Páginas

viernes, 1 de abril de 2016

10 geniales trucos de McGyver que se nos harían muy fáciles con un smartphone

Casi treinta años después del estreno de la famosa serie, un repaso a algunos de sus capítulos más memorables nos permite sacar alguna conclusión que otra: la moda de los años ochenta ha quedado, por suerte, atrás; el protagonista necesita sentar la cabeza en lo que respecta a su vida sentimental; y, lo más importante, la vida de MacGyver habría sido mucho más fácil con un ‘smartphone’ en el bolsillo. Ademas que cuando los malos lo capturaran seguramente lo primero que le quitarían sería su smartphone...


Efectivamente, el trabajo de MacGyver en la Fundación Fénix – que, básicamente, se dedicaba a ayudar a los buenos y acabar con los malos – requería una gran habilidad manual y una inteligencia propia de un genio. Sin embargo, como podrás comprobar, con un teléfono móvil del año 2014 MacGyver podría haber hecho las mismas genialidades casi sin despeinarse. 

Lógicamente que eso sería posible si tuviera a mano todas las apps necesarias para cada problema. Sería muy difícil que pudiera tener en su teléfono los cientos (o miles)  de apps requeridas para estar preparado para las "sopresas" que le deparara cada aventura. Sin poder contar con ellas lo único que continuaría valiendo sería el ingenio y el altísimo poder de improvisación a partir de elementos tan dispares como los que utilizaba nuestro héroe.

Más zoom, por favor
En varios momentos de la serie, MacGyver necesita ver algo demasiado pequeño. Obviamente, no tiene una lupa a mano, pero tampoco la necesita. Como siempre, el héroe de toda una generación se las ingenia para fabricarse una lupa casera, bien sea con los cristales de unas gafas o haciendo una pompa de jabón en la abertura de una horquilla para el pelo.
¿Y en el siglo XXI? Ahora sería tan sencillo como usar el ‘zoom’ de la cámara del móvil o hacer una foto de lo que se necesite ver y ampliarla inmediatamente.

Tócala otra vez, Sam

En el quinto capítulo de la serie, MacGyver necesita reproducir cuatro notas musicales para abrir una caja fuerte. En su interior, el malvado de turno guarda varios sacos repletos de diamantes robados. Por suerte, el rubio más hábil de la historia de la televisión escucha la contraseña musical. ¿Cómo reproducirla? MacGyver hace lo difícil sencillo y, con cuatro copas de vino y mojando las yemas de sus dedos, consigue tocar las cuatro notas.
¿Y en el siglo XXI? Aquí MacGyver tendría varias opciones. Podría registrar la contraseña con la grabadora de sonidos de su ‘smartphone’ o, para presumir de memoria, quedarse con las cuatro notas e interpretarlas posteriormente con cualquiera de las muchas aplicaciones musicales que existen.

Obsesión por el morse

A lo largo de las siete temporadas, MacGyver utiliza en varias ocasiones el código morse. Por ejemplo, en el primer capítulo de la serie, el personaje interpretado por Richard Dean Anderson envía un mensaje en código morse a través de unos interruptores conectados con la sala de control de un laboratorio subterráneo que va a ser sepultado tras una detonación con varias personas en su interior.
¿Y en el siglo XXI? Valoramos mucho los conocimientos de MacGyver sobre morse, pero también es cierto que, a día de hoy, hay un buen número de ‘apps’ que enseñan este alfabeto e incluso hacen las veces de traductores, así que en principio no habría ninguna necesidad de que nuestro protagonista ocupase neuronas memorizando este código del siglo XIX. Por no hablar de que, con un móvil en el bolsillo, MacGyver podría haber pedido ayuda con una llamada, un WhatsApp, o incluso algo tan revolucionario como innovador: ¡el SMS!

¿Estoy bien, doctor? 

Tras un accidente de avioneta, MacGyver se enfrenta a una de sus peores pesadillas: la delicada salud de uno de sus acompañantes. Para averiguar qué le pasa a uno de los accidentados, MacGyver fabrica, con un altavoz de la aeronave, los auriculares del piloto y unos tubos de goma, un fonendo artesanal que le permite auscultar al joven herido.
¿Y en el siglo XXI? Pues sí, con el móvil podría haberlo solventado. No son pocas las aplicaciones que convierten tu móvil en un fonendo digital, utilizando el micrófono del terminal y unos auriculares. Además, estas ‘apps’ presentan gráficas con los resultados de lo que se ha escuchado, lo que facilita bastante la tarea.


Reino animal

Además de muchas mujeres, por la vida de MacGyver pasó algún que otro animal. Desde luego no como mascota, sino más bien animales que se cruzaron en su camino por los distintos casos en los que trabajó. Y, con ellos, llegaron los ultrasonidos. En un episodio en el que MacGyver tenía que desentrañar cómo se estaban amañando unas carreras de caballos, descubrió que alguien hacía enloquecer a todos los equinos – menos al ganador, que era sordo – con estos sonidos inaudibles para el ser humano.
MacGyver utilizó el interfono de un establo, enlazándolo con un pequeño micrófono que había encontrado junto al cadáver del entrenador de los caballos, para descubrir que los ultrasonidos eran la clave del misterio.
¿Y en el siglo XXI? Hoy en día existen bastantes aplicaciones que hacen las veces de silbato para animales, por lo que MacGyver no tendría que romper el interfono para deshacer el entuerto.
Un flash para deslumbrarlos a todos

En un capítulo de la quinta temporada, en el que los guionistas de la serie decidieron aunar lo mejor de MacGyver con las búsquedas arqueológicas de Indiana Jones, nuestro héroe utiliza el flash de una cámara de fotos para deslumbrar al malo de turno que quiere llenarle el cuerpo de plomo.
¿Y en el siglo XXI? Muy bien pensado lo de la cámara, MacGyver. Como no podía ser de otra manera, con un ‘smartphone’ en el bolsillo podrías hacer lo mismo. Hay una amplia gama de ‘apps’ que ofrecen todo un abanico de posibilidades: luces intermitentes, usar la pantalla como si fuera una linterna, diferentes colores… Herramientas más que suficientes para deslumbrar al tipo que te quiere pegar un tiro o para emular a Gandalf iluminando Minas Moria.

Con sónar y a lo loco

En el último capítulo de la tercera temporada, MacGyver se vale del sonido de los altavoces de una radio para averiguar si alguna pared del zulo en el que se encuentra retenido está hueca y resulta ser falsa. Así, basándose en los principios del sónar, MacGyver logra escapar de su prisión.
¿Y en el siglo XXI? Sin necesidad de desmontar los altavoces de una radio, podría hacer algo semejante gracias a un par de aplicaciones-sónar que muestran en la pantalla la distancia a la que se encuentran los obstáculos y, por supuesto, emite un sonido que le habría servido a MacGyver para saber si alguna pared estaba hueca.

¿Se me escucha?

Refugiado en el hueco de una chimenea y utilizando un fuelle, MacGyver lanza en uno de los episodios unos pequeños balines hacia la azotea de un edificio del que pretende escapar. Arriba le espera una linda muchacha con una cuerda que le arroja cuando se da cuenta de que MacGyver está llamando su atención de esta forma tan original.
¿Y en el siglo XXI? Con un teléfono móvil en el bolsillo sería extremadamente fácil. Si descartamos la llamada, que quizás no es la mejor opción – por aquello de no hacer ruido -, aún nos quedan infinitas posibilidades, lideradas sin lugar a dudas por las aplicaciones de mensajería instantánea. Por cuestiones de seguridad, tenemos claro que MacGyver usaría Telegram. Eso sí, esperemos que tenga el móvil en silencio, no vaya a ser que el sonido de una notificación alerte a los criminales.

Cazando malos a bocinazos
Con la bocina y la batería de un coche, un cable y un par de alambres, MacGyver fabrica un mecanismo para que, cuando el típico sicario pistola en mano entre en la casa en la que está escondido, suene tal bocinazo que el pistolero no sepa ni dónde está y nuestro héroe le propine un mamporro morrocotudo.
¿Y en el siglo XXI? De nuevo, el MacGyver del siglo XXI podría recurrir a las aplicaciones para obtener el mismo resultado sin necesidad de desmontar un coche ni armar un tinglado más propio de Bricomanía. Con la ristra interminable de aplicaciones de ruidos molestos que hay en Google Play sería más que suficiente. Tan fácil como darle a un botón y el señor que nos persigue no sabrá si le va a atropellar un camión o si acaba de explotar una bomba en el cuarto de al lado. Además, algunas de estas ‘apps’ permiten programar la emisión de estos sonidos con un temporizador.

Cazando teléfonos con un walkman
Sin duda una de las ideas más enrevesadas de MacGyver. Para saber a qué número de teléfono está llamando el propietario de una tienda de productos de béisbol que vende cromos falsificados (sí, falsificados), a nuestro entrañable héroe no se le ocurre otra cosa que grabar con un ‘walkman’ escondido en su cazadora el momento en el que el sospechoso marca el teléfono. Una vez en el coche, escuchando la grabación, el sonido característico de cada tecla es suficiente para que MacGyver obtenga el número de teléfono.
¿Y en el siglo XXI? A día de hoy, aprovechando que todo el mundo va con el ‘smartphone’ en la mano, habría sido muy sencillo grabar el mismo sonido con el móvil, pero en vídeo para poder ver directamente qué número de teléfono marca el traficante de cromos. Incluso, si se hubiera puesto las pilas con el ‘hacking’, podría haber pinchado la conversación o al menos haber accedido al historial del móvil del delincuente para revisar sus últimas conversaciones.



No hay comentarios.: