Páginas

jueves, 19 de mayo de 2016

Si tienes sábanas negras, o rojas, cámbialas...

Si hablamos de cuestiones estéticas, probablemente elijas el color de tus sábanas para que combinen con tu alcoba, tus muebles o la decoración de tu habitación, pero si por alguna razón tus sábanas son rojas o negras deberías cambiarlas… 

Según recientes estudios, el color de las sábanas tienen gran influencia en nuestra salud, e investigadores de la Universidad de Florida y el Union College en Lincon han descubierto algo que DEFINITIVAMENTE te pondrá la piel de gallina.

Si alguna vez has tenido una plaga de insectos, sabes lo difícil que es deshacerte de ellos, y es que con el paso del tiempo se han vuelto cada vez más resistentes a todo tipo de insecticidas y repelentes; lo que quizás ha provocado que muchos opten por tirar a la basura alfombras, colchones, sofás y sillones.

Pues estas plagas no sólo son molestas y poco higiénicas, sino que es muy peligroso que estos animales convivan con el ser humano.

Al investigar este tipo de animales se encontró que tienen una preferencia… el color.
¡Exactamente! Resulta ser que los insectos tienen también sus preferencias en cuanto a los colores, y por eso la elección del color de las sábanas también tiene importancia. Si quieres evitarlos, no utilices sábanas rojas o negras. ¿Pero cómo es posible? Te lo explicamos.

Como ya dijimos, el estudio fue llevado a cabo por los científicos investigadores de la Universidad de Florida y la Union College en Lincoln. Un chinche fue colocado en medio de la placa de Petri y le fueron otorgados 10 minutos para elegir uno de los escondites de color. El test se repitió una innumerable cantidad de veces para sacar pruebas justas y verdaderas. Finalmente, se sacaron algunas conclusiones interesantes.
Se llevó a cabo algunas variaciones de la prueba, por ejemplo con chinches en diferentes estados de desarrollo, diferentes géneros, con individuos y grupos de insectos, o también chinches hambrientos o llenos.

Estos insectos optaban por los colores rojo y negro, y parecían evitar colores como el verde o amarillo.

Los experimentos presentados demuestran que los chinches se mueven y buscan refugio teniendo en cuenta el color cuando están en la luz.


No hay comentarios.: