Páginas

viernes, 9 de septiembre de 2016

El prototipo que permite leer libros cerrados

Todos esos libros antiguos que se acumulan en museos, monasterios y colecciones privadas, tan frágiles que si se abren, sus páginas casi desaparecen, ya podrían comenzar a revelar sus secretos con el nuevo dispositivo creado por expertos del MIT.


“El Museo Metropolitano de Nueva York mostró mucho interés porque quieren, por ejemplo, ver en algunos libros antiguos que no quiero ni tocar – argumenta Barmak Heshmat, uno de los científicos responsables de este avance y principal autor del estudio publicado en Nature Communications – . El sistema podría utilizarse para analizar cualquier material organizado en capas delgadas, como revestimientos sobre piezas de máquinas o productos farmacéuticos”.

El dispositivo funciona, básicamente como una máquina de Rayos X. Estas ondas electromagnéticas son capaces de penetrar en distintas superficies y revelar su interior. Pero los libros constituyen una fortaleza infranqueable para ellos. Por ello los expertos del MIT utilizan otro tipo de radiación: terahertz. Las ondas terahertz se encuentran en el extremo más alejado de la banda infrarroja, justo antes del inicio de la banda de microondas. Los terahertz tiene varias ventajas sobre otros tipos de ondas que pueden penetrar superficies, como los rayos X o el ultrasonido. Su uso ha sido ampliamente investigado en el control de seguridad, ya que los productos químicos absorben diferentes frecuencias de radiación de terahercios en distintos grados, produciendo una firma distintiva, una huella dactilar, para cada uno, algo que le permite distinguir entre la tinta y el papel en blanco. También tiene mucho mejor resolución de profundidad que la ecografía.

El sistema se aprovecha de pequeñas bolsas de aire atrapadas entre las páginas de los libros para trazar las imágenes, que se construyen con los diferentes índices de refracción que producen la tinta y el papel.

Por el momento,solo puede deducir correctamente la distancia desde la cámara a los 20 primeras páginas, pero más allá de la novena, la energía de la señal reflejada es tan baja que las huellas dactilares antes mencionadas comienzan a mezclarse. Para evitar esto y aumentar la profundidad del dispositivo a más páginas, el equipo de Heshmat está trabajando en nuevos algoritmos más precisos.



No hay comentarios.: