sábado, 7 de noviembre de 2015

¡Me voy a comprar un auto para llevarlo al mecánico todos los días!, y otras imágenes divertidas.







Cómo saber la "nota" de tu computadora con Windows 10.

Con Windows Vista, y posteriormente con Windows 7, Microsoft introdujo en su sistema operativo una herramienta que permitía analizar la potencia y el rendimiento del hardware pudiendo obtener la “nota” de nuestro ordenador según su hardware y hacernos una idea de los componentes menos potentes que ralentizan nuestro sistema operativo de cara a posibles actualizaciones. La nota de este software estaba basada en la más baja de todas, aunque era posible conocer el rendimiento de los diferentes componentes por separado.

Con Windows 8 (y 8.1) y ahora con Windows 10 ya no es posible acceder al benchmark que nos permitía conocer la nota de nuestro ordenador. Aunque a simple vista no podemos acceder a esta característica, Microsoft en segundo plano sí que ha ejecutado los tests de rendimiento y a nivel interno conoce el rendimiento y la nota de nuestro PC.

La nota de nuestro PC se calcula mediante la ejecución de una serie de benchmarks a los diferentes componentes de nuestro ordenador:
  • Velocidad de la memoria Ram.
  • Velocidad de la CPU.
  • Proceso de gráficos en 2D.
  • Proceso de gráficos en 3D.
  • Velocidad del almacenamiento.

Como hemos dicho, el servicio Windows System Assessment Technology, también conocido como WinSAT, aún está presente en el sistema operativo, por lo que para poder conocer los resultados del benchmark debemos buscarlos manualmente en el sistema. Para ello simplemente debemos ir a la ruta C:\Windows\Performance\WinSAT\DataStore y buscar allí un fichero llamado “winstat.log”. Lo abrimos con el bloc de notas y podremos ver al final del fichero una línea similar a “Wrote XXX score to the registry 80“.

El número del final equivale, sobre 100, a la nota de cada test realizado a nuestro ordenador.

Aunque esa es la manera más fácil es posible que muchos usuarios no tengan en fichero winsat.log en la carpeta del sistema, por lo que si este es nuestro caso podemos optar por una segunda solución.

ExperienceIndexOK, una aplicación de terceros para obtener la “nota” de nuestro PC con Windows 8 o 10
ExperienceIndexOK es una aplicación gratuita que ejecuta la herramienta de benchmark de Windows y nos permite conocer fácilmente la nota de nuestro equipo.

Lo primero que debemos hacer es descargar esta herramienta desde su página web principal. Como hemos dicho, esta herramienta es totalmente gratuita y se distribuye en forma portable, por lo que no tendremos más que descargarla, descomprimirla y ejecutarla.

Lo primero que veremos será la ventana principal de la aplicación, donde nos aparecerá la nota de todos los componentes de nuestro ordenador, así como la nota general (la más baja) o global del equipo.

Si queremos volver a realizar el benchmark (para probar, por ejemplo, los resultados de un overclock o de diferentes piezas de hardware) simplemente debemos pulsar sobre el botón “re-run the assessment” para que se vuelvan a ejecutar los benchmarks de WinSAT.



Escaleras insólitas del mundo.

Para acceder a ciertos monumentos hechos por la misma naturaleza, se han creado escaleras que desafían a quienes dicen no temerle a las alturas. Conoce algunas de las más impresionantes construidas en cinco lugares del mundo.

1. El peñón de Guatape- Antioquía Colombia

Esta montaña de 220 metros de altura permite que los turistas lleguen a su cumbre si se animan a subir 740 escalones hechos en el monolito. Las escaleras se construyeron en zigzag y conforman una parte de la hermosa vista.

2. Escaleras Ha´lku- Kaneohe, Hawaii

Se le conoce como la “escalera al cielo”. Construidas en 1942, la subida es posible gracias a 4.000 escalones a lo largo de 700 metros. Con el tiempo, la madera de los peldaños fue reemplazada por hormigón.

3. Chilzina y los cuarenta escalones de Kandahar- Kandahar, Afganistán

La Chilzina es una cueva en la montaña, que formaba parte de la antigua ciudadela de Kandahar. A la cumbre de este monte se llega mediante cuarenta escalones que han erosionado a través del tiempo pero aún mantienen su belleza.

4. Huaynapicchu- Cuzco, Perú

Subir a esta montaña para divisar Machu Picchu puede llevar entre 45 o 60 minutos. La escalera fue hecha en tiempo inca y consta de varios tramos con peldaños tallados en la misma roca. Para llegar a la cumbre se ascienden 300 metros.

5. Tianmen Shan- Zhangjiajie, China

No por nada se le llama “Puerta del cielo”. Esta montaña tiene un agujero natural de 131,5 metros de altura formado por un derrumbe. Sus interminables escalones solo son utilizados por quienes tengan la condición para hacerlo. Es decir, no cualquiera.



Graves errores que llevaron a varios famosos a poner en riesgo su carrera.

Mel Gibson 

Cuando Gibson daba dinero en taquilla a nadie le importaban sus comentarios homófobos como 'el culo está sólo para cagar', pero tras enlazar un par de fracasos, Hollywood se cansó de su habilidad innata para ser una persona repugnante. 'Los putos judíos son los responsables de todas las guerras de la historia (...) el Holocausto se lo inventaron ellos' fue un ataque de ira que le llevó al ostracismo. Lo último que sabemos de él es que le gritó a su mujer 'si te violase una panda de putos negros, sería culpa tuya'. Adios, Mel.

Winona Ryder

El linchamiento más gratuito de la historia de Hollywood. Y a Winona le gustan mucho las cosas gratuitas. El mayor icono de los años 90 se hundió cuando ya en el siglo XXI (diciembre de 2001) le pillaron robando en una tienda. Al público no le pareció costar demasiado olvidarse de Winona, y esta fue una excusa casi divertida que al menos ha cimentado su leyenda de estrella de culto.

Hugh Grant

El rey de la comedia romántica fue arrestado por solicitar los servicios de una prostituta llamada Divine Brown. Esa misma semana estrenaba Nueve meses y nadie quiso ir a verla. Su disculpa fue insuficiente: 'a veces haces cosas buenas, otras malas; yo he hecho algo malo'. Su novia, Liz Hurley, se cansó de tanta tontería y Divine escribió un libro en el que detallaba que en la cama (eufemismo de 'asiento de atrás de un coche') Hugh sí daba risa, pero no era nada romántico.
Jason Biggs

El protagonista de American Pie es un ejemplo de que ser actor no te exime de ser un papanatas. Por desgracia para su carrera, Twitter saca lo peor de nosotros y sus comentarios haciéndose el gracioso y riéndose del accidente aéreo de Malaysia Airlines, de su mujer dándole el pecho a su hijo o de que sus compañeras de Orange is the New Black le llaman 'sobón' le convierten en el cuñado oficial de Hollywood.

Sinead O'Connor

La Winona Ryder de la música escandalizó al planeta entero rompiendo una fotografía del Papa Juan Pablo en la televisión americana. Según ella, él era 'el mal' y 'el enemigo', refiriéndose a la Iglesia Católica ocultando abusos infantiles. Para el resto de la humanidad, Juan Pablo era un viejecito adorable, así que Sinead se convirtió en una loca, una pecadora y una terrorista.

Michael Jackson

Juicios por abuso de menores, escalofriantes operaciones de estética y una hermana asquerosa que aseguraba que 'yo ya le dije a Michael que dejase de dormir con niños' destruyeron la vida de la mayor estrella musical de la historia, cuyos ojos nunca dejaron de expresar tristeza, angustia y una profunda decepción con el mundo. Tras su muerte, escuchar su música volvió a ser 'cool'. Demasiado tarde.

Las frases que utilizan un "padre pobre, y un padre rico"

“Ser producto de unos padres trabajadores con buenos contactos me permitió el lujo de poder observar los efectos que pueden tener las diferentes formas de pensar y plantearse las cosas en la vida que acaba llevando cada persona”, explica en 'Business Insider' Robert Kiyosaki.

Autor de la serie de libros de motivación y autoayuda 'Rich Dad Poor Dad' (Plata Publishing), de los que ha vendido más de 26 millones de copias en el mundo, a sus 68 años se ha hecho de oro gracias a su análisis sobre las verdaderas diferencias entre las personas que provienen de una familia humilde –como es su caso– y las nacidas en un entorno adinerado –para lo que tuvo de ejemplo a su mejor amigo–. “Me di cuenta de que mi padre no era pobre porque ganase poco dinero, que en realidad era una cantidad significativa, sino por culpa de sus pensamientos y acciones”, asegura el que hoy es uno de los hombres más ricos de Hawái.

Empresario, inversor, 'coach' motivacional, activista en el sector de la educación financiera, comentarista financiero e importante personalidad de diferentes programas de radio, hace años que Kiyosaki se dio cuenta de que incluso la forma en la que hablaba un padre era tremendamente diferente, y esto influía en que uno creciese económicamente más que el otro.

Con el objetivo de demostrar que la actitud y la forma de expresarnos nos hace más diferentes que la cantidad de dinero que tenemos en nuestra cuenta bancaria, el hombre de negocios ha recogido algunas de las frases que el padre de su mejor amigo jamás pronunció y el 'padre pobre' decía a menudo. ¿Quieres ser millonario? Toma nota de lo que diría el 'padre rico' y aprende de los grandes triunfadores.

“No me lo puedo permitir”
Padre rico: “¿Cómo lo puedo pagar?”

La primera es una declaración y la otra una pregunta. Uno zanja el asunto y el otro deja entrever que tiene diferentes alternativas para poder hacer frente a lo que le proponen.

Como explica Kiyosaki, al contestar automáticamente la frase 'no me lo puedo permitir', nuestro cerebro deja de funcionar, mientras que al hacer la pregunta '¿cómo lo puedo pagar?' nuestra mente empieza a trabajar buscando el modo adecuado. “Esto no significa que puedas comprarlo todo. Simplemente marca un punto en el que ejercitamos o no nuestra mente. Cuanto más fuerte sea tu cerebro y más lo utilices, más dinero harás”, asegura el experto en finanzas.

“Trabajo por el dinero”
Padre rico: “Mi dinero trabaja para mí”

La clásica dicotomía entre 'vivir para trabajar' o 'trabajar para vivir'. En general, las personas reciben un salario en función de las horas que trabajan, pero los ricos suelen ser dueños de sus propios negocios, trabajan a comisión o pueden eligir ser accionistas o tener participaciones sobre las ganancias de una determinada empresa.

“Pues muy bien para ellos”, pensarás. Pero el hecho es que mantener una postura en la que no dependemos económicamente de nadie puede abrirnos poco a poco las puertas para que realmente sea así. “Si aseguras que trabajas por dinero, le estás dando el poder a tu empleador. Si el dinero trabaja para ti, mantienes el poder y el control del mismo”, relata Kiyosaki.

“Con el dinero hay que ir a lo seguro”
Padre rico: “Hay que aprender a gestionar el riesgo”

Los ricos juegan para ganar, lo que exige asumir riesgos y ser capaces de mantenerse cómodos ante la incertidumbre. Claro que esto lo hacen con una sonrisa en la cara porque por mucho que puedan perder no se van a quedar a cero… Pero, ¿y si ganas? Esa es la actitud que tienen los millonarios y que les hace apostar una y otra vez por negocios que pueden o no funcionar.

“Para acumular una riqueza, es tan importante saber asumir riesgos como ser inteligente en la toma de los mismos”, explica el autor, quien recuerda que el 'padre rico' a menudo hablaba de la importancia de saber gestionar las inseguridades: “El riesgo a ciegas no te llevará a ninguna parte, pero el riesgo inteligente –para el que la educación y la experiencia juegan un papel clave– es la clave para lograr una buena recompensa”, recuerda haberle escuchado.

“Mi casa es un activo”
Padre rico: “Mi casa es un pasivo”

Aunque cuesta meternos esta máxima económica en la cabeza, ser propietario de una vivienda cuesta dinero, y no es un activo estable porque no siempre es seguro que vaya a subir su valor con el paso del tiempo. “No estoy diciendo que no haya que comprar una casa, pero hay que entender que para conseguir una casa más grande o mejorar en la que vivimos, activos en el futuro, tendremos que hacer frente a un pasivo”, explica el famoso 'coach' financiero. “Es cierto que si te quedas sin trabajo de pronto, tener un activo te puede ayudar a conseguir dinero mientras que un pasivo te lo irá restando, pero es importante entender la diferencia entre uno y otro”, insiste.

“Estudia para trabajar en una buena empresa”
Padre rico: “Estudia para comprar una buena compañía”
Las personas más ricas no tienen miedo de pensar a lo grande. Se fijan unas expectativas altas y esperan hacer un montón de dinero, y tienen claro que lo conseguirán. “Por su parte, las masas creen que tienen que luchar por mejorar y asumen que deben conformarse con menos de lo que valen”, opina el autor, quien anima a las personas a tenérselo, por decirlo de alguna manera, más creído, presuponiendo que si somos capaces de vender la imagen de seguridad en nosotros mismos alcanzaremos puestos más altos. En resumen, que te convenzas: tú sí que vales.

“Nunca seré rico”
Padre rico: “Soy un hombre rico”
Algo similar a cuando nos encontramos con personas físicamente poco atractivas que tienen tanta confianza en sí mismas que acaban pareciendo las más bellas del lugar allá dónde van, aunque por motivos circunstanciales tengan, llevándolo al extremo, la cara desfigurada. “Incluso cuando el 'padre rico' estuvo en la ruina tras un importante revés financiero, siguió refiriéndose a sí mismo como un hombre rico”, relata Kiyosaki, y recuerda como, ante la adversidad, el padre de su mejor amigo insistía en transmitirles la idea de que “hay una diferencia entre ser pobre y estar en la ruina: la quiebra es temporal, la pobreza eterna”. Vaya, eso sí que es actitud.

“No me interesa el dinero”
Padre rico: “El dinero es poder”
Desde pequeños, a la mayoría de las personas nos enseñan que lo importante en la vida es tener una buena educación, encontrar un trabajo y estar agradecidos por lo que tenemos. “En resumen: a casi todos nosotros nos han enseñado a conformarnos”, sentencia el empresario estadounidense, quien asegura que las personas ricas “piensan en el dinero de manera lógica y lo ven como lo que es: una poderosa herramienta que puede presentar opciones y oportunidades”. No lo necesitan para vivir sino para ser más poderosos, y lo tienen claro: ¿por qué conformarse con 5 si pueden aspirar a 15? Aunque, de lo que no dice nada Kiyosaki es de a costa de qué personas hacen los ricos sus enormes botines. Porque hay que tener actitud y ganas, pero también muy pocos escrúpulos.



La única excusa creíble cuando has sido infiel.

Poner los cuernos, como se dice sencilla y llanamente, es algo que está mal visto por la mayoría de las culturas. Engañar y mentir a nuestra pareja sentimental para mantener relaciones sexuales con otra persona se percibe como un defecto castigable para algunos e incluso imperdonable para otros.

Mientras la persona engañada busca explicaciones en la falta de comunicación en la pareja, en el estrés, en la decadencia de la vida sexual conjunta o en un simple calentón al conocer a una persona atractiva, quien comete la infidelidad tiene un trabajo complicado: inventarse una buena excusa para conseguir el perdón.

La noche me confundió, se me echó encima, había bebido mucho, me sentía solo… Las justificaciones pueden ser muchas, pero quizás aquella de que es algo innato a determinadas personas suele ser la menos utilizada por sonar como una mentira absoluta. No piensan así los expertos de 'AsapSCIENCE' quienes sugieren que las probabilidades de ser infieles podrían formar parte de nuestro ADN, lo que se traduce en que no podemos evitarlas.

Aunque los seres humanos se encuentran dentro de ese pequeño 3% de mamíferos monógamos o que mantienen una pareja sexual sucesiva durante toda su vida, a muchas personas les sigue sorprendiendo que la gente cometa infidelidades con su pareja.

En este sentido, el estudio realizado por la sexóloga Shere Hite y recogido en su bestseller 'The Hite Report: A National Study of Female Sexuality' (Seven Stories Press), sigue siendo una de las grandes obras para comprender el engaño. Según descubrió la propia Hite, hasta el 70% de las mujeres casadas y cerca del 72% de los hombres en las mismas circunstancias, habían engañado a sus cónyuges en algún momento del matrimonio.

Aunque investigaciones más recientes parecen haber demostrado que Hite exageraba en sus cifras y que los porcentajes podrían ser bastante más bajos –como la realizada en 2008 por el Centro de Investigaciones Sociológicas que apenas determinó que un 17,2% de los adultos españoles habían mantenido alguna relación extramatrimonial, aunque según advertían los propios autores el porcentaje real probablemente es mucho mayor–, el hecho es que muchas personas son infieles.

Según explican los científicos de 'AsapSCIENCE', la probabilidad de ser infieles está escrita en el gen que codifica un receptor de la dopamina, también conocida como la 'hormona de la felicidad'. Los resultados de su investigación demuestran que el 50% de las personas que poseen la variante alelo largo de este gen han confesado haber engañado a sus parejas en algún momento de sus vidas, mientras que entre los que poseían el alelo corto los infieles apenas alcanzaban el 22%. “Las personas con la variante larga son también más propensas a involucrarse en conductas de riesgo y abusar de sustancias”, explica Dana Dovey en 'Medical Daily'.

Otra hormona relacionada con el engaño es la vasopresina. Esta se libera cuando entramos en contacto físico cercano con otras personas y se encuentra en pequeñas cantidades en las personas que tienen problemas de socialibilidad como puede ser el autismo.

Pero la biología no es el único factor que juega un importante papel en nuestras posibilidades de engañar. “Los expertos reconocen que otros como la cantidad de dinero que ambos cónyuges ganen, los problemas emocionales o el abuso del alcohol, son conocidos por influir en las probabilidades de infidelidad en una relación de pareja”, asegura Dobey.

No obstante, pese a las variaciones en nuestros niveles hormonales o a las circunstancias socioeconómicas en las que nos encontremos, lo cierto es que ninguno de estos factores es realmente determinante para cometer una infidelidad. 'Cariño, me he acostado con tu mejor amiga, pero ya sabes cómo es el ADN', puede ser una excusa estupenda, pero un última instancia solo uno mismo decide si debe o no engañar a su pareja.



¿Qué hace un hotel cuando un huésped muere en una habitación?

Un hotel tiene más secretos de los que te imaginas, incluso podrías estar durmiendo en una habitación donde murió una persona y nunca te enterarás.

Los especialistas en el tema, Michael Forrest Jones y Jacob Tomsky, conversaron con el Daily Mail para responder las preguntas de los millones de huéspedes que han pasado la noche en un hotel alguna vez en su vida.

Estas fueron algunas de las interrogantes que rescatamos.
  • ¿Cómo acelerar el proceso de check in en el hotel? Los hoteles tienen una serie de puntos que evaluar antes de elegir la habitación correcta para ti. Sin embargo, hay algunos trucos que puedes tener en mente para que todo sea más rápido según Forrest Jones: no ser muy exquisito en tus requisitos, quedarte siempre en la misma cadena, inscribirte al programa de viajero para tener tus datos actualizados y reservar con anticipación.
  • ¿Cuál es el lugar más seguro para abrir tu maleta? El piso del baño. Lo limpian seguido para evitar que las bacterias se multipliquen. Si tu habitación tiene partes de madera, piénsalo dos veces antes de colocar tus pertenencias ahí, pues es el ambiente ideal para la reproducción de bichos.
  • ¿Cada cuánto tiempo se limpian los cuartos? Si bien el servicio a la habitación trabaja todos los días, solo cuatro veces al año los cuartos del hotel son sometidos a una limpieza profunda que implica voltear los colchones, limpiar las cortinas, dejar orear el espacio por varias horas y hasta usar rayos UV para encontrar manchas ocultas.
  • ¿Cómo determinan el precio de una habitación? El CEO de Hotelied, Zeev Sharon, explica que por cada mil dólares invertidos en un cuarto, el hotel cobrará un dólar al cliente. Es decir si el trabajo costó 100 mil dólares, rentar la habitación tendrá un precio de 100 dólares la noche.
  • ¿En verdad los trabajadores son tan amigables? No. Se ha dado el caso que algunos, especialmente los que tienen acceso a las habitaciones, pueden revisar las pertenencias de los huéspedes, pero sin el afán de sustraer nada sino de divertirse un rato.
  • ¿Qué hacen con las toallas viejas? Lo que los huéspedes usan más en los hoteles son las toallas y si bien el stock de ellas es elevado, llega un momento en el que necesitan un cambio. Una vez que se ha reemplazado el producto en mal estado, es teñido de rojo o azul para usarlo como trapo de limpieza.
  • ¿Qué pasa si un huésped fallece en su habitación? Hay un protocolo. Cuando el cuerpo es retirado, algo que puede ocurrir por la puerta trasera del hotel, la habitación es desinfectada, limpiada y acomodada para que otro huésped la use lo más rápido posible.


Humor promocional







Impresionantes paisajes de Gales.

Gales puede que sea el país menos reconocido del Reino Unido, pero con sus 2.700 kms de costa y sus grandes áreas montañosas no tiene nada que envidiar a sus vecinos en lo que se refiere a belleza natural y paisajes. Paul Templing es un fotógrafo y músico de Cardiff que se dedica a captar los vívidos colores de este misterioso país.

“Aunque trabajo en muchos escenarios, incluyendo la música en directo, creo que mi punto fuerte lo he encontrado realmente con los paisajes y los horizontes costeros,” dijo Paul para la galería Tir-A-Môr. “Pero claro, con semejantes vistas tan espectaculares al lado de casa, ¡no creo que le sorprenda a nadie!”

Corn Du, Brecon Beacons

Templo del océano, Planta de energía de Aberthaw

Nash Point

Dolmen de St Lythans

Viaducto, Porthkerry Park

Nash Point

El gran poder energético de las heces humanas.

Casi 1.000 millones de personas defecan al aire libre, y cerca de 2.400 millones no tienen acceso a instalaciones sanitarias en buenas condiciones. Esa enorme acumulación de desperdicios representa una importante amenaza para la salud, pero según un informe de la Universidad de Naciones Unidas (UNU), tendría un potencial positivo: su aprovechamiento como fuente de energía para millones de hogares de países en desarrollo, en particular los de áreas rurales y localidades pequeñas. 

El trabajo de la UNU indica que la limpieza y reutilización de aguas residuales permitiría la expansión de tierras cultivables en regiones áridas. Además, las heces humanas contienen nutrientes y poseen un potencial energético, ya que son combustibles cuando se secan.

A partir de estos desperdicios orgánicos puede producirse biogás, que se obtiene por la degradación anaerobia de los residuos mediante bacterias. El biogás, compuesto en un 60 % por metano, representa una importante fuente de energía. Por otro lado, las aguas residuales desecadas y tratadas han demostrado poseer una energía similar a la del carbón y el carbón vegetal, si se queman a la temperatura apropiada.
El análisis de la UNU recalca las implicaciones financieras del asunto. El valor mínimo estimado de la generación de biogás a partir de las heces de los 1.000 millones de personas que defecan al aire libre es de más de 200 millones de dólares al año, suficiente para cubrir la demanda anual de energía de casi 10 millones de hogares de los países donde vive esa gente.

Esa cifra se situaría entre los 1.600 y los 9.500 millones de dólares si se calcula a partir de los desechos orgánicos de toda la humanidad. El último valor respondería a las necesidades de electricidad de 130 millones de hogares, tantos como suman Indonesia, Brasil y Etiopía en conjunto.



¿Cómo es posible que un sonámbulo caiga por una escalera y siga durmiendo sin dolor?

Seguimos sin entender del todo a los sonámbulos. Por la noche pueden herirse a sí mismos sin sufrir dolor, pero por el día es común que sufran migrañas, dolor crónico o depresión. Un grupo de investigadores franceses plantea nuevas hipótesis en un estudio publicado por la revista Sleep.

Para el ensayo estudiaron a 100 pacientes sonámbulos que no padecían ningún otro trastorno del sueño, y los compararon con 100 personas sin problemas para dormir. Al preguntarles por su día a día, los sonámbulos demostraron tener con más frecuencia dolencias como las migrañas, la depresión o el insomnio, así como dolor crónico.

Pero, por la noche, el dolor desaparecía. 47 sonámbulos contaron a los investigadores que habían sufrido traumatismos al caminar dormidos, y un 80% afirma que no sintieron dolor durante el proceso:

Uno de los participantes se cayó dormido por la ventana de un tercer piso, lo que le ocasionó fracturas graves; sin embargo, siguió durmiendo y no sintió ningún dolor hasta que lo despertaron. Otro participante recuerda que una vez se subió al tejado de su casa, se precipitó y se rompió una pierna, pero continuó roncando hasta la mañana siguiente. Un tercer participante se cayó por las escaleras mientras caminaba dormido y siguió durmiendo hasta que su mujer lo despertó; no se dio cuenta del dolor hasta pasados varios minutos, explicó la esposa.

La hipótesis de los investigadores es que el estado de inconsciencia de los sonámbulos interrumpe las señales del cerebro que se encargan de hacernos sentir dolor. También creen que hay una relación entre que no sientan dolor durante las noches y que lo sufran en mayor grado que las personas normales durante el día: podría tratarse de una anomalía en los circuitos del cerebro que procesan el dolor.

Por ahora son sólo especulaciones, seguimos sin tener claro por qué ocurre. Mientras los científicos resuelven el enigma del sonambulismo, lo importante es que los sonámbulos, sus médicos y sus familiares sepan que corren riesgo de hacerse mucho daño durante las noches.



Avances tecnológicos que pronto llegarán para cambiar nuestra vida.

Hablar de los inventos del futuro desde el presente es complicado. Lo fácil es dejarse llevar por el entusiasmo y hablar de coches voladores, viajes en el tiempo o el teletransporte. ¿Qué inventos llegarán realmente a nuestras vidas para cambiarlo todo en los próximos meses?

Parece que la dirección está clara: el futuro se va a parecer a Minority Report. Sin el engorro de los hermanos videntes claro. Pantallas gigantes y flexibles, sin cables y controladas mediante gestos; hologramas y dispositivos de realidad aumentada; inmersión digital total a través de dispositivos de realidad virtual…

Todo parece estar encaminado hacia el “Internet de las cosas” y los wearables. Tu camiseta monitorizará tus constantes vitales, te ofrecerá consejos e incluso formará parte de una comunidad online de camisetas. Parece un chiste, pero no lo es. Los chips y la interconectividad son una realidad inminente para los próximos meses.

El dron también es una figura que está irrumpiendo con fuerza en la actualidad tecnológica. Conocemos sus aplicaciones recreativas, científicas e incluso militares, pero pronto habrá drones que te traigan el correo (recordemos que Amazon está trabajando en el asunto ya) y que sigan tus pasos como si fuesen mascotas.
Los coches autónomos, por otra parte, son ya una realidad en fase de pruebas. Esta tecnología está casi lista para conquistar nuestras vidas, solo queda que la sociedad vaya asumiéndola. Primero habrá una lenta adaptación, algunas ciudades acogerán coches autónomos como curiosidad y, cuando nos queramos dar cuenta, estaremos echando de menos el volante y los pedales.

Estos son algunos de los inventos del futuro que ya están aquí y que formarán parte de tu vida en menos tiempo del que crees:

Las gafas de realidad aumentada son dispositivos que integran objetos virtuales en el mundo real. Google, Microsoft y Asus, entre otras compañías, están desarrollando sus propias gafas de realidad aumentada.

La computación perceptual, una iniciativa en la que Intel tiene especial empeño, nos permite manejar nuestros dispositivos mediante gestos.

El popular Google Car está todavía en fase de pruebas, pero ya hay algunos circulando por Silicon Valley con muy buenos resultados.

Nuestro smartphone seguirá creciendo en potencia computacional y funcionará como un auténtico ordenador de bolsillo.

Las pantallas flexibles abrirán un nuevo mundo de posibilidades, entre ellas wearables más atractivos como este prototipo de pulsera.