Páginas

sábado, 20 de febrero de 2016

Murió Umberto Eco.

Fue el académico más popular del último siglo. Y si la frase parece una contradicción, Umberto Eco fue el ejemplo de que podía ser verdad.

Salió de las aulas universitarias, para convertirse en un escritor best seller con millones de lectores, una película de Hollywood y una fama global. Falleció a los 84 años, el mismo día que la escritora estadounidense, Harper Lee. Fue un día aciago para la literatura.

Eco falleció a las 22.30 hora italiana, según informó la edición digital del diario La Repubblica, al que contactó la familia. El escritor llevaba tiempo aquejado de un cáncer. En un gesto que Eco hubiera apreciado, Wikipedia corrigió su biografía minutos después que se conoció la noticia.

Escritor, filósofo y semiólogo, Eco fue una figura ineludible en la vida intelectual italiana del último medio siglo. Cuando publicó su primera y más clásica novela, El nombre de la rosa, ya tenía 34 años de publicaciones académicas incluyendo el ensayo Apocalípticos e integrados, que es de 1964 y aún es un libro de referencia para entender el vínculo entre sociedad, cultura y medios de comunicación.

Prolifico y popular.
En total editó siete novelas. El nombre de la rosa era un policial ambientado en un monasterio de la Edad Media y junto con su segundo libro de ficción El péndulo de Foucault conforman la parte más popular de su carrera. Después publicó La isla del día de antes, Baudolino, La misteriosa llama de la Reina Loana y El cementerio de Praga.

Su última novela, Número cero, editada en 2015 por Lumencontaba la historia de un periódico que sólo sacaba números cero para poder chantajear a empresarios y políticos.

Su trabajo de ficción estaba, había dicho, influenciado por Jorge Luis Borges y James Joyce y aunque sus libros estaban llenos de referencias, citas en idiomas originales y diálogos cruzados con otras obras literarios, consiguió captar la atención de un público masivo.

Entre sus principales éxitos literarios estará siempre, claro El nombre de la rosa, que fue traducida a casi medio centenar de lenguas y fue bestseller internacional con más de 30 millones de copias vendidas, y una adaptación cinematográfica con Sean Connery en el papel de William de Baskerville, un Sherlock Holmes del medioevo.

Además de novelas de éxito internacional, en su extensa carrera Eco fue autor de numerosos ensayos de semiótica, estética medieval, lingística y filosofía.

Su primer ensayo publicado fue un estudio sobre Tomás de Aquino en 1956; el último, su Historia de las tierras y los lugares legendarios. Otro de sus últimos éxitos fueron sus Historia de la belleza e Historia de la fealdad y El vértigo de las listas. Muchos estudiantes universitarios están más que familirizados con uno de sus libros de texto más famosa: Cómo escribir una tesis.

Nació en Alessandria, una ciudad italiana del Piamonte, el 5 de enero de 1932 y se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Turín. Participó en el llamado "Grupo 63" con la publicación de ensayos sobre arte contemporáneo, cultura de masas y medios de comunicación. De esa época son los estudios reunidos en Apocalípticos e integrados.

En 1988 había fundado el Departamento de comunicación de la Universidad de San Marino y a partir del 2008 era docente y presidente de la Escuela superior de estudios humanísticos de la Universidad de Bolonia.

Uno de los escritores italianos más distinguidos, fue premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2000.

"El escritor Umberto Eco pertenece a esa pequeña clase académicos que son enciclopédicos, profundos y para nada aburridos", escribió el ensayista libanés estadounidense, Nassim Nicholas Taleb. "Es el dueño de una gran biblioteca personal (de unos 30.000 libros), y divide a los visitantes en dos categorías: aquellos que reaccionan con un ¡Wow. Signore professore dottore Eco, qué biblioteca que tiene! ¿Cuántos de estos libros leyó? y los otros —una minoría muy pequeña— que entiende que una biblioteca privada no es un apéndice que alimenta el ego, sino una herramienta de investigación": Eco solía decir que los libros no leídos son tan valiosos como los leídos.
La muerte de Umberto Eco tuvo gran impacto en Italia. Las cadenas de televisión y los mayores medios difundieron la noticia dedicándole mucho espacio. Se esperaban saludos oficiales.

"Eco fue una presencia importante en la vida cultural italiana en los últimos 50 años, pero su nombre sigue innegablemente ligado, a nivel internacional, con el extraordinario éxito de su novela El nombre de la rosa", dijo ayer el Corriere della Sera que destacó que Eco había "modernizado a la cultura italiana".

El diario de Turín La Stampa tituló en su página web un escueto pero esclarecedor "Cultura de luto" mientras que La Repubblica tituló con un contundente "Adiós a Eco, el hombre que lo sabía todo".

El diario de izquierda escribió que "El mundo pierde a uno de los hombres más importantes de su cultura contemporánea".



No hay comentarios.: