mar. El lugar está lleno "hasta el techo" de esqueletos marinos, corales, latas, viejas fotos... y un perro embalsamado. "A los niños les va a encantar", aseguran desde Traveller.
  • Visitar un pueblo rural: Se trata de Garzón, la localidad que el chef argentino Francis Mallman "transformó" con su hotel y restaurante. También se señala a la casa del coleccionista de arte británico Martin Summer como "la más linda" del lugar. Además se informa sobre el vino y aceite de oliva de la Bodega Garzón, en donde también se pueden realizar "safaris en globo".
  • Tomar vino: "Uruguay produce unos vinos sensacionales", señala el periodista, que destaca al Tannat de bodegas ubicadas en Colonia, Montevideo y Punta del Este.
  • Visitar el frigorífico Anglo: Declarado patrimonio histórico por la UNESCO hace pocos meses, el edificio ubicado en Fray Bentos ya fue visitado por la revista Traveller. "Hoy, Barrio Anglo es un pueblo fantasma y abandonado; junto a los mataderos vacíos y la fábrica hay un hospital, una escuela, clubes sociales y deportivos, y las casas donde vivieron alguna vez los trabajadores", cuenta.
  • Cabalgar con gauchos: La estancia "encantadoramente rústica" El Charabón es la recomendación de Traveller para esta actividad. "Arrea el ganado con el gaucho Fernando y sus hijos, mientras los perros persiguen liebres y mulitas", cuenta Browne.


No hay comentarios.: