jueves, 30 de abril de 2015

La página de microsoft que te dice cuantos años aparentas

Ahora ya podemos saber de qué edad nos vemos con este divertido experimento de Microsoft.


Si estás aburrido y ni siquiera los videojuegos pueden animarte, entonces quizás deberías probar esta nueva página que ha creado Microsoft. El sitio se llama How-old.net y sirve para adivinar la edad y género de alguien, basándose en una foto de su rostro y utilizando un sistema de reconocimiento facial.

La página no sólo permite subir nuestra foto o de algún conocido, sino también buscar fotos de cualquier persona gracias al motor de Bing. 


Si quieres probar esta maravilla de la procrastinación, puedes hacerlo en este enlace.

11 imágenes que te confundirán

¿De qué color son las píldoras?

Para la primera imagen hemos escogido una simple prueba visual que, a priori, parece evidente. En el lado izquierdo de la fotografía, el amarillo, la píldora que observamos en la mano es azul, mientras que en la derecha, bajo fondo turquesa, la píldora es roja. Fin del enigma, ¿verdad?

Pues no, esta imagen sirvió de ejemplo a Michael Abrash, jefe científico del proyecto Oculus, para exponer su visión sobre la percepción de la realidad. ¿Su secreto? En realidad las dos píldoras son del mismo color: gris.

El color de su entorno es el que provoca que veamos las píldoras azul o rojo.

Sujeta la pantalla

Aunque parezca que tu pantalla comienza a moverse, tranquilo no estamos ante ningún seísmo, ni tampoco hemos insertado un GIF en esta imagen. Se trata de una simple fotografía con una sorprendente ilusión óptica. Seguro que al mirar la pantalla de primeras observas que los granos de café se mueven, simulando el movimiento de las olas del mar.

Sin embargo, si fijas tu visión durante varios segundos en la pantalla, la imagen permanecerá inmóvil, como es en realidad. Puedes experimentar esta sensación tantas veces como quieras, tan solo es necesario retirar la vista de la pantalla y volver a mirar fugazmente.

¿Hombres o fichas de ajedrez?

Esta es una de las imágenes clásicas, pero no por ello pierde impacto visual cuando la observamos. El debate se centra entre dos opciones, gracias al contraste entre el negro y el blanco. Por un lado, hay personas que a primera vista se decantan por cinco hombres o sombras negras, mientras que hay grupos que observan de primeras hasta seis fichas de ajedrez blancas.

Si centramos nuestra vista en la imagen podemos distinguir ambas opciones con facilidad. De hecho, para los cinco hombres también se pueden ver una especie de columnas blancas que separan las siluetas.

De lado a lado

Esta ilustración presenta dos muebles: una mesa y un banco. A simple vista sus laterales son distintos. Los que se encuentran en la parte superior son más anchos que los de la parte inferior. Sin embargo, por mucho que parezca imposible, son exactamente idénticos.

Tan solo es necesario coger un programa de retoque fotográfico, como puede ser Photoshop, y medir cada uno de sus lados. Así comprobarás que estamos en lo cierto. Los lados son idénticos, pero a simple vista tenemos la sensación de que la línea de los objetos tiende a aumentar hasta llegar al extremo.

¿Tres? ¿Cuatro?

Pues bien, a través de este tipo de ilustraciones también se pueden armar grandes discusiones. Mientras que un grupo, representado por el muñeco de la izquierda, observará hasta cuatro listones de madera, otro grupo asegurará que en realidad son tres listones, como afirma el muñeco de la derecha.

Cuál de los dos lleva razón? En realidad es sumamente complicado dar una respuesta que no admita discusión. Se trata de una ilusión óptica creada con trazos fijos y rectos que, al unirse entre sí, provocan la sensación de ver por un lateral hasta cuatro listones, mientras que por el otro se observan con claridad tres.

Los sarcásticos son mas exitosos

Las personas sarcásticas resultan más atractivas y tienen más chances de éxito, advierte investigadora californiana.

Independientemente del tipo de humor que se prefiera, lo cierto es que al sarcasmo le han salido multitud de defensores. La investigadora Katherine Rankin, de la Universidad de California, (San Francisco), cree que los seres humanos utilizan el sarcasmo como una habilidad esencial de supervivencia para la formación de relaciones y para fortalecer los vínculos, según LiveScience.

La neuropsicóloga Rankin, al igual que otros biólogos evolutivos, asegura que el sarcasmo es una forma más de adaptación social y que, quienes no lo captan, «no son socialmente hábiles».

Los investigadores señalan que el uso del sarcasmo podría haber jugado un papel crucial en el establecimiento de la civilización humana, como una forma de catalogar y organizar cientos de relaciones.

Por otra parte, las personas que saben reírse de la vida son las más atractivas, recoge "Elite daily". Un estudio realizado por el investigador francés Nicolas Guéguen detectó los efectos de mostrar sentido del humor al tratar de ligar en un bar. Las 60 mujeres del estudio se sintieron más atraídas por el hombre cuando este contó algunos chistes.

Los beneficios del sarcasmo no solo funcionan en el ámbito personal, sino también en el laboral. El «Washington Post» informa sobre un estudio en el que se examinó a 375 estudiantes de ingeniería para ver los efectos que sarcasmo tenía cuando se utiliza en una conversación entre el representante de una empresa y los clientes.

Inicialmente, el estudio pidió a los alumnos que se imaginaran a sí mismos como un empleado de atención al cliente. Luego, a los participantes se les dijo que escucharan varias conversaciones grabadas entre los empleados y sus clientes. Algunas grabaciones mostraban conversaciones neutras, mientras que otras expresaban hostilidad abierta entre las dos personas que se comunicaban.

Los participantes que escucharon charlas neutras no podían resolver problemas analíticos de seguimiento o preguntas creativas, así como aquellos que escucharon las llamadas airadas, informa ABC.

Sin embargo, cuando los estudiantes fueron expuestos a las conversaciones que tenían sutiles toques de sombra, descaro y sarcasmo, no sólo llegaron a mejores técnicas de resolución de problemas, sino que también estaban más centrados en su trabajo después.



¡Van Gogh en el tren! y otras 110 imágenes divertidas







17 cosas que sólo tienen sentido cuando te emborrachas

  1. Tuitear de manera descontrolada. El paso de la elocuencia al absurdo, y del absurdo al más espantoso ridículo, es directamente proporcional al número de chupitos que tragas. Reconócelo: aquel chiste grueso sobre violar a la hermana monja de tu jefa no fue una buena idea. 
  2. Insistir en bailar por encima de nuestras posibilidades. Puede que te creas el rey del mambo, pero a ojos de los demás eres más como el hermano espástico de un mal imitador de Travolta en sus horas más bajas. Confórmate con un vaivén corto de caderas, un pequeño meneo de hombros, y olvídate de intentar encajar en esas coreografías bobas que inventan tus amigos, porque en tu caso... menos es más. Pide a alguien que te grabe con el móvil y lo entenderás.
  3. Sentir una inusitada libertad financiera que nos lleva a invitar a diestro y siniestro. Te sientes bien y quieres que los demás te sigan en tu escalada alcohólica. ¿Que alguien anda corto de pasta? No importa: casualmente aún llevas en el bolsillo el dinero que sacaste ayer para pagar tu parte del alquiler. El casero puede esperar. La noche nunca espera. 
  4. No saber decir que no a nada. Después de cinco copas, tu voluntad se afloja como una goma gastada. Sabes que vas probar cualquier cosa que te ofrezcan. ¿Opio y pacharanes? ¿Xanax con cava? ¿Red Bull y rohipnoles? ¿Daiquiri de fresa espolvoreado de molly? You name it. 
  5. Tener charlas motivacionales con uno mismo frente al espejo Entre orín y orín, el baño del bar de turno a menudo se convierte en un espacio improvisado para el 'auto-coaching'. Sólo cuida que el "Hoy no hay quien te pare" no se acabe convirtiendo en un malencarado "Are you talking to me?". 
  6. Inventar cosas falsas sobre nosotros para sentirnos relevantes. La vez que acabaste de fiesta bailando encocado sobre el sofá de aquel cantautor famoso, la actriz extranjera con la que te has encamado gracias a Tinder... Cualquier cosa antes de reconocer que has tenido otra semana de mierda. 
  7. Tener discusiones intensas sobre las cosas más triviales. Y que la discusión acabe escalando hasta romper una amistad que duraba más de una década.
  8. Revelar nuestros secretos más íntimos a cualquier extraño. Nadie necesita conocer tus peores miserias, ni aquella vez que tu novia te engañó con tu padre, ni cuando cogiste la sífilis después de intentar follarte a tu gato.
  9. Besar a personas a las que nunca besaríamos sobrio. Igual si hubiera más luz en este antro asqueroso...
  10. Mandarle mensajes de texto llorones a la ex novia. Eres el colmo del patetismo y lo sabes, pero aún la echas de menos.
  11. Decir cosas que preferiríamos no haber dicho nunca. Los labios del borracho expresan los pensamientos del sobrio. Nada como una noche alcohólica mal llevada entre amigos para acabar nadando entre reproches históricos y críticas implacables sobre cosas que ni siquiera sabíamos que nos importaban. Si no hubieras tomado aquella quinta margarita, igual ahora no le deberías una disculpa a nadie.
  12. Quedarse a una "última ronda" demasiadas veces. Tienes que levantarte temprano. Has quedado con tu novia para ir a visitar a sus padres. Sabes que tienes que estar fresco. Y, sin embargo, ahí sigues: cinco de la mañana y sin decir no a una última copa. En realidad ni hablas: te cuesta demasiado articular palabra. Da igual, piensas. "Los últimos serán los primeros". 
  13. Comprometernos a hacer cosas estúpidas. "¿Y si quemamos nuestros DNIs y nos vamos a recorrer el mundo en delfín?". "Sí tío, hay que hacerlo".
  14. Acabar en la cama de alguien a quien despreciamos. Tu nivel de exigencia sexual es inversamente proporcional a tu ceguera alcohólica. En mitad de un after oscuro, hasta aquella ex compañera de clase a la que tanto menospreciabas puede ser una buena opción de cama. Dicen que en la noche todos los gatos son pardos. Ya habrá tiempo de arrepentirse por la mañana.
  15. Acabar durmiendo en plena calle. Después de un zigzageo beodo de veinte minutos por las calles del centro, cualquier rincón mínimamente recogido empieza a parecerte el lugar más cómodo del mundo. Buscas un escalón alto donde sentarte, dejas caer el cuerpo hacia delante, y a dormir. Lo único que pides es que ningún perro confunda tus piernas con un árbol.
  16. Llenarnos el estómago de guarradas. El concepto 'comida basura' adquiere una dimensión especial cuando llegas a casa después de una noche de borrachera. ¿Galletas con Nesquik? ¿Sandwich de nutella con ketchup? Todo lo que puedas imaginar es poco.
  17. Probar cosas asquerosas para combatir la resaca. ¿El ibuprofeno ya no funciona? Búsqueda rápida en Google y a probar remedios... peculiares. ¿Sopa de tripas? ¿Un limón en la axila? ¿Zumo de tomate y ojos? Acabar con ese dolor de cabeza se merece cualquier riesgo.

Como una cabra: Las locuras de conocidos dictadores

Imagina que no tienes ni dinero ni poder y haces cosas muy raras: eres un loco, un colgado, te falta un tornillo, no estás bien.

Imagina ahora que tienes mucho dinero y sobre todo mucho, mucho poder. Y que tienes ideas peregrinas, ocurrencias chifladas, costumbres bizarras, manías muy WTF. Entonces eres un excéntrico.

La seguridad que da el poder les ofreció a algunos de los mayores dictadores del mundo la oportunidad de dejarnos un catálogo de locuras que exploramos a continuación. Algunas son totalmente ciertas y documentadas, otras quedarán para siempre en el limbo de la rumorología.

Cuidado, porque en estas cabezas no hay nadie al volante:

  • A Saddam Hussein (Iraq, 1979-2003) se le ocurrió una cosa para celebrar su 60º cumpleaños: que le sacaran 27 litros de sangre para escribir con ellos un Corán de 600 páginas.
  • ¡Lavarse los dientes es un embole! Algo así debía pensar Mao Tse-Tung, capo de China desde 1949 a 1976. Al parecer, nunca se los lavó.
  • Francisco Macías fue el primer presidente de Guinea Ecuatorial, entre 1968 y 1979. Entre sus logros, destruir sus barcos (y con ellos la pesca, claro) para que la población no pudiera huir, y prohibir la palabra “intelectual”.
  • Robert Mugabe gobierna Zimbabue desde 1987. Dice de sí mismo que es el Hitler actual. De hecho, lleva un bigotillo aún más ridículo que el del nazi. Sigue en el poder.
  • Nicolae Ceaușescu se ponía un traje diferente cada día. Más que por vanidad, por paranoia de ser envenenado a través de la ropa. Prohibió el juego Scrabble por subversivo y fue el presidente de Rumanía de 1967 a 1989.
  • Ne Win, cabeza del estado en Birmania entre 1962 y 1981, se bañaba en sangre de delfines porque creía que le mantenía joven. Cuidado, porque murió con 91 años.
  • Cuando se inició una rebelión que acabó en 2011 con el régimen que Muamar Gadafi mantenía desde 1969 en Libia, éste dijo que el origen de las revueltas estaba en que alguien había puesto alucinógenos en el Nescafé de los jóvenes. Entre los hits de Gadafi está pedir la desaparición de Suiza: quería que ese territorio se lo repartieran Francia, Italia y Alemania. Además se cuenta que su Guardia Amazónica estaba compuesta por mujeres guerreras vírgenes.
  • Pol Pot gobernó Camboya entre 1975 y 1979. Llevar gafas era suficiente para ser sospechoso. Y posiblemente ejecutado.
  • Idi Amin (Uganda, 1971-1979) tiene mil leyendas a su alrededor. Nos quedamos con las cartas de amor que le mandó a la Reina de Inglaterra tratando de conquistarla. Y con el hecho de que se autodenominaba "Su Excelencia el Presidente vitalicio, Mariscal de campo alhaji, Doctor Señor de todas las bestias de la tierra y peces del mar y Conquistador del Imperio Británico en África en general y en Uganda en particular”: eso es SWAG.
  • Un ratito nada más, de 1944 a 1985, estuvo Enver Hoxha al frente de Albania. Prohibió las barbas por ser contrarrevolucionarias. Se ve que no le habían pasado ninguna foto de Marx o Engels. También le gustaban los espacios cómodos: mandó construir más de 700.000 búnkers por si acaso alguien invadía un país con una población de menos de 3 millones de habitantes. A 4 personas por búnker.
  • Saparmurat Niyazov cambió el nombre del pan por el de su madre. Sí, sí, para pedir o nombrar el pan, un habitante de Turkmenistán debía nombrar a la madre del dictador del país entre 1991 y 2006. También encargó una estatua de sí mismo hecha de oro puro y que gira para estar siempre orientada al sol. Así nada le hacía sombra, literalmente.
  • No podía faltar aquí Kim Jong Il. De él se ha escrito y dicho mucho, en función de la fascinación postmoderna que el régimen de Corea del Norte parece provocar. Dirigió su país entre 1994 y 2011. Nos quedamos con un par de datos. A uno de sus chefs le hizo un particular regalo el día de su boda: le rapó los testículos aprovechando una borrachera. También almacenaba más de 20.000 pelis porno.
  • François Duvalier está en el top con todos los honores. Este perla, que gobernó Haití de 1957 a 1971, se hizo apodar Papa Doc y un día mandó matar a todos los perros negros de su país porque estaba convencido de que uno de sus opositores se había transformado en uno mediante vudú. Se vestía a imagen y semejanza de Baron Samedi, la imagen de la muerte en la religión vudú. De él rescatamos una de las mayores idas de olla del siglo XX: antes de morir confesó que había sido él quien había asesinado a JFK. Por vudú, claro.


Se lanzó del sexto piso gritando ¡Soy Dios!... y ¡resultó ileso!

Ocurrió en Córdoba, Argentina. El joven de 20 años se lanzó al vacío y sobrevivió. Al caer al piso siguió proclamando que él es el Señor.

Un joven de 20 años, que gritando que era Dios se lanzó al vacío desde un balcón de un sexto piso en la ciudad de Córdoba, salvó milagrosamente su vida al caer sobre los cables del alumbrado público antes de impactar contra el asfalto, y sufrió sólo algunos raspones que no ponen su vida en peligro, informaron médicos del Hospital de Urgencias.

El joven se encontraba en un edificio de barrio Cofico de la capital provincial con unos amigos cuando, según testimonios de los presentes, ebrio y desnudo se acercó al balcón y, sorprendiendo a todos, saltó asegurando que era Dios y podía volar.

Los hechos fueron confirmados por fuentes de la Fiscalía a cargo de Raúl Garzón, quien interviene en el caso. "íSoy Dios, soy Dios!", gritó el muchacho antes de tirarse con los brazos abiertos hacia adelante, lo que siguió proclamando cuando ya estuvo en el piso. 



El botón bluetooth que hace (casi) cualquier cosa en tu PC

La idea es simple pero inteligente. Un controlador Bluetooth que cuando está debidamente conectado a un PC de manera inalámbrica puede configurarse y ser utilizado para virtualmente cualquier cosa si le echamos un poco de imaginación. La idea es de Griffin, se llama PowerMate y sus usos son bastante interesantes.

Tiene dos métodos de control básico, girarlo como si fuese un pomo o un dial y apretarlo. Esas dos mecánicas, unidas al software de escritorio que incorpora sirven para realizar tareas tan diversas como cambiar el tamaño de un pincel en photoshop, moverse con precisión por el timeline mientras se edita vídeo o ejecutar atajos de teclado.

Es compatible con AppleScript así que hipotéticamente también puede programarse para realizar taras más complejas. Por ejemplo, y aunque quizá sea la idea más obvia, como termostato regulando la temperatura a lo Nest. Puede adquirirse por unos $60 dólares/60€ en Amazon.




¡No es así como se hace!







Cómo saber si sienten atracción por tí.

Alrededor del 80% de la información que recibimos sobre el mundo exterior nos llega a través de los ojos. Dieciocho veces más sensibles que los oídos, somos capaces de interpretar millón y medio de mensajes de manera simultánea sólo a través de nuestra mirada.

No insistas. Una retirada a tiempo, siempre es una victoria. 
Sólo con echar un vistazo rápido a la gente que nos rodea podemos descubrir en ellos sentimientos de tristeza, alegría o enfado, pero no sólo eso. Según señalan diferentes estudios el contacto visual es la forma más eficaz para señalar el interés sexual. “Incluso un simple parpadeo puede demostrar atracción” dice Tracey Cox, quien explica que apenas necesitamos unos segundos para saber si estamos ligando o no con alguien.

La experta en sexo plantea algunos trucos para llamar la atención de alguien mediante el contacto visual y averiguar si esa persona está igualmente interesada. Ojo –nunca mejor dicho–, porque las señales a veces pueden interpretarse erróneamente. Antes de apuntarte el tanto, asegúrate de que no se le ha metido una pestaña en el lacrimal o que, desastre total, en realidad estaba haciendo ojitos con la rubia que está sentada detrás de ti.

Una exploración de rostro normal dura unos tres segundos. En este tiempo, podemos descubrir si hemos llamado la atención de alguien con un escaneo rápido de hacia dónde está dirigiendo su vista.

Cuando estás echando una visual y al cruzar la mirada con alguien coincides –situación clásica en un vagón de metro– suele resultar tan incómodo y ambos apartan la vista. Así, podría interpretarse que cuando dos personas mantienen contacto visual durante más de diez segundos puede significar dos cosas: está ligando contigo o busca pelea.

Un contacto prolongado con los ojos produce reacciones emocionales intensas. Nuestro sistema nervioso se activa, aumenta el ritmo cardíaco y el flujo de sangre y se estimula la producción de ciertas hormonas.

Diferentes investigaciones se han centrado en demostrar que este tipo de situaciones pueden ayudar a identificar si un extraño está o no interesado en nosotros si cuando alguien realiza contacto visual con nosotros, hace un recorrido por el resto de la estancia –normalmente para comprobar qué se le antoja más apetecible– y después vuelve a fijarse en nuestros ojos y cara, podría decirse que hemos ligado.

10 reglas para aprender un idioma en 3 meses

¿Quién mejor que uno de los grandes políglotas para enseñarnos a aprender? Benny Lewis es uno de ellos, y aunque su marca de idiomas no sea precisamente espectacular (maneja a la perfección siete, aunque afirma defenderse en más de una docena), sí lo es su historia. A los 20 años, a pesar de haber estudiado gaélico, alemán y haber vivido en España, no era capaz de defenderse en ninguna de esas lenguas. Todo cambió cuando conoció a un tipo que le dio el gran secreto: desear cometer errores. En apenas seis meses, el español que tanto se le había atragantado ya formaba parte de su repertorio lingüístico, y ese era sólo el principio.


El autor de Fluent in 3 months ha expuesto en el blog de Tim Ferriss algunos de sus consejos para aprender rápidamente un idioma, pensados para aquellos que, como él mismo cuando se lanzó a aprender, eran adultos monolingües que habían fracasado en su intento de aprender otras lenguas.

Aprende sólo las palabras que necesites
En toda lengua se puede aplicar el principio de Pareto, que señala que el 80% de los efectos proceden del 20% de las causas. Aplicado al idioma, esto significa que conociendo un pequeño porcentaje del vocabulario podremos comunicarnos en la mayor parte de las situaciones. No hace falta aprender de memoria un vocabulario de cientos y cientos de palabras, sino sólo aquellas que se utilizan con más frecuencia. Lewis señala que el 65% del lenguaje escrito está formado por 300 palabras distintas, lo cual excluye miles de otros términos que no necesitamos conocer. A medida que perfeccionemos dicha lengua, incorporaremos nuevos conceptos, pero no hace falta obsesionarse: hay cientos de palabras de nuestro idioma materno que ni siquiera conocemos.

Los cognados son tu mejor aliado
Según la lingüística, los cognados (también conocidos como dobletes) son términos con un mismo origen etimológico pero distinta evolución fonética. Ello quiere decir que hay palabras en distintos idiomas que se parecen mucho y que significan lo mismo, por lo que son el punto de partida idóneo para comenzar a comunicarnos. Si queremos aprender francés, italiano, portugués u otras lenguas romances tenemos gran parte del trabajo hecho, puesto que muchas de las palabras de dichos idiomas tienen un equivalente similar en español.

Lewis anima a los hablantes a hacer una lista de cognados del idioma que vamos a aprender y que nos servirán de primer paso. ¿Qué ocurre con otros idiomas no romances que nos resultan mucho más extraños como el japonés, el chino o el ruso? Pues que probablemente también encontraremos algún que otro cognado (o “amigo verdadero”, como los define Lewis), puesto que muchas lenguas han incorporado términos del inglés ampliamente conocidos.

No hace falta viajar para interactuar en otro idioma
La creencia popular asegura que es imposible aprender un idioma si no se viaja al extranjero, y aunque puede ser cierto si lo que queremos es manejarlo a nivel experto, no lo es si simplemente queremos aprender los rudimentos. Lewis recuerda que hay montones de personas que viven en otro país durante años sin aprender el idioma: no, no hay nada en el aire que te haga aprender una lengua, sino que lo importante es la inmersión. Y esa se puede practicar desde casa, sobre todo ahora que internet nos ofrece una gran cantidad de recursos audiovisuales.
Utiliza internet para hablar con extranjeros
La base del sistema de Lewis se encuentra en empezar a hablar el nuevo idioma rápidamente, incluso el primer día. Para ello, recomienda seleccionar un pequeño vocabulario como hemos expuesto anteriormente y fórmulas de cortesía que te saquen de un apuro (“hola”, “¿qué tal estás?”, “gracias”, “lo siento” o “¿puedes repetir?”). Probablemente nos cueste desenvolvernos, pero ello también nos ayudará a descubrir qué es lo que nos falta y qué deberíamos mejorar en la siguiente lección.

Si nos resulta complicado convencer a alguien para escucharnos chapurrear en su idioma, muchas aplicaciones permiten conversar con extranjeros a un precio reducido. Lewis nos anima a hacer trampa y tener un diccionario delante o alguna aplicación para que nos ayude a vencer el miedo cuando hablamos con el desconocido.

El chip que permitirá escribir con la mente y curará enfermedades neurológicas

La estimulación cerebral con electrodos aplicada sin dolor será una práctica habitual en diez años para mejorar el rendimiento intelectual y la implantación de chips en el cerebro permitirá escribir con la mente a grandes discapacitados y curar algunas enfermedades neurológicas.

Estos son algunos de los avances en los que están trabajando los neurocientíficos, que hoy expusieron estas novedades en la presentación de la jornada sobre estimulación cerebral B·Debate que se celebra en la ciudad española de Barcelona hasta mañana.

Según los expertos, la estimulación cerebral sin dolor a través de electrodos podrá mejorar el rendimiento mental de las personas sanas, como lo hacen el café u otras bebidas energéticas, e incluso podrán estimularse con patrones personalizados.

Entre los avances próximos para pacientes con parálisis figuran "poder escribir mensajes de texto y controlar otros dispositivos domésticos con el implante de un chip en el cerebro", explicó la neurocientífica Mavi Sánchez Vives.

Además, "podrán registrar la actividad cerebral, analizarla en línea y escribir pensamientos y navegar 'online".

De hecho, según Sánchez, la neuroestimulación eléctrica de zonas determinadas del cerebro ya ha demostrado beneficios para tratar los síntomas de una depresión, bloquear los ataques de una epilepsia, inducir la recuperación de un ictus o controlar los temblores del Parkinson.

Durante los próximos 10 años también se avanzará en las prótesis sensoriales y en las visuales, que generarán estímulos en la corteza cerebral y podrán proporcionar información visual a invidentes mediante una interfaz cerebro-ordenador.

La científica se mostró a favor del uso de aplicaciones móviles para controlar alguna actividad cerebral como el sueño, pero advirtió de que "se ha de ir con cuidado con las estimulaciones en el cerebro, ya que no se conocen los efectos a medio y largo plazo".

En su opinión, la vida de los pacientes con parálisis o con enfermedades que no les permiten comunicarse con el exterior "podría mejorar mucho durante estos años".

Asimismo, distinguió entre dos tipos de tecnologías, la no invasiva, que podría ser utilizada para usos lúdicos, ya que no implica afectación al cerebro, y la invasiva, que necesita de neurocirugía y "sólo está justificada en el caso de pacientes".



Humor incómodo







Cumpleaños de Bugs Bunny

Thomas, o mejor conocido como Bugs Bunny, Conejo de la Suerte, o Serapio (en algunos países hispanohablantes), es un conejo de dibujos animados ganador de un Oscar, que aparece en cortos y películas de Warner Bros como Looney Tunes y Merrie Melodies, siendo uno de los personajes animados más conocidos en el mundo.

En algunas de las primeras traducciones al castellano se le apodaba el conejo de la suerte. Apareció por primera vez en el corto Porky s Hare Hunt, el 30 de abril de 1938. Estaba codirigido por Cal Dalton, director estadounidense y tenía un tema muy similar al de Porky s Duck Hunt (1937), dirigido por el dibujante estadounidense Tex Avery, y presentando al Pato Lucas. 

Siguiendo la estela de éste, el corto mostraba a Porky como un cazador contra una alocada presa más interesada en enloquecer a su perseguidor que en escapar. En lugar de un pato negro, en esta ocasión era un conejo blanco. Mel Blanc (actor estadounidense) dio al conejo la voz y la risa que más tarde le dio, al también personaje animado, el Pájaro Loco.

En 2002 fue nombrado por TV Guide como el dibujo animado más grande de todos los tiempos, compartiendo este honor con Mickey Mouse. En la actualidad Bugs Bunny es utilizado como el emblema o mascota de la Warner Bros.

Fue creado oficialmente por Tex Avery, su diseño original fue basado en un conejo llamado Happy Rabbit y desarrollado por diversos caricaturistas como Ben Hardaway (creador del prototipo, aparecido en Porky's Hare Hunt, Prest-O Change-O, Hare-um Scare-um y Elmer's Candid Camera), Bob Clampett y Robert McKimson (quien creó el diseño definitivo), además de Chuck Jones y Friz Freleng. Según Mel Blanc, su actor de voz original, su acento combina a partes iguales los dialectos de Bronx y de Brooklyn.



Ilustres figuras que murieron en la absoluta pobreza

No todos los que se vuelven famosos consiguen millones y viven en el lujo toda la vida. Es algo triste darnos cuenta de que algunos de nuestros pintores y escritores favoritos murieron con el dinero justo para sobrevivir, y a veces menos. El arte no es siempre un modo de subsistencia, pero si bien no fueron retribuidos en su época, es bueno recordar ahora a las grandes figuras que murieron sin un centavo.
Vincent van Gogh

Hoy no hay nadie que no sepa su nombre y sus obras recorren el mundo por su originalidad. Sin embargo, durante su corta vida, Van Gogh solo vendió una pintura y murió a los 37 años sin un centavo. Su hermano fue quien solventó sus gastos durante todo ese tiempo.
Franz Schubert

Para quienes conocen de música clásica, Schubert es uno de los autores infaltables, pero murió a los 31 años sin ningún reconocimiento por parte de sus contemporáneos. Constantemente era rebajado, dado que Bach y Beethoven eran más apreciados. Tuvo muchos problemas financieros y se mudaba todo el tiempo, lo que no fue problema para que siguiera componiendo algunas de las más grandes obras que existen.
Edgar Allan Poe

Hoy todos hemos leído sus increíbles y atemorizantes historias, pero fue el precursor de una generación donde se ve al escritor como alguien pobre. Incluso cuando fue publicado, no recibía dinero suficiente para mantener a su familia. Murió sin un centavo y dejando varias historias conocidas para las generaciones siguientes.
Oscar Wilde

Wilde fue famoso en su época y recibió grandes pagas por su trabajo, pero su estilo de vida hizo que gastara mucho dinero en una existencia libre de ataduras. Luego de ser encarcelado, consiguió una pensión demasiado pequeña para sobrevivir, y se pasó el resto de su vida vagando por París y consiguiendo dinero de sus amigos. Sin embargo, todo lo que obtenía lo gastaba en alcohol.
Emily Dickinson

Esta escritora creó cientos de poemas durante su vida, pero a pesar de eso no logró superar la pobreza. Además murió sola, porque la mayoría de sus parientes y amigos cercanos murieron antes que ella.

Rembrandt

Es uno de los pintores más famosos de la historia y fue un artista solicitado en su época. Sin embargo, luego de la muerte de su esposa y el abandono de sus amigos, no logró conseguir nuevos trabajos, muriendo en la bancarrota.
Sócrates

A pesar de ser uno de los grandes filósofos de la historia, Sócrates murió pobre por voluntad propia. La única actividad que encontraba interesante era enseñar a los jóvenes, pero lo hacía sin recibir un pago a cambio.