lunes, 16 de febrero de 2015

Atrapado por el "lado gordo" de la Fuerza, y otras imágenes divertidas







¿Por qué no está el cartel de Hollywood en Google Maps?

Dicen que se ve al sobrevolar el aeropuerto de Los Angeles. Se trata de uno de los símbolos más reconocibles de todo el planeta: todo un monumento a la industria del cine al que, sin embargo, es difícil acceder. Hablamos del famoso cartel de Hollywood, al que Google no quiere que llegues orientándote por medios virtuales.

Situadas en el Monte Lee, los nueve caracteres que dominan la Meca del cine son motivo de orgullo y preocupación, a partes iguales, para los vecinos que viven bajo el legendario letrero instalado a comienzos de los años 20.

El cartel es todo un imán para ejércitos de turistas que convirtieron hace años la zona en una constante romería. ¿El objetivo? Conseguir las mejores fotos de las letras blancas de más de 13 metros de altura que coronan la ciudad y acercarse lo máximo posible al letrero.

Para evitar la llegada de las hordas que ocupan las plazas de aparcamiento de las calles más cercanas a la colina y convierten las empinadas y tranquilas cuestas de la zona en un ir y venir constante, los vecinos siempre han llevado a cabo tretas que lograban despistar y alejar a los turistas.

Así, pintar los bordillos para que los visitantes pensaran que el aparcamiento está prohibido en la zona, instalar señales falsas para marear a los turistas o instalar directamente amenazantes carteles como este “Tourists Go Away” eran hasta hace no muchos años las prácticas habituales llevadas a cabo por los residentes de la zona para evitar la aglomeración que el dichoso cartel llevaba hasta sus tranquilas calles.

Sin embargo, la tecnología acabó con la efectividad de estas trampas artesanales para turistas. Los GPS y las consultas a Google Maps podían llevar a los turistas hasta la zona del cartel de Hollywood, llenando el área de incómodos visitantes. Sin embargo, utilizar el popular “Cómo llegar” de Google con el cartel ‘hollywoodense’ no sirve absolutamente de nada (a menos que sepas volar):


Antes de continuar con el misterio de Google, es necesario explicar cuál es la situación exacta del dichoso cartel. El acceso no es sencillo, y en realidad hacerse un ‘selfie’ bajo sus blancas letras es imposible. Esta suerte de monumento se encuentra vallada y vigilada con cámaras. A sus pies está la ladera de la colina y no hay forma de acceder: para hacerse una foto con el cartel hay que seleccionar alguno de los puntos de la ciudad desde los que mejor se ve este objeto de deseo para los turistas más cinéfilos.

6 aplicaciones para saber desde que número oculto te llaman

Número oculto. Es la segunda vez que lees ese mensaje en la pantalla de tu teléfono inteligente, mientras vibra con insistencia, y sospechas que no va ser la última. "Es spam, seguro", piensas.

¿Pero y si no lo fuera? ¿Si de verdad fuera urgente? ¿O, cuanto menos, te interesara responder?

Muchas de las llamadas cuyo número de origen no pueden identificar nuestrossmartphones provienen de compañías de telemercadeo, empresas que pretenden vender productos que no habíamos pedido y, probablemente, no queramos.

También pueden ser llamadas corporativas que parecen proveniente del extranjero.

Aunque podrían ser de alguien cuyo número telefónico no se tenga guardado en la agenda.

Así que, "por si acaso", terminas contestando. Y resulta ser spam.

Para que eso no te pase, podrías descargar alguna de las aplicaciones para identificar números ocultos o desconocidos que existen en el mercado.

1. TrapCall

Esta aplicación está disponible tanto para el sistema operativo de Apple como para Android.

La desarrolló TelTech, una compañía de Nueva Jersey, Estados Unidos, y aunque descargar la aplicación es gratuito hay que pagar por el servicio de identificar llamadas; suele costar unos US$5 al mes.

Funciona de la siguiente manera: cuando se recibe una llamada de un número oculto, se puede rechazar pulsando el botón de bloqueo dos veces. Al instante la aplicación envía un mensaje de texto con el teléfono en cuestión. Y también informará de si el número está vinculado a una dirección particular.

Además, ofrece la opción de incluir los números no deseados en una lista negra.

"No está pensado para espías ni para los fanáticos de la tecnología", dijo el presidente de TelTech, Meir Cohen, al lanzar la aplicación. "Todo el mundo odia recibir llamadas de número ocultos. Todos quieren saber quién está llamando y tener la opción de contestar o no".

Su creadora, la empresa sueca True Software Scandinavia AB, asegura que la aplicación, a la que describe como comunidad, tiene más de 85 millones de usuarios en todo el mundo.

Además de para iOS y Android, está disponible de forma gratuita para BlackBerry OS y Windows Phone, entre otros. Y también se puede acceder al servicio a través de su página web.

Funciona en relación a una base de datos de millones de números telefónicos previamente identificados. Después de reconocerlos, permite bloquearlos para evitar futuras llamadas indeseadas.

También facilita más información encontrada en internet y relacionada con quien llama, como fotografías o valoraciones.

Esta aplicación gratuita fue ideada por el español Iñaki Berenguer, quien en 2013 fundó la start up Klink. Y recientemente la compró la compañía británica ThinkingPhones.

Sirve para identificar números desconocidos y sus desarrolladores aseguran que puede revelar más de 600 millones de números.

Lo que hace es automatizar y agilizar una búsqueda que cualquier usuario podría hacer, pero que le llevaría tiempo.

Cualquiera podría buscar un número de teléfono en internet y seguramente encontraría un nombre vinculado a ese nombre. Con el nombre, se podría buscar más información en Facebook, en LinkedIn, o en Wikipedia. Contactive lo hace en cuestión de segundos.

Para ello tira de bases de datos existentes en internet, pero también de redes sociales como Facebook, Twitter, LinkedIn o sistemas de mensajería como WhatsApp.

Oscar 2015: Sin sorpresas y sin grandes expectativas

El próximo domingo se entregan los Oscar. Salvo un par de rubros, todo el mundo sabe quiénes van a ganar y quiénes a perder, con lo que la expectativa es mínima.

Hay un decente promedio de calidad en las candidaturas (ninguna obra maestra), y hay más independencia que industria, lo cual puede ser un síntoma de cómo está la industria: no en vano una de las películas más taquilleras del año, la cuarta entrega de la saga Transformers, no figura entre los Oscar pero en cambio es candidata a unos cuantos Razzies. A nivel estrictamente creativo, lo que ha salido en 2014 de los grandes estudios es lo peor en cuarenta y cinco años, y hasta los integrantes de la Academia, que no son especialmente listos, parecen haberse dado cuenta.

Hay cosas que se repiten todos los años pero que resulta inevitable reiterar. Una de ellas es un elogio al Oscar: debe ser el premio más honesto del planeta. El jurado de un festival de cine está integrado por tres, cinco o siete personas que se ven obligadas a negociar. El Oscar lo otorgan unas seis mil personas que eligen por voto secreto, y los controles de esa votación son bastante rigurosos. Básicamente, esa gente vota lo que quiere, y no hay forma de saber cómo lo hizo.

Criterios.
No quiere decir, por supuesto, que no sea influenciable. Las grandes empresas organizan verdaderas campañas publicitarias (como si se tratara de una elección presidencial), y seis mil personas, aunque pertenezcan a la industria y presuntamente sepan de cine más que otros, lo que además no siempre es cierto, no son realmente un jurado, sino público cinematográfico que responde a los mismos estímulos que mucho otro público. El ruido en torno a una película, la simpatía o antipatía que despiertan un actor o un director, en alguna medida no demasiado importante la opinión crítica, son todos elementos que influyen en cada voto individual.

Las transformaciones de la tecnología y las variantes en la forma de difusión del cine son empero elementos a tener en cuenta. En los años cuarenta o cincuenta había que apostar noventa a diez a favor de películas de gran público: eran las que todo el mundo había visto, y por lo tanto las que contaban con más posibilidades de que más académicos las incluyeran en las boletas de votación. Eso no ocurre hoy, cuando la difusión de los multiplex y de las tecnologías de consumo hogareño ha permitido que, junto con el estreno masivo, haya películas con un perfil más elitista o independiente que llegan a ser vistas y apreciadas por más académicos.

Esta larga introducción sirve para entender lo que es candidato y lo que no este año. El elemento más obvio es que la "gran industria" ha quedado fuera de las candidaturas. Los "blockbusters" taquilleros como Interestelar o El Hobbit (mejor no hablemos de Transformers 4, que es especialmente horrible) fueron totalmente ignorados en las nominaciones principales, debiendo conformarse con menciones en los rubros técnicos. Casi todas las películas que figuran en el listado de los ocho títulos a mejor film caben en lo que podría denominarse "cine semiindependiente", no necesariamente el cine arte de alta gama que los intelectuales aman y el público detesta, pero sí el equivalente a lo que en literatura sería el "best seller de calidad" (El nombre de la rosa de Umberto Eco, no El código Da Vinci de Dan Brown), o lo que el viejo anarco Dwight McDonald definía como "arte midcult", algo así como "arte de clase media", a mitad de camino entre lo estrictamente elitista y el producto de gran público promovido por los mass media.

La pregunta que no tiene respuesta: ¿WTF?







Consejos para guardar y hacer durar los alimentos

Azúcar morena

Guarda estos cristales dulces con “amigos” para evitar que se pongan duros. Pon el azúcar en un recipiente hermético de plástico junto con un alimento que contenga humedad, como malvaviscos, una rebanada de pan o unas rodajas de manzana. Así se mantendrá suave y con sabor.

Harina 

Mantén fría la de trigo integral. El alto contenido de aceite del germen de trigo puede hacer que la harina se ponga rancia si se mantiene mucho tiempo en la despensa. Si no la usas a menudo, guárdala en un recipiente hermético en el refrigerador, donde puede durar hasta seis meses. Huélela para comprobar su frescura: no debe tener casi ningún olor. Deséchala si huele mal o mucho. La harina blanca puede durar cerca de un año en la despensa en un recipiente hermético.

Jarabe puro de arce (maple) 

Una vez abierto el frasco, mételo al congelador para preservar el jarabe si lo usas poco; como es muy rico en azúcar, no se hará hielo. Sin abrir, debe durar indefinidamente en la despensa; una vez abierto, durará hasta un año en el refrigerador.

Mantequilla

Puedes congelar las barras que no vayas a usar pronto. Así evitarás que se arrancien o se impregnen del olor de otros alimentos. En el refri-gerador, la mantequilla sin abrir debe durar unos cuatro meses, y en el congelador, cerca de un año. Deja las barras en su envoltorio original, y mételas en dos bolsas de plástico antes de congelarlas. Una señal de que necesitas congelar la mantequilla es que esté más clara por dentro que por fuera. Eso indica que se está oxidando porque lleva mucho tiempo guardada y ya no está fresca; el color debe ser uniforme.
Salsa de soya

Revisa el color. Cuando está fresca, esta salsa es de un tono café rojizo; si está muy oscura, lo más probable es que esté oxidada. La salsa de soya no necesita mantenerse fría, pero la refrigeración ayuda a que conserve todo su sabor hasta por dos años.

Miel 

Haz que la miel cristalizada vuelva a ser líquida poniendo a calentar el frasco en baño María o en una sartén con agua a fuego medio; con una cuchara limpia de madera, revuelve los cristales hasta que se hayan disuelto. No guardes la miel en el refrigerador, ya que el frío puede cristalizarla nuevamente. La miel puede durar de manera indefinida, incluso una vez abierto el recipiente (en tumbas del antiguo Egipto se han descubierto tarros con miel aún conservada) porque ciertas enzimas presentes en el estómago de las abejas crean subproductos que combaten y mantienen a raya las bacterias.

15 razones para alegrarse de vivir en esta época

Actualmente, en un planeta tan agobiado por la crisis económica, afligido por la pobreza, las enfermedades y los conflictos armados, las palabras de Matt Ridley constituyen una afrenta y una provocación en algunos círculos. Los críticos de Ridley lo han tachado de ser un “negacionista” y un “cínico”, y lo han acusado de “manipular la verdad” por sus opiniones acerca del cambio climático y el mercado libre.

Con todo, Ridley, de 54 años y cuyo libro más reciente se titula El optimista racional, se mantiene en su opinión. “No es una locura creer en un futuro feliz para la gente y para el planeta”, dice. Este hombre ha sido corresponsal de prensa, zoólogo, economista y financiero, y defiende su concepción de la vida color de rosa. “Las personas creen que estoy chiflado por afirmar que el mundo seguirá mejorando, pero no puedo evitarlo”, añade.

  • 1. Estamos mejor actualmente En comparación con hace 50 años, cuando yo tenía cuatro, el ser humano ahora gana casi tres veces más dinero (en promedio y con ajuste por inflación), ingiere tres veces más calorías, ve morir menos hijos (dos tercios menos) y tiene una esperanza de vida 33% mayor. De hecho, es difícil encontrar una región del planeta que esté peor ahora que entonces, a pesar de que la población mundial ha aumentado más del doble durante ese período.
  • 2. La vida urbana es benéfica Los habitantes de las ciudades ocupan menos espacio, consumen menos energía y tienen menos impacto en los ecosistemas naturales que la gente del campo. Las ciudades del mundo hoy albergan a más de la mitad de la población humana, pero ocupan menos del 3% de la superficie terrestre. El crecimiento urbano tal vez repugne a los ambientalistas, pero vivir en el campo no es la mejor forma de cuidar la Tierra. Lo mejor que podemos hacer por el planeta es construir más rascacielos.
  • 3. La pobreza se está abatiendo Los ricos se vuelven más ricos, pero a los pobres les va aún mejor. Entre 1980 y 2000, los pobres duplicaron su consumo. Los chinos son 10 veces más ricos y viven unos 25 años más que hace medio siglo. Los nigerianos son dos veces más ricos y viven nueve años más. El porcentaje de la población mundial que vive en pobreza extrema ha descendido en más de la mitad. La ONU calcula que la pobreza se redujo más en los últimos 50 años que en los 500 anteriores.
  • 4. Las cosas básicas cuestan menos Una razón de que hoy seamos más ricos, sanos, altos, inteligentes, longevos y libres que nunca es que las cuatro necesidades humanas básicas (comida, ropa, vivienda y combustibles) se han vuelto considerablemente más baratas. Un ejemplo: en 1800, una vela que proporcionaba una hora de iluminación costaba seis horas de trabajo; en la década de 1880, pagar la misma luz de una lámpara de querosén requería 15 minutos de trabajo, y en 1950, ocho segundos. En estos términos, vivimos 43.200 veces mejor ahora que en 1800.
  • 5. Comprar fomenta la innovación A pesar de que muchas personas todavía viven en la pobreza extrema, la generación actual tiene acceso a una mayor cantidad de calorías, vatios, caballos de fuerza, megahertzios, gigabytes, metros cuadrados, millas de vuelo, alimentos por hectárea, kilómetros por litro de combustible y, desde luego, dinero que cualquier generación anterior. Y esto continuará mientras usemos todas estas cosas para producir otras. Cuanto más nos especialicemos e intercambiemos, mejor será nuestra vida.
  • 6. El comercio global enriquece la vida A las 9 de la mañana ya me he afeitado con una máquina estadounidense; desayunado pan de trigo francés untado de manteca neozelandesa y mermelada española; bebido té de Sri Lanka; vestido con ropa de algodón de la India y lana australiana; puesto zapatos de piel china y caucho de Malasia y leído un diario impreso en papel finlandés con tinta china. He consumido fracciones minúsculas del trabajo productivo de cientos de personas: esto es la magia del comercio y la especialización. La autosuficiencia equivale a pobreza.
  • 7. Más producción agrícola = zonas de bosque recuperadas Si bien la población mundial ha crecido más de cuatro veces desde 1900, otras cosas han aumentado también: las zonas de cultivo en 30%, y las cosechas, en 600%. Al mismo tiempo, más de 800.000 millones de hectáreas de bosque tropical “secundario” están volviendo a crecer porque los campesinos las abandonaron para irse a las ciudades y ya son ricas en biodiversidad otra vez. De hecho, haré un pronóstico audaz: el mundo se alimentará cada vez mejor a lo largo de este siglo sin tener que cultivar nuevas tierras.

Tu fatiga permanente puede deberse a algún problema de salud

Me sentía agobiada de debilidad”, recuerda Leslie Pitcher. Era un síntoma raro en esta madre soltera de Blackpool, Inglaterra, que a sus 41 años estaba saludable y en forma. En 2010 acudió varias veces al médico, pero él no observó signos de que padeciera ninguna enfermedad. Luego empezó a tener otras molestias: rigidez en las articulaciones, aumento de peso y una emotividad exagerada. “El problema básico era una constante falta de energía”, dice.

La doctora Rupal Shah, médica general de Londres, afirma que la fatiga es uno de los trastornos más comunes de sus pacientes. Por eso, si sentís un cansancio inexplicable, no lo pases por alto. “La mayoría de las veces la fatiga tiene relación con el estado de ánimo y el sinfín de pequeñas presiones de la vida pero el médico puede descartar alguna causa seria”, explica Shah. “El solo hecho de saber que se goza de buena salud puede ser tranquilizador, y si hay una afección subyacente, cuanto antes se trate, mejor”.

Hipotiroidismo
En enero de 2012 a Leslie se le agotó la paciencia. Volvió al médico y le exigió hacer algo. Él le pidió un análisis sanguíneo completo, el cual reveló que Leslie padecía hipotiroidismo, un trastorno en el que la tiroides, glándula de secreción interna situada en el cuello, produce tiroxina en cantidad insuficiente para regular el ritmo cardíaco, la presión arterial y la temperatura corporal, y para convertir el alimento en energía, lo que causa una profunda debilidad.

Leslie no tardó en empezar a tomar medicamentos para la tiroides y ahora mantiene un peso estable, ya no tiene rigidez articular y la fatiga constante es cosa del pasado.

“Si sufrís un cansancio que persiste más de una semana y tenés además otros síntomas, como aumento de peso, estreñimiento y metabolismo lento (un aletargamiento general), pedí al médico que te haga un perfil de función tiroidea”, aconseja la doctora Kristien Boelaert, endocrinóloga de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido. “La fatiga es el síntoma más común de hipotiroidismo, que sin tratamiento no hace más que empeorar”.

Insuficiencia cardíaca
“En la primavera de 2012, cuando tenía 41 años, empecé a sentirme rendido. Solo quería estar acostado”, dice Kjell Mathiassen, administrador de un hospital en Sandnes, Noruega. No lo podía creer. Siempre había sido deportista y le gustaba mantenerse activo en compañía de sus dos hijos, pero de repente apenas podía levantarse del sofá para sacar a pasear al perro. Cuando acudió al médico, él le aconsejó relajarse, tomar la vida con más calma. No le mandó a hacer análisis de sangre. Todo el verano su fatiga fue en aumento y luego empezó a subir de peso y a sofocarse al realizar esfuerzos físicos.

“Estaba harto y frustrado”, dice. “En septiembre de ese año fui al hospital y me hice un análisis sanguíneo completo”. Este análisis y una tomografía posterior revelaron que padecía una grave afección cardíaca. “Estaba destrozado”, recuerda. Le dijeron que tenía el corazón agrandado (señal de un esfuerzo excesivo del órgano) y que funcionaba apenas al 13% de su capacidad. Esa era la causa de la fatiga.

Le recetaron fármacos y al cabo de dos meses su corazón ya funcionaba al 50%, un grado aceptable, y no había razón para que no pudiera llevar una vida normal.

“La fatiga es un síntoma distintivo de la insuficiencia cardíaca”, señala Kenneth Dickstein, profesor de medicina en la Universidad de Bergen, Noruega, y fundador del sitio web internacional www.heartfailurematters.org. “Los pacientes suelen llamar fatiga a su incapacidad para realizar tareas normales o a su intolerancia al ejercicio. Esos síntomas pueden llevar a un diagnóstico de insuficiencia cardíaca, así que es esencial hacerse pruebas para confirmarlo”.

Kjell ha vuelto a llevar una vida plena. “Esto me enseñó lo importante que es hacer caso a los trastornos de salud”, dice. “No estoy preparado para dejar a mi familia todavía”.

Síndrome de fatiga crónica
Sabine Badge, mujer de 52 años que dirigía un jardín de niños en Hattingen, Alemania, tenía fuerzas de sobra para interesar a sus jóvenes alumnos en aprender; sin embargo, en el otoño de 2002 empezó a sufrir un dolor muscular inexplicable y una fatiga extrema. “De pronto me sentía exhausta sin ninguna razón”, cuenta. “A veces también tenía síntomas parecidos a los de la gripe”.
Pasó más de un año acudiendo a distintos médicos y sometiéndose a diversas pruebas, entre ellas análisis completos de sangre y orina, de función tiroidea y de diagnóstico de la enfermedad de Lyme, con lo que se descartaron varios padecimientos posibles, hasta que a finales de 2003 le diagnosticaron el síndrome de fatiga crónica (SFC).

“El SFC es muy difícil de diagnosticar porque no disponemos de un examen específico para ello y los enfermos presentan síntomas muy diversos”, dice Carmen Scheibenbogen, profesora de inmunología y vicepresidenta del Instituto de Inmunología Médica del Hospital Charité, en Berlín.

Sabine, por ejemplo, también padece fibromialgia e hipersensibilidad a múltiples sustancias químicas. “Parte del problema es que muchos médicos no están familiarizados con el SFC y su causa aún se desconoce”, explica la experta. “En la mayoría de los casos se inicia como una reacción a diversas infecciones”.

A Sabine la tratan desde hace seis años con medicina ortomolecular, que consiste en el uso de dosis altas de vitaminas, minerales y hormonas. Todos los días toma vitaminas B12 y C, magnesio y ácidos grasos omega 3 y le aplican inyecciones intravenosas de acetilcisteína y glutatión.

“Me siento mejor, pero los síntomas nunca desaparecen por completo”, dice Sabine, hoy de 64 años y jubilada. “Me integré a un grupo de autoayuda de SFC donde compartimos información sobre medicinas y tratamientos nuevos. Me ayuda mucho”.

Humor vegetal







¿De dónde obtienen agua las plantas del desierto?

El desierto es uno de los ecosistemas más áridos y hostiles para el desarrollo de la vida como la conocemos. Las plantas, los animales y los demás organismos vivos que habitan allí, no la tienen demasiado fácil. Deben adaptarse a vivir con escasas fuentes de alimento y mínimas cantidades de agua, además de que deben ser capaces de soportar temperaturas extremas que los humanos a penas podríamos tolerar. 

Resulta fascinante que algunas especies hayan desarrollado mecanismos tan complejos para sobrevivir y reproducirse en condiciones tan hostiles, ¿pero cómo hacen realmente? Hoy hablemos de las plantas, ¿sabes qué tipo de plantas hay en el desierto? ¿Sabes cómo hacen las plantas para sobrevivir en el desierto? Sigue leyendo...

Las plantas del desierto
Cuando imaginamos el desierto vemos... absolutamente nada. Nos imaginamos enormes extensiones de arena y la nada misma. Pero estamos definitivamente equivocados. La vida en el desierto es mucho más diversa de lo que creemos.

Una búsqueda veloz por Internet nos basta para saber que existen cientos de especies de animales y vegetales que sobreviven en el desierto. Pero de nuevo, concentrémonos en las plantas. La familia de vegetales más abundante en el desierto es la familia Cactaceae, popularmente conocida como cactus.

Existen aproximadamente 2000 especies de cactus, agrupadas en 200 géneros distintos. Todos los cactus tienen algo en común: la forma en que consiguen y retienen el agua necesaria para sobrevivir. A su vez, también se pueden desarrollar en el desierto plantas con flores y frutos que no son de la familia de los cactus como las palmeras o palmas, las lilas del desierto y gran cantidad de pequeños arbustos.

¿Es el diablo? ¿Es un demonio? No, es un niño de 7 semanas en el que probaron una app de maquillaje

Desde luego, no deberías ponerle maquillaje a un bebé, pero ciertamente, si tuviéramos la oportunidad, a todos nos daría curiosidad ver la pinta que tendría un bebé pintado como una puerta. Utilizando una aplicación en el móvil para ver cómo queda el maquillaje, eso es lo que hizo esta madre con su bebé. Su hijo de 7 semanas aparece cubierto de maquillaje virtual y pelucas, dándole una apariencia inquietante pero divertida.


Nunca intentes hacer esto con maquillaje de verdad, ya que causaría problemas a la sensible piel de los bebés, pero poner maquillaje en las fotos gracias a una aplicación, ¡parece realmente entretenido!










Firefox (tambien) abandona Flash Player

La lenta agonía de Adobe Flash parece haber entrado en una nueva dimensión en lo que llevamos de año, y si la semana pasada se hablaba de su debacle en seguridad de este 2015, ahora es Mozilla quien pone una nueva piedra en su tumba con un proyecto de nombre Shumway que supone un paso más hacia una web que no necesite de los plugins de Flash Player en los navegadores.


Shumway es un experimento basado en HTML5 que ha empezado a implementarse esta semana en los canales nightly de Firefox, y que permitirá que los usuarios puedan ver cualquier vídeo basado en la tecnología Flash, pero sin la necesidad de tener instalado el plugin de Adobe en el navegador.

Esta tecnología aun está en fase nightly, y por lo tanto aun está lejos de llegarle a los usuarios de las versiones estables del navegador. Pero con ella ya han conseguido que se puedan ver los vídeos de demos de la página de Amazon, y durante las próximas semanas se irá añadiendo la compatibilidad para los vídeos de otras webs.

De esta manera, Firefox se une al grupo de navegadores que ya se están preparando para una web sin Flash, y lo hace utilizando el nuevo estándar HTML5 con un proyecto abierto cuyo código ya está disponible para curiosos y desarrolladores en Github. ¿Estaremos viviendo los últimos coletazos del veterano Adobe Flash?



Las 6 imágenes ganadoras de varios concursos de National Geographic

National Geographic en Reino Unido anunció a los finalistas de las seis categorías de su Concurso de Fotografía de Viajeros 2015. 
Mientras no se dan a conocer a los vencedores, repasamos los ganadores en otras categorías del concurso:

En "Acción" Yanick Targonski fue el ganador con esta imagen de una travesía en tren en Sri Lanka.

Esta imagen de pingüinos papúa fotografiados en las islas Falkland o Malvinas por Barry Robertson fue la ganadora en la categoría "Animal". 

La foto de Alecsandra Raluca Dragoi de un niño con una piel de oso, tomada durante una celebración tradicional de Año Nuevo en Rumania, ganó en la categoría "Gente". 

La ganadora de la categoría "Río" fue Claire Carter por su imagen de un río helado en la Patagonia, Argentina. 

Esta foto de un grupo escalando un sumidero en las profundidades de Son Doong, la cueva más grande del mundo, en Vietnam, fue tomada por Chris Miller y fue la ganadora en la categoría "Rural". 

Philip Braude fotografió la catedral de St. Paul, en Londres, enmarcada por los abedules de la ribera sur del Támesis. Fue la imagen ganadora en la categoría "Urbana". El ganador del certamen será anunciado el 14 de febrero en la capital británica.