Páginas

jueves, 23 de junio de 2016

¿Por qué tenemos papada? (Cómo prevenirla)

La piel y los músculos situados bajo la barbilla pierden tersura con facilidad, un problema que se acentúa con la edad.

La piel situada bajo la barbilla y en el cuello posee poco colágeno y elastina, dos proteínas imprescindibles para que se mantenga tersa. Si a esto se añade que es pobre en glándulas sebáceas y que se deshidrata antes, resulta fácil entender por qué envejece más deprisa que otras zonas.

Simultáneamente, los músculos del cuello, poco ejercitados, se debilitan a medida de cumplimos años. Todo conspira para que la grasa subcutánea acumulada debajo del mentón, sin sujeción por la flacidez cutánea y la blandura muscular, forme una segunda barbilla o papada, uno de los problemas estéticos más frecuentes y temidos.

Otro factor de riesgo es la pobre consistencia de la mandíbula o maxilar inferior. Según un estudio dado a conocer hace poco en la revista Plastic and Reconstructive Surgery, cumplir años suele ir acompañado de cambios en ese hueso, que tiende a perder masa y ofrece menos soporte a los tejidos de la parte inferior de la cara y el cuello. La consecuencia es ese descolgamiento que adorna el rostro de Jabba el Hut, el personaje de la Guerra de las Galaxias que ilustra este texto.

Por la razón que sea, la papada puede prevenirse y reducir su presencia mediante la pérdida de peso si existiera un sobrepeso corporal, o a través de simples ejercicios que tonifiquen los músculos del cuello y la cara, al mismo tiempo que favorecen la elasticidad de la piel. Por eso, te ofrecemos unos sencillos ejercicios que puedes realizar para reducir la papada.
  • Traza con la lengua, sobre el paladar superior, círculos en el sentido de las agujas del reloj mientras la espalda se mantiene recta y la boca cerrada. Sólo es suficiente con hacer 10 repeticiones, 3 veces por día.
  • Pronuncia de manera marcada, abriendo mucho la boca, las cinco vocales y repítelas 10 veces.
  • Con la espalda recta y cruzada de brazos, estira el cuello hacia adelante y gira lentamente la cabeza a la derecha. Mantiene la posición por dos segundos y regresa a la posición inicial para después girar el cuello hacia la izquierda. Aparte de ejercitar los músculos del cuello, puedes aliviar dolores musculares y cervicales con este ejercicio. Sólo es necesario hacerlo unas 10 veces de cada lado.
  • Hacer una sonrisa invertida intentando tensar al máximo los músculos del cuello, y repetirlo unas 10 veces, es otro buen ejercicio para reducir la papada.
  • Para realizar en cualquier momento del día, puedes recurrir a una goma de mascar que te hará trabajar los músculos del cuello y la cara cuando masticas.
Por supuesto, si tienes exceso de peso, lo ideal es comenzar por solucionarlo, pero siempre debes recordar que todo nuestro cuerpo está formado por músculos y por ende, necesitan ejercitación para que, como en este caso, no sólo tengamos beneficios estéticos, sino también sobre la salud.


No hay comentarios.: