Páginas

viernes, 2 de septiembre de 2016

Un ídolo del fútbol americano hace su "mejor jugada" con un niño autista

Travis Rudolph, conocido deportista que juega fútbol americano para la Universidad de Florida, EEUU, visitó recientemente una escuela en la ciudad de Tallahasse. Durante el recorrido advirtió que un niño -llamado Bo Paske- almorzaba solo en una mesa, mientras el resto de los alumnos lo hacían en grupos.


Antes de alguien pudiera detenerlo, Rudoph se dirigió al niño y con toda naturalidad se sentó a comer frente al solitario.

Una amiga de Leah, madre de Bo registró el momento con su teléfono y lo compartió en Facebook, donde rápidamente se transformó en un éxito.

"Esta vez no me tuve que preocupar porque mi hijo estaba almorzando solito. Estaba sentado con alguien que es considerado un héroe por mucha gente. Muchas gracias, Travis Rudolph, me hiciste muy feliz ¡Y todos en mi familia seremos tus fans de por vida!", escribió Leah en la red social.

La mujer también hizo referencia a la vida cotidiana de su hijo y las preocupaciones por la convivencia de su hijo en la escuela.

"A veces hasta agradezco por su autismo. Puede sonar terrible esto que digo, pero de cierta forma es como si el autismo lo protegiera. No parece darse cuenta si alguien lo mira fijamente cuando aplaude sin razón. No parece darse cuenta cuando es el único al que no invitan a un cumpleaños, ni parece molestarle si lo dejen almorzando solo", relata en declaraciones recogidas por la cadena BBC.

Según Leah, la foto y su testimonio tuvieron un gran impacto. El pequeño gesto de gentileza del atleta fue difundido en noticieros en todo el país. Rudolph, que era sólo uno de los varios futbolistas que visitaban la escuela ese día, reconoció que no esperaba semejante reacción.

"Tuvimos una excelente conversación. Él eligió el tema: me dijo que se llamaba Bo y que era hincha de mi equipo, Florida State", recordó.

"Sólo quería saludarlo, porque lo vi comiendo solo. Todo estuvo bien, él tenía una linda sonrisa, es una persona muy amable. Yo ni sabía que alguien iba a tomar una foto", agregó.
"Me siento feliz porque al parecer todo esto ayudó a otras personas, haciéndolas más conscientes sobre el autismo", concluyó.
En cuanto a Bo, no ocultó la satisfacción por la visita. "Fue increíble. Todo el mundo estaba orgulloso de mí", dijo.




No hay comentarios.: