Páginas

jueves, 23 de junio de 2016

La increíble historia de Roberto, el hombre que se enteró de una traición por las redes sociales (Si es que se enteró)

Manuel Pantoja viajaba en un bus, de Indios Verdes al Metro Oceanía, en la Ciudad de México, como cualquier otro día, cuando empezó a escuchar una historia de infidelidad entre hermanos que lo inquietó…

Resulta que una joven embarazada hablaba de cómo pretendía hacerle creer a su novio, que el hijo que esperaba era de él, pero en realidad el verdadero padre es nada más y nada menos que el hermano del novio, es decir, esta jovencita le fue infiel con su cuñado.



Ayudemos a Roberto
Manuel trabaja como publicista, y de inmediato pensó en ayudar a “Roberto”, un desconocido, para que no cayera en el engaño, y de inmediato su publicación se viralizó…

No te cases, Roberto
Por supuesto, como Roberto es un nombre bastante común, la gente comenzó a dudar o a jugar con que algún “Roberto” conocido fuera el de esta historia:


De pronto apareció alguien

No había muchos detalles al respecto de la historia, salvo lo que Manuel publicó, pero de pronto, apareció alguien que solita se puso en el lugar de la primera sospechosa, gracias a su comentario.

Y un investigador/stalkeador
De inmediato surgió otro tipo, que puso en práctica sus dotes de investigador, y arrojó más datos sobre esta historia:

Parecía que por fin, todos conocerían a Roberto y a su despiadada novia…

Pero la investigación resultó estar llena de pistas falsas, que el propio “otro Roberto”, aclaró:

Sin embargo, con una cuenta recién creada en Twitter, ¡apareció Roberto!
Los stalkers se dieron a la tarea de rastrearlo en Facebook, y dieron con este perfil:

Y aseguraron que este era Roberto:

Pero el que desató toda esta locura aseguró que se trataba de alguien falso

Y además, escribió:

Luego de toda esta locura por Roberto, finalmente Manuel aseguró que ya debe estar enterado de todo lo sucedido, pero que es casi seguro que no aparezca nunca, para que no se le señale por haber sido engañado, con lo que, suponemos, puso fin a esta historia…




No hay comentarios.: