Impresionante: tiene 84 años y le gana a los jóvenes en levantamiento de pesas (en realidad no es lo que parece)

Un destacado pesista se disfrazó de abuelito y dejó pasmados a un montón de jóvenes que levantaban pesas en un concurrido gimnasio al aire libre.

Kenneth Leverich, ex levantador de pesas olímpico, es el protagonista de un video cuya grabación dejó boquiabiertos a un montón de jóvenes musculosos. Tras cuatro horas personalizando su rostro con diferentes prótesis y maquillaje consiguieron darle la apariencia de un señor de 84 años.

Gracias a la caracterización y a una pequeña interpretación, Kenneth consiguió tomar el pelo a los que estaban pasando la mañana en un gimnasio callejero de la Muscle Beach (California, EE.UU.), informa La Vanguardia.

Leverich se presentó en el lugar como si fuera un auténtico abuelo al que le costaba caminar con normalidad, pero muy interesado en el levantamiento de pesas que estaban realizando los jóvenes.

Tras unas cuantas bromas con los fornidos que estaban entrenando logró que le permitieran participar. A duras penas pudo arrastrar las pesas hasta la barra metálica y hasta fingió necesitar ayuda para colocar los pesos en la barra. Los deportistas comenzaron a preocuparse. "No se lastime", dice uno, mientras otro le sugiere que use una faja.

Todo el mundo se acercó al "anciano", y numerosos transeúntes empezaron a filmar con sus celulares algo que prometía convertirse en un intento fallido.

Entonces llegó la sorpresa: el "abuelito", levantó la pesada barra y todo el mundo prorrumpió en aplausos. Y para mayor asombro, el espectáculo de Leverich siguió con otros difíciles ejercicios para alguien con esa apariencia.

El falso anciano aseguró que usaba jugo de ciruela como complemento, y desafió a uno de los jóvenes a competir en halterofilia, derrotándolo con facilidad.

El experimento forma parte de la campaña publicitaria de una marca de sidra, que se promociona como la más fuerte del mercado.









Comentarios