viernes, 26 de junio de 2015

27 trucos para que tus alimentos duren lo máximo posible

A nadie le gusta desperdiciar la comida y mucho menos arrojarla a la basura. Destinamos un gran porcentaje de nuestro salario a comprar provisiones y perdemos bastante dinero cuando no las consumimos. Los siguientes trucos te ayudarán a conservar, reutilizar y aprovechar tus alimentos. ¡Tu bolsillo y el medio ambiente se sentirán muy agradecidos!

Envolver vegetales en papel aluminio


Para que tus vegetales duren más tiempo, puedes envolverlos en papel de aluminio.

Rociar el guacamole con spray para cocinar

Puedes hacer un spray casero para cocinar utilizando tu aceite preferido y un pulverizador.

Utilizar una servilleta de papel para conservar la lechuga

La lechuga se preservará más tiempo si la tapas con una servilleta de papel.

Almacenar alimentos en frascos de vidrio en lugar de recipientes plásticos

El vidrio preserva a los alimentos mucho más tiempo que el plástico.

Pan de molde para conservar tus tortas húmedas

Coloca rodajas de pan para conservar tus pasteles y tortas.

Rociar aceite sobre los huevos para conservarlos mejor

Esta si que no la sabías, inténtalo. Realmente funciona.

Envolver los rabos de las bananas con film para que maduren más lento

Olvídate de ese sentimiento de frustración que experimentas cada vez que descubres que has dejado esa banana demasiado tiempo sin comer. Envolviendo los rabos con film retardará el proceso de maduración.

Lo que dice de ti, la forma en que redactas los e-mails

Más o menos todo el mundo tiene categorizado a nuestros contactos por su manera de redactar correos electrónicos. Puede ser que se haya contactado con un cliente encantador y dicharachero en el trato, pero cuando llega su primer email, este sea totalmente rudo y arisco. ¿Dónde están esos abrazos y palmadas en la espalda? Al escribir correos electrónicos proyectamos parte de nuestra personalidad, y lo más curioso del asunto es que este estilo es casi como nuestra huella dactilar: no cambia con el paso del tiempo. Y de la misma manera que un psicólogo puede determinar nuestro carácter basándose en nuestra forma de hablar o gesticular, sucede lo mismo con la forma en la que redactamos los correos, hasta el punto de poder categorizar a los diferentes tipos de personas.

El colega
Se caracteriza por empezar siempre sus misivas con un «hey» o «qué pasa tío» y abusa irremediablemente de las exclamaciones. Este perfil no suele dejar frío a nadie y puede ser uno de los más odiados entre los usuarios; o por el contrario, si su interlocutor es igual de informal, se sentirá cómodo con sus mensajes. Este tipo de usuarios suele tener, por contra, dificultades a la hora de comunicarse con gente jerárquicamente superior o bien cuando toca ponerse serio con algún asunto. En el primer caso, es evidente que enviar un «qué pasa crack» al director general no parece la mejor idea; y en el segundo, ¿cómo protestar ante un mal comportamiento cuando el tono del mensaje es tan campechano y amistoso?

El telegráfico (y borde)
Para este usuario parece que escribir un correo electrónico es una pérdida de tiempo de la que no puede zafarse y por ese motivo destila las letras como si su valor fuese comparable a un metal precioso. Suelen responder a prácticamente todo con un «ok», «no», «perfecto» o «imposible», y por descontado, los saludos y despedidas son un lujo que no pueden permitirse. La comunicación escrita con ellos puede resultar hosca, pero este perfil de usuario tiene algo muy bueno: al no perder un solo segundo de su tiempo tampoco nos roba el nuestro. Si lo que queremos es una respuesta a algo concreto, con esta persona la tendremos en una sola línea, aunque el precio a pagar sea proyectar una imagen antipática, algo que, por otro lado, no parece preocuparles.

El confuso
Este es uno de los perfiles más complejos de gestionar. Engloba a aquellos usuarios con manifiestas dificultades para ir al grano en un asunto. Estas personas son, por lo general, igual de confusas en el cara a cara y tras explicarte algo durante un par de minutos a veces uno se ve obligado a preguntar: «Entonces… ¿qué querías exactamente?». Lo peor es que en los emails también transmiten esta confusión con textos sin puntuaciones, dando rodeos y que obligan al receptor a leer varias veces el correo para saber qué era exactamente lo que querían decir. Se trataría del opuesto exacto (en lo que respecta a la claridad de ideas) del telegráfico. Es uno de los perfiles más odiados, pero no tanto por las formas, sino por el tiempo que involuntariamente nos hacen perder.

El escritor y detallista
Si para el telegráfico un simple «ok» era más que suficiente en una respuesta, para el escritor eso sería un infame ultraje. Este tipo de usuarios invierte mucho tiempo en confeccionar sus correos, que son enviados con todo lujo de detalles y por lo general, con una elevada claridad en los conceptos, que son separados correctamente en negritas y saltos de línea. Es un usuario que puede resultar bueno y malo al mismo tiempo, y dependiendo de las circunstancias. Así, si lo que queremos son instrucciones precisas sobre cómo preparar una reunión con clientes, será la persona perfecta: hora, lugar y contenidos quedarán meridianamente claros en su comunicación. Ahora bien, si tenemos prisa y solo queremos saber si podrá asistir o no a una visita comercial, tendremos que extraer la respuesta de su largo epílogo.

En definitiva, no hay perfiles mejores que otros, sino que la forma de escribir correos electrónicos refleja en gran parte cómo nos comportamos en la vida real. Tal vez lo más importante sea recordar en todo momento que el correo electrónico es una herramienta de comunicación que sirve para transmitir y recibir mensajes de la manera más breve y clara posible, y que esto no está reñido con una mínima etiqueta.



El condón su origen y su historia.

En el principio, el coito era libre. Sin leyes ni convenciones sociales y morales que lo limitasen, los machos copulaban con las hembras obedientes a los impulsos físicos de sus cuerpos y por una necesidad de procrear, de reproducirse para huir de la extinción.

Pero cuando la conciencia y sus normas se impusieron en la forma de vida de los hombres, las relaciones sexuales pasaron al espectro íntimo de la pareja, la sexualidad se vio reducida a la reproducción y solo unos cuantos rebeldes continuaban gozando de sus cuerpos sin hacer caso a la moral.

Esa toma de conciencia de lo que el sexo implicaba a veces (hijos no deseados y enfermedades venéreas, llamadas así en ‘honor’ a Venus, la más promiscua de las diosas) llevó a la humanidad a buscar métodos que permitieran el placer físico ahuyentando el fantasma de la paternidad no deseada y de la sífilis.

Preservativos hechos con tripas, con papel, vejigas, membranas de pescado, seda e incluso con terciopelo, como presumía de tenerlos el rey Luis XVI de Francia. La cuestión era que había que ponerle nombre a tan práctico invento.No se sabe muy bien cuándo nació el condón. Se sabe que en Egipto, en el año 1.000 a. C. ya se usaban fundas de tela sobre el pene. Y también nos habla de ello la leyenda del rey Minos de Creta, del año 1.200 a.C., de quien se decía que usaba la vejiga de ciertos animales para depositar en ella su semen cargado de serpientes y escorpiones antes de acostarse con su esposa Parsiphae.

El ‘invento’, con un formato parecido al actual, se le atribuye a Gabriel Fallopius. Sí, ese; el médico italiano del siglo XVI que descubrió las trompas de falopio. Pensando en cómo evitar el contagio de la sífilis entre los hombres, ideó una funda de lino que se colocaba sobre el glande al que llamó abrigo. Por cierto, a la sífilis se la conocía como el mal francés en muchos países. Tanto es así, que en inglés, por ejemplo, al preservativo se le conoce como french letter, en clara alusión al nombre de la enfermedad venérea y a la forma en que estos se venden, metidos en sobrecitos de plástico. Para que luego digan que no tienen humor los ingleses.

Ya tenía un nombre. Pero todavía no era el que hoy conocemos. Hay quien dice que procede del galeno británico del siglo XVIII conocido como Lord Condom, médico personal del rey Carlos II. El monarca, aficionado a relacionarse carnalmente con cuanta fémina caía a su real alcance, encargó a su doctor que inventara algo que le protegiera del terrible mal francés y de otras enfermedades venéreas.

No estaba bien dejar la corona vacante y mucho menos por tan vergonzante causa. Y si, de paso, el invento podía evitarle la molestia de ir sembrando el reino de bastardos, mucho mejor. El buen doctor Condom se dedicó durante una buena temporada a estudiar los ya existentes, aquellos que Fallopius había diseñado, consiguiendo perfeccionarlos y hacerlos más efectivos. Su capuchón –vamos a imaginar que lo llamó así en un principio, porque no era persona vanidosa ni creía que su artilugio pudiera darle fama universal– resultó ser un éxito y rápidamente se extendió por toda la corte.

La mujer que mató a 600 hombres por encargo de sus esposas

Giulia Toffana fue de las mayores asesinas de hombres de todos los tiempos, y también una de las más elegantes. 

Según la versión más consensuada de la historia, Giulia nació en la ciudad italiana de Palermo hacia el 1600 y su vida dio un giro al quedarse viuda. Como muchas mujeres de su época, descubrió la libertad a raíz de un acontecimiento supuestamente desgraciado.

En la Europa del siglo XVII, muchas mujeres vivían atrapadas en matrimonios opresivos, no existía posibilidad de divorcio y la buena cuna no aseguraba un mejor trato. Las hijas de la nobleza pasaban de mano en mano como propiedades, eran moneda de cambio para tratos políticos y negocios importantes.

De modo que sólo había una forma de escapar: la muerte del amo.

A Giulia, que era madre de una niña, se la consideraba una mujer muy bella y distinguida. Quienes la conocían veían normal que, tras el fallecimiento del cónyuge, pasara largos ratos en las perfumerías de su ciudad, deleitándose con fragancias para superar la pérdida.

Sin embargo, Giulia no era una clienta más: lo que a ella le interesaba era averiguar cómo se fabricaban las pociones.

Tras muchas horas observando a maestros alquimistas, Giulia dio con la fórmula que andaba buscando. No era una esencia perfumada, ni agua de rosas, sino un grácil veneno que acabó haciéndose famoso en toda Italia.

Sería bautizado años después con el apellido de su autora, Aqua Toffana, y su composición era la siguiente: arsénico, plomo y el arbusto belladonna, una planta que ya se utilizaba en el antiguo Egipto como narcótico, en la antigua Grecia como afrodisíaco y que en la Edad Media pasó a formar parte la botica de las brujas.

Giulia intuyó que muchas mujeres desearían hacerse con algunas gotas, pues se trataba de un medio para la venganza muy útil para señoritas y señoras: el veneno era indetectable, no tenía sabor y no dejaba rastro visible el cadáver. No había autopsia capaz de detectarlo.

Giulia formó a su hija en la fabricación y la venta, se mudó a Roma y reclutó a varias ayudantes. Desde allí creó una compleja red de distribución: la toxina viajaba en botes de maquillaje o en pequeños frascos pensados para almacenar agua bendita y decorados con la imagen de San Nicolás.

La administración de la droga era fácil y prometía discreción: sólo debían dejar caer unas gotas sobre el guiso del día, o en un vaso de bebida.

Después de la primera toma, el hombre se sentiría cansado, con síntomas parecidos a los del resfriado. Tras la segunda toma querría ir al médico y después de la tercera es probable que ordenaran su ingreso en un hospital. Tras la cuarta, el marido habría muerto, y las asesinas podrían llorar afligidas su desaparición mientras organizaban su nueva vida.

¡No hay caso no entiendo la primera! y otras imágenes divertidas







Un plástico autorreparable promete teléfonos irrompibles

Muchos de nosotros conocemos muy bien la frustración que te embarga al comprar un nuevo y brillante aparato, solo para ver cómo se rompe en mil pedazos poco tiempo después.

Pero una nueva familia de plásticos ofrece un seguro contra estos desastres, a través de propiedades únicas que les permiten ser reformados después de que se rompen. Solo agrega calor y un catalizador químico, y observa cómo desaparece el daño.

El vitremer es la creación de Ludwik Leibler, un científico de materiales de la Escuela Superior de Física y de Química Industriales de París (ESPCI), la escuela que se volvió famosa por el descubrimiento de la radioactividad de Marie Curie.

El trabajo de Leibler lo hizo acreedor al Premio al Inventor 2015 en la categoría de investigación de parte de la Oficina Europea de Patentes (OEP) y se espera que su impacto sea de gran alcance y transformador.

"Creemos que las primeras aplicaciones serán en el transporte, en los autos, en los aviones, en todas las aplicaciones que tengas y que necesiten resistencia, para reparar e incrementar la durabilidad de tus objetos", dice Leibler, quien se inspiró en las formas en que cambia el T-1000 en la película "Terminator 2".

El vitremer es una combinación de las dos familias existentes de plásticos. Los termoplásticos son maleables cuando se calientan, pero quedan fijos de forma sólida cuando se enfrían y no se pueden reformar. Los termoestables son rígidos y conservan su forma aún cuando se calientan. El vitremer conserva su forma cuando se calienta, pero se puede reconstituir una infinidad de veces.

"El vitremer puede poseer las características de ambos mundos, pero fundamentalmente es diferente", dice Leibler.

"El material combina este sistema permanente, la resistencia y la estabilidad dimensional con la posibilidad de ser maleable, (y) completamente reciclable".

El científico describe el campo como una "joven familia" con aplicaciones casi ilimitadas, el cual podría volver obsoletos los plásticos existentes.

Una posibilidad intrigante es el uso del vitremer para tratar lesiones y acelerar la curación.

"Parece que funciona, al menos en los animales", afirma Leibler. "Experimentamos pegando hígado, el cual puedes comprar, luego hicimos experimentos con colegas en el hospital con el hígado de ratas y funciona, también hicimos una cirugía con cerdos y funciona".

Pero la prioridad es liberar la nueva tecnología en la fabricación y crear una nueva generación de productos. Con la investigación en curso, no está claro cuándo podrían llegar estos productos a las estanterías, pero con el tiempo, los usuarios podrán calentar sus dispositivos para restaurarlos o bien la restauración se producirá de manera automática.
El campo de la autorreparación está lleno de posibilidades. Desde el concepto del concreto regenerativo de su compañero nominado por la OEP, Hendrik Marius Jonker, hasta los 'coágulos de sangre' de la Universidad de Illinois y las alas de los aviones que se reparan por sí solas, a los materiales se les está ofreciendo una segunda oportunidad.

Hasta entonces, conserva tu teléfono donde lo puedas ver.



¡Frutas y verduras que sienten que son otra cosa!







La interesante historia de la invención del cepillo de dientes

Diversas técnicas de higiene dental han sido practicadas desde la prehistoria por el hombre, antes de la creación del cepillo de dientes. Estas técnicas antiguas se han podido verificar por las diferentes excavaciones que se han realizado en distintos lugares del mundo y por encontrar ciertos utensilios que antes se usaban. Los primeros registros que hay sobre la higiene dental se nos presentan, más o menos alrededor del año 3000 a.C. 

En las tumbas egipcias se han hallado ramitas en forma de lápiz, las cuales tenían en uno de los extremos un tacto blando y fibroso para poder llevar a cabo una limpieza dental. A estos primeros utensilios rudimentarios que servían para el cuidado dental, se les denominó "palos o varas para masticar", y se fabricaban a partir de ramitas de los árboles, machacando unos de sus extremos hasta ablandarlos. Los extremos de estas varitas se moldeaban en forma de filamentos para que fueran aptos para las encías, teniendo más o menos la forma del palillo de dientes. En la actualidad, algunas tribus nativas de África y Australia todavía usan estas herramientas para su cuidado dental. Otro ejemplo que hay sobre un utensilio anterior al cepillo de dientes y que aún se usa hasta nuestros días para poder obtener una buena limpieza dental, es el uso del miswak por parte del mundo islámico. 
Miswak

El miswak se obtiene de una planta llamada Arak, que también es conocida como el "árbol del cepillo dental" y la forma en qué se utiliza, es masticándola hasta deshilacharla y de ahí obteniendo grandes penachos qué contienen flúor para que se puedan limpiar los dientes. Sin embargo la creación y primera aparición del cepillo de dientes, se le atribuye a los chinos hacia el año 1498 o 1500 más o menos, en el siglo XV. Aunque se piensa que el cepillo de dientes puede ya haber estado desde antes del año 1498, pues en Japón ya andaba circulando dicho artefacto para el cuidado de los dientes. Ya qué un maestro zen japonés llamado Dōgen al viajar a China, "vio a a algunos monjes limpiar sus dientes, con cepillos hechos de cerdas de caballo cocidos a mangos de hueso de buey". La manera en la que se fabricaban estos cepillos, era extrayendo manualmente las cerdas de los cuellos del jabalí de los climas fríos de Siberia y China, ya que al vivir estos animales en bajas temperaturas su pelaje se volvía duro y crecía con mayor consistencia. Al extraer las cerdas de los cuellos del jabalí, estás se cocían a mangos hechos de huesos o de bambú. Tiempo después, se empezaron a crear otros cepillos dentales, utilizando otros pelajes de animales diferentes como: el del cerdo, del caballo y de tejón y al mismo tiempo, se utilizaban también diferentes mangos hechos de marfil y de madera.

El domingo 26 de junio de 1977 Elvis Presley dió su último concierto

El 26 de junio de 1977 Elvis Presley dio su último concierto en vivo, en el Marquet Square Arena de Indianápolis, luego de una larga serie de salidas y entradas a hospitales de desintoxicación. 


Quienes estuvieron esa noche fueron testigos de un concierto histórico para la música del siglo XX, una presentación triste y emotiva, claramente una despedida del cantante que obtuvo infinidad de discos de oro, más discos multiplatino que cualquier otro (veinte de sus álbumes vendieron más de dos millones de copias), y que lleva vendidos más de mil millones de discos. 

Poco tiempo después, el 16 de agosto de 1977, Elvis Presley fue encontrado muerto en el piso del baño de su palacio de Menphis. 
La causa real de la muerte es un misterio ya que, a pesar de que el certificado de defunción señala que la misma se produjo por causas naturales, uno de los médicos sostuvo que se debió a una sobredosis de medicamentos. Su padre dispuso una autopsia pero nunca se conocieron los resultados. 

Según una versión de los hechos, sus restos fueron enterrados en el jardín de su casa; según otra, se hallan en el Forest Hill, sitio de culto y peregrinación de millones de personas que visitan el fantasma del Rey cada año. No pocas historias se tejieron alrededor de los misterios de su muerte, muchas de las cuáles señalaban que Elvis seguía vivo, y que su muerte había sido una puesta en escena para escapar de la fama y vivir una vida apacible sin que nadie lo reconociera.



Humor literal







5 creencias erróneas sobre los antibióticos

El papel de Fleming en el descubrimiento de la penicilina y la consecuente popularización de los antibióticos mejoró la salud de millones de personas. Hoy, casi 90 años más tarde están en casi cualquier parte. El problema: no siempre se usan como se deben, este vídeo explica algunos de esos errores y mitos de manera sencilla.

La mayoría de ellos están derivados del uso abusivo de los antibióticos. Eso da como resultado la aparición de cepas de bacterias más resistentes y que compañías farmacéuticas tengan que modificar en consecuencia ciertas partes de la estructura química del antibiótico para hacerlas de nuevo más efectivas. La asociación que defiende a los consumidores en EE.UU. ha elaborado una recopilación bien documentada y bastante fiable de 5 mitos que solemos dar por ciertos sobre los antibióticos y no lo son. ¿Cuáles?
  • Sirven para todo: Este es, por suerte, uno de los que más se conocen. Los antibióticos sirven para enfermedades cuyo origen es bacteriano o vírico. No curan un resfriado, no curan un dolor de espalda y no hacen que la persona que los toma contagie menos la enfermedad. Luchan contra organismos vivos (anti y bio) como bacterias que originan la enfermedad. No son mágicos.
  • No tienen efectos secundarios: Como cualquier sustancia o agente externo que introduzcamos en nuestro cuerpo, claro que los tienen, aunque en la inmensa mayoría de casos estén tan controlados que ni los apreciamos. Esos efectos pueden ir desde diarrea a náuseas e incluso, en algunos casos muy, muy puntuales, daño nervioso. ¿La realidad? Los efectos secundarios están ahí pero no tendrás que preocuparte por ellos a menos que sufras una sobredosis. También pueden destruir “buenas” bacterias presentes en nuestro organismo de manera natural, además de las malas.
  • El tratamiento dura mucho tiempo: No necesariamente, y en realidad este punto se deriva de los dos anteriores: los antibióticos van mejor acompañados de una prescripción médica. Y el médico es, en ese caso, el que determina durante cuánto tiempo se deben tomar, sin importar que se sienta, o no, una mejoría.
  • Cuantas más bacterias muertas, mejor: No, el cuerpo humano, y en especial en algunos lugares como el tracto digestivo, tiene una gran cantidad de bacterias cuya actividad nos resulta beneficiosa. Si tomamos un antibiótico demasiado potente o mal recetado, podemos estar haciendo más mal que bien.
  • Autodiagnóstico: uno de los más comunes, y se suele hacer con antibióticos que sobraron de ocasiones anteriores. La realidad es que, aunque a veces se acierta, la mayoría se falla en el tipo de antibiótico a tomar, la duración del tratamiento y las condiciones.

Las múltiples ventajas de Telegran sobre WhatsApp

Por más que a muchos no nos guste, WhatsApp es el rey indiscutible de la mensajería instantánea en el mundo. Con más de 800 millones de usuarios activos parece no tener rival. Sin embargo, algunos usuarios hemos optado por alternativas con más y mejores características, y a un servicio que sí parezcaimportarle tu privacidad. Hablo de Telegram.
Personalmente encuentro que WhatsApp es una aplicación bastante mediocre, simplona y que no funciona ni la mitad de bien que debería para estar valorada en miles de millones de dólares y pertenecer a una de las empresas de tecnología más grandes del mundo: Facebook.

Aplicación de escritorio de verdad

Telegram tenía pocos meses de haberse lanzado y ya empezaban a aparecer los clientes de escritorio. A la fecha contamos con aplicaciones nativas para Windows, OS X, y Linux. Y, si no quieres instalar nada, puedes usarTelegram desde la web o desde Chrome.

Al contrario del chiste de "aplicación de escritorio" de WhatsApp, Telegram Desktop funciona totalmente independiente de tu móvil, tiene todas las funciones de las apps de Android o iOS, y funciona verdaderamente bien. Es algo sin lo que no puedo vivir, pues paso medio día sentada frente al ordenador y no voy a estar tomando el móvil a cada rato para conversar con mis contactos.

Chats que se autodestruyen

Si te preocupa la privacidad de tus conversaciones, Telegram ofrece chats con cifrado end-to-end, es decir, que los mensajes nunca pasan por los servidores de Telegram, sino que se cifran y descifran en los dispositivos de cada usuario. Además de ofrecer este alto nivel de protección, puedes iniciar chats secretos que se autodestruyen, lo que quiere decir que podrás establecer un limite de tiempo para que la otra persona pueda leer los mensajes antes de que estos desaparezcan para siempre de ambos dispositivos.
No solo eso, sino que la aplicación es capaz de avisarte si la persona del otro lado ha tomado una captura de pantalla de la conversacióndejándole completamente en evidencia. ¿Acaso no es lindo como te dice en quién puedes confiar?

GIFs

En cualquier conversación que lleves en un cliente de mensajería instantánea moderno puede subir imágenes, lo que hace único a Telegram, es que además de permitirte tomar una foto directamente, o elegir desde tu galería, puedes buscar directamente en la web. Pero no solo imágenes estáticas, sino GIFs animados que luego se reproducirán dentro de la conversación. Es la gloria de la comunicación personal.

Grandes científicas olvidadas por la historia

Una búsqueda rápida en internet de los científicos más famosos del mundo arroja como resultado, entre otros, los nombres de Galileo Galilei, Albert Einstein, Isaac Newton, Charles Darwin, Stephen Hawking y Alexander Fleming.

Una de las pocas mujeres que aparece es Marie Curie, la física y química que descubrió la radiación y contribuyó a su aplicación en el campo de los rayos x.

Curie ganó dos premios Nobel, en Física y Química. Sin embargo, en 1911 rechazaron su ingreso a la prestigiosa Academia Francesa de las Ciencias, el mismo año en que obtuvo su segundo Nobel.

Recientemente, el Nobel Tim Hunt fue criticado duramente por sus comentarios desdeñosos sobre las mujeres científicas. El revuelo que se creó a partir del comentario de Hunt reavivó el debate sobre qué lugar ocupan las mujeres en la comunidad científica.

Lo cierto es que las mujeres han hecho grandes e importantes descubrimientos. Solo basta pensar en Dorothy Hodgkin, la brillante cristalógrafa que mapeó la estructura de la penicilina, descubrimiento que le valió un Nobel en 1964.

Hodgkin fue la primera mujer en obtener la prestigiosa Medalla Copley, y sigue siendo la única mujer británica en conquistar un Nobel en categorías científicas.

No obstante, en su momento, los periódicos británicos titularon la noticia como "Ama de casa de Oxford gana un Nobel".

Pero muchas mujeres científicas en el pasado ni siquiera recibieron el crédito que merecían por sus logros. Como resultado, sus nombres han desaparecido de la conciencia pública.

A continuación, les quiero recordar a algunas de ellas.

Esther Lederberg

Esther Lederberg, microbióloga estadounidense, condujo investigaciones pioneras en el campo de la genética.

Desarrolló técnicas básicas que se perfeccionaron más tarde y contribuyeron al entendimiento de cómo funcionan los genes.

Su trabajo ayudó a su marido, Joshua, a ganar un premio Nobel en 1958. Sin embargo, nadie la mencionó a ella.

Rosalind Franklin

La biofísica británica Rosalind Franklin fue una pionera en cristalografía de rayos x.

Su imagen de una molécula de ADN resultó crítica para descifrar su estructura, uno de los avances científicos más importantes del siglo XX.

Pero fueron James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins quienes recibieron en 1962 el Premio Nobel en Fisiología o Medicina por su trabajo.

4 interesantes usos que le puedes dar al celular que ya no usas

Seguro que la primera alternativa que te viene a la mente es venderlo. Ese es quizá el mejor uso, al menos el más lucrativo, que le podrías dar a tu teléfono inteligente que acabas de cambiar por otro más moderno y probablemente más grande.

Aunque también lo podrías donar a alguien que lo necesite más que tú, como algún familiar o amigo.

O entregarlo en un centro de reciclaje. Si no tienes uno cerca, siempre puedes utilizar el servicio de RecycleMyCellPhone.org

Pero si le tienes demasiado apego y no estás dispusto a deshacerte de él, BBC Mundo te propone algunos usos que le podrías dar.

No necesitarás una tarjeta SIM, sólo una conexión a internet inalámbrica. O ni siquiera eso.

1. E-book

No será un Kindle, el lector de libros electrónicos de Amazon, pero tu smartphoneviejo puede asumir las funciones básicas de un e-book.

No tendrás más que descargar una aplicación específica para ello.

Existen varias, como Moon+, Aldiko, Cool Reader, o la propia app de Kindle, disponible para plataformas iOS, Android o Windows Phone.

Éstas te permitirán convertir tu viejo dispositivo en un e-reader, algo muy útil para los viajes, por ejemplo.

Así evitarás gastar la batería de tu nuevo smartphone.

2. Cámara de vigilancia

Puede que no estés dispuesto a comprar una cámara de seguridad para la casa, por considerarlo un gasto prescindible.

Pero ahora que decidiste adquirir un teléfono inteligente nuevo, podrías utilizar el viejo con ese fin.

En este caso también tendrás que descargar una aplicación. Encontrarás varias gratuitas disponibles: Security Cam, Videoüberwachung IP-Kamera o vMEye, entre otras.

También será importante que coloques el smartphone viejo cerca de un enchufe, sobre todo si quieres que grabe durante un periodo largo, como, por ejemplo, las vacaciones.

La actividad que registre tu nueva cámara de seguridad la podrás seguir con otro teléfono o un ordenador.

3. Reproductor multimedia

Un teléfono inteligente puede servir perfectamente como disco duro externo, para almacenar datos.

Asimismo, con el cable adecuado para conectarlo al televisor (dependerá de qué tipo de puerto tenga el aparato, USB o HDMI), también podrás reproducir todo ese contenido en la pantalla.

Y esto no solo sirve para los smartphones con gran capacidad.

Siempre podrás reproducir el contenido en streaming, directamente de las páginas en las que está alojado, sin tener que descargarlo en tu celular. En ese caso actuará de simple transmisor de datos.

4. Computadora

Como para el resto de funciones, para esto tampoco necesitarás la tarjeta SIM. Sin ella, pero con una conexión inalámbrica, podrás navegar por internet, acceder a redes sociales, y crear documentos de texto, además de jugar, escuchar música, etcétera.Sí, tu smartphone puede ser una computadora, aunque de gama media.

Y para que conviertas el teléfono inteligente en una computadora en toda regla, sólo tendrás que conseguirle una pantalla más grande y un teclado.

Lo primero es sencillo, ya que a día de hoy existen adaptadores para conectar el móvil a casi cualquier tipo de monitor externo.

Y para lo segundo deberás comprar un teclado inalámbrico y activar el bluetoothdel teléfono.

Así, sin demasiado esfuerzo y en la mayoría de los casos sin gasto, tendrás un nuevo aparato en casa.