"La llave del sueño" (cómo desmayar a una persona con presión en las arterias carótidas)

Además de utilizarse en varias artes marciales (Judo y Jiu Jutsu por ejemplo) esta técnica se hizo muy famosa porque se utilizan contínuamente en los combates de lucha libre. Y también es una de las llaves que enseñan a la policía (al menos la de Estados Unidos).


Realizarla y hacer que funcione es bastante fácil. No se requiere mucha fuerza, ya que (aunque no lo parezca) la intención no es asfixiar a la persona. La asfixia requeriría mucho más tiempo, fuerza, y podría conllevar daños en la tráquea.

Lo que se consigue básicamente es interrumpir casi todo el flujo de sangre que llega al cerebro. Y, es más fácil de lo que parece, porque se hace uso de una de las particularidades de la región anatómica donde se presiona, el seno carotídeo. 

Los médicos utilizan una versión suave de la llave del sueño.

Las arterias carótidas son las principales arterias que irrigan al cerebro. Salen de la aorta y suben por los laterales del cuello hasta la cabeza para ya dar una gran cantidad de ramas.
Como el cerebro se encuentra irrigado principalmente por estas arterias, cuando se da el bloqueo de ellas o no llega suficiente sangre por alguna otra razón, se produce la pérdida de consciencia o síncope.

Cuando se efectúa la llave del sueño lo que se hace en realidad es comprimir los músculos que rodean a las carótidas y con ello bloquear el paso de sangre. Pero además la arteria carótida común tiene una dilatación que la hace bastante especial. Se trata del seno carotídeo y las paredes son muy delgadas, lo que hace que al ejercer relativamente poca presión se pueda bloquear el vaso. Además justo en esa zona hay una gran cantidad de receptores de presión. Cuando detectan que ésta ha aumentado por cualquier cosa envían señales a través del sistema nervioso parasimpático al corazón para que lata más lentamente.

De normal, cuando hay un aumento de presión en esa zona significa que hay demasiada sangre y por ello el corazón actúa en base a eso latiendo con una frecuencia menor y así regular la irrigación. Sin embargo, con la técnica de la llave del sueño lo que hacemos es “engañar” al corazón haciéndole creer que hay demasiada sangre en las carótidas, cuando justamente lo que estamos haciendo es bloquearlas.


Al final, la suma del bloqueo de las carótidas más el enlentecimiento del corazón hace que la irrigación cerebral se interrumpa en unos pocos segundos. En 8-10 segundos dejamos K.O a la persona. Si el tiempo que hemos estado haciendo el bloqueo de las carótidas es corto, el sujeto puede recobrar la consciencia en medio minuto. Si estamos mucho tiempo, tardará más en recobrar la consciencia. Y si alguien se pasa de tiempo puede matarla por haber estado el cerebro mucho tiempo sin irrigación. Aún así la llave del sueño es segura y eficiente si se hace en unos pocos segundos, todo lo que sea superar el medio minuto ya conlleva ciertos riesgos.

En medicina lo que se usa es una “llave del sueño” suave, llamada masaje del seno carotídeo. Se presiona durante cinco segundos en una de las carótidas.

Lo que se busca no es dejar fuera de combate al paciente sino que lo que se busca son dos cosas:

1. Ver si hay una alteración del seno que lo hace hipersensible. En personas mayores es muy frecuente que cuando se activa el seno por presión, inmediatamente el corazón lata más lentamente y enseguida se pierda la conciencia.

2. Para “frenar” temporalmente un corazón que por alguna razón late mucho más rápido de lo que debería. Esto es muy efectivo cuando la causa es puntual.

De esto se deduce que si el seno es normal, nunca se producirá un desmayo por utilizar esta técnica. Y si se produce, como se suele hacer con el paciente acostado, no suele tener más repercusión que una pequeña siesta de unos segundos e indicará que tiene el seno hipersensible.





Comentarios