Páginas

sábado, 24 de septiembre de 2016

La crema para acné que aumentó un 3.900% y ahora cuesta 8.500 euros el tubo de 60g

Si te dicen que hay un tubo de crema de 60g, para tratar el acné y los eczemas, que cuesta 8.565 euros, seguramente opinarías 2 cosas. La primera que es una broma y la segunda que debe ser mágica.

Sin embargo, no es ninguna de las 2 opciones. Es real y ha ocurrido en la industria farmacéutica de EE. UU. De acuerdo con Financial Times, la compañía Novum Pharma ha aumentado el precio de esta crema llamada Aloquin hasta la cifra que acabas de leer.

Se trata de la tercera vez que la empresa incrementa su precio desde que, en 2015, comprara el medicamento a Primus Pharmaceuticals. Por aquel entonces, se vendía a 215 euros, pero poco después de su compra, Novum elevó el coste un 1.100%. En enero lo hizo por segunda vez. Y la semana pasada se atrevió con un 128%. En otras palabras, desde que la crema es suya la subida ha sido del 3.900%.

Esta estrategia, utilizada por varias empresas, se conoce como "comprar y aumentar", lo cual significa comprar un medicamento a otra compañía para después aplicar fuertes aumentos.

Además de desproporcionado, el aumento es injustificado. Sus ingredientes principales son el yodoquinol y polisacárdidos, dos componentes de bajo coste y derivados de la planta aloe vera. De hecho, otra crema similar, que contiene yodoquinol, cuesta unos 27 euros. Mientras que el aloe vera se puede comprar por menos de 2 euros.

Otro problema son las pocas garantías de eficacia que ofrece. En su etiqueta aparece el mensaje "posiblemente eficaz". Es decir, que la Administración de Alimentos y Fármacos de EE. UU no pueden asegurar su seguridad y eficacia al 100%.

"Desde un punto de vista clínico, un fármaco que aparece como "posiblemente eficaz" probablemente no debería ser una propuesta de tratamiento para los médicos, especialmente si tiene un precio de 8.565 euros", dijo el director ejecutivo de Rx Ahorro Solutions, Michael Rea, que vende un software diseñado para ayudar a los empleadores y a sus trabajadores a reducir el coste de los medicamentos recetados.

Además, este no es el único producto al que la empresa ha subido el precio. Ya lo hizo por la misma cantidad con otra crema para la piel llamada Alcortin A. También ocurrió con Novacort, un tubo de 29g, que pasó de tener un precio de 3.723 euros a 6.352 euros. Vaya, que en la política de la empresa está muy arraigada la estrategia "comprar y aumentar".

Lamentablemente, esta compañía no es la única que abusa de su posición en la industria. Sin ir más lejos, el año pasado el ejecutivo farmacéutico Martin Shkreli protagonizó otro caso similar. Aumentó el precio de un fármaco para los pacientes del SIDA desde 12 a 667 euros la píldora. Otro es el de Mylan, el fabricante de EpiPen, que también fue criticado por un descarado aumento de la inyección para la alergia.

El abuso por parte de los fabricantes de medicamentos desencadenó varias protestas en el país. Su impacto fue tan trascendental, que incluso la polémica ha llegado a ser un punto clave en la campaña presidencial de los EE. UU.

La candidata demócrata, Hillary Clinton, ha tachado de "escándalo" el caso de EpiPen y ha achacado contra las políticas de compañías como Turing Pharmaceuticals y Valeant. En cuanto al primero, el consejero delegado de Mylan, será interrogado este miércoles por el Congreso de EE. UU.



No hay comentarios.: