Anna Kendrick era tan pobre cuando la nominaron al Oscar, que no tenía zapatos para ir.

La actriz estadounidense Anna Kendrick es ampliamente conocida por haber participado en muchas películas en los últimos años, entre ellas Crepúsculo, Pitch Perfect y Amor sin escalas. En esta última cinta su actuación fue tan buena, que recibió una nominación a los premios Oscar en 2010, pese a que en ese entonces era muy poco conocida en Hollywood.

No obstante, el hecho haber sido nominada al importante galardón, un logro que muy pocas actrices consiguen, no significa que fuese rica como otras de sus colegas lo eran.

De hecho, en ese momento era tan pobre que no tenía dinero para comprar zapatos formales para ir a la premiación.

En entrevista con el programa estadounidense de Ellen DeGeneres, Kendrick contó que antes de la ceremonia, cuando se estaba probando el vestido -usualmente éstos se los prestan las grandes marcas a las actrices-, “el estilista me dijo que ‘tienes que usar los zapatos perfectos para el vestuario, y como la película aún no es estrenada (todavía no salía de forma masiva en cines), nadie sabe quién eres, así que las tiendas de zapatos no quieren prestarte los zapatos. ¿Puedes comprar un par de tacones Loubotin?"”.

La marca de zapatos Christian Louboutin es de lujo y una de las más caras y preferidas por las celebridades. Y ella no tenía dinero para comprar nada de ahí.

“Le respondí algo como ‘aún soy pobre"”, y añadió que en ese momento su vida era una rara combinación entre “todas las cosas grandiosas que me estaban pasando” en el aspecto profesional versus el resto de su rutina, que seguía siendo normal y corriente, según informó el medio inglés Independent.

"Durante la gira promocional de Up in the Air, la compañía me hospedaba en hoteles maravillosos, así que opté por decirles lo siguiente: 'Si hacemos otro viaje a Nueva York, ¿sería posible buscar un alojamiento más barato y quedarme con un poco de efectivo sobrante?'. La respuesta fue un rotundo no", relataba divertida en el programa.

Lo que ahora ha quedado como una anécdota, en su momento fue un apuro real. Luego llegó la fama y, con ella, terminaron los problemas.

Finalmente, este look lució Anna en los Oscar de 2010:




Comentarios