Páginas

lunes, 28 de marzo de 2016

Las monjas que cultivan marihuana "para curar el mundo"

Ser monja no es para cualquiera. Requiere disciplina, dedicación, empatía y paciencia. Y en ocasiones, requiere un gran conocimiento del cultivo de marihuana. Pero eso no te lo cuentan en catequesis.


Por supuesto, no TODAS las monjas cultivan marihuana. De hecho, estamos bastante seguros de que la mayoría no lo hace. Pero estas no son monjas comunes. Son las Hermanas del Valle, y aparecen en estas fascinantes fotos de Shaughn Crawford y John DuBois. 


Situadas en Merced, California, estas monjas cultivan marihuana según los ciclos lunares antes convertirla en remedios que venden por internet. 


Sus productos, todos orgánicos, sirven para tratar muchos problemas como dolor de espalda, migraña o incluso resaca, y cada bote recibe su propia oración antes de ser enviada para su distribución.

A pesar de tener la licencia para cultivar marihuana medicinal, los distritos de California están considerando prohibir el cultivo, lo que haría este negocio ilegal. Pero las Hermanas planean luchar contra esta prohibición. Después de todo, tienen a Dios de su lado.
Las Sisters of the Valley, que no son religiosas pero se autodenominan “monjas” y visten como tal, llevan más de un año cultivando cannabis medicinal en diferentes formatos que venden a través de internet y envían a cualquier lugar del mundo. Sus tónicos y bálsamos contienen CBD, pero están libres de THC, el componente psicoactivo del cannabis que provoca el 'subidón'.

La suya es una “misión espiritual”: curar a los enfermos con medicinas naturales basadas en la marihuana. Según Kate y Darcey, su aceite de cannabis “quita las convulsiones y un millón de cosas más”, y su bálsamo multiusos “cura las migrañas, resacas, dolores de oído, dermatitis y dolores de muelas”, entre otras cosas.



La hermana Kate y su ayudante, la hermana Darcey, han combatido la prohibición de la venta y cultivo de marihuana en su localidad, Merced (California), como mejor saben hacerlo: a través de internet, la plataforma que dio a conocer a las Sisters of the Valley (Hermanas del Valle) gracias a sus vídeos musicales.

El objetivo de estas 'monjas youtubers' es seguir ayudando a las personas con problemas de salud gracias a nuestra planta favorita, pero las autoridades de Merced no se lo están poniendo fácil. “Acoger, regular y cobrar impuestos, eso es todo lo que queremos que hagan”, decían. Su petición, por desgracia y de momento, no se ha visto atendida.





No hay comentarios.: