Páginas

lunes, 25 de enero de 2016

Busco trabajo porque blablablá...

Un licenciado en Marketing mandó una solicitud de empleo llena –literalmente- de “bla bla bla”, y no le fue nada mal.


Cansado de no recibir ninguna respuesta positiva tras presentarse a decenas de ofertas de trabajo con cartas de presentación clásicas, Julien Chorier decidió arriesgarse. Al parecer, sus cartas "caían en el olvido" en los procesos de selección, así que pensó una estrategia para llamar la atención: eliminar todo las partes que tanto el redactor como el lector saben que son "relleno" y sincerarse mediante el uso del "bla bla".

Julien, un joven francés de 24 años graduado en marketing y gestión de empresas, comprobó con asombro que la empresa startup Alumn Force sólo tardó diez minutos en responderle después de que enviara su original carta de presentación, informa La Vanguardia. Poco después ya firmaba contrato.

"Todo el mundo ha pasado por el difícil reto de la carta de motivación. Son demasiado encorsetadas y poco originales, no dicen nada del candidato y a menudo pasan inadvertidas", explica Chorier.

"Mi consejo es hacer una reflexión profunda antes de ponerse a escribir la carta de presentación", afirma el joven, quien sin embargo admite que hay muchas profesiones en las que no tiene sentido enviar una carta de presentación como la suya. "Hay que saber diferenciarse y al mismo tiempo adaptarse a cada sector y determinar qué elementos es mejor destacar".



No hay comentarios.: