Páginas

domingo, 23 de octubre de 2016

Los espermatozoides tardan 3 meses en estar listros y otros datos interesantes

¿Por qué la electricidad no brota a través de los enchufes que no están en uso?

La mayoría de los metales, como el cobre de los cables que hay en el hogar, son buenos conductores de la energía eléctrica porque sus electrones fluyen libremente. La energía eléctrica es detenida por aisladores, materiales cuyos electrones no están libres para pasar de un átomo a otro. El aire es un buen aislante; es tan bueno que conduce la electricidad solo bajo la presión de voltajes extremadamente altos: entre 100 miIlones y 1.000 millones de voltios que se producen en nubes de tormenta. A estos voltajes, los electrones de los átomos del aire son desplazados. Un camino conductor de electrones libres con carga negativa y de átomos con carga positiva permite que la descarga eléctrica fluya. Es entonces cuando vemos el relámpago. Según el lugar donde vivamos, el voltaje eléctrico de un hogar puede variar entre 110 y 240 voltios, lo que basta para dar una descarga, pero es un millón de veces más bajo para vencer el aislamiento del aire en el interior y exterior del enchufe. La electricidad no puede fluir y mucho menos "brotar", a menos que el enchufe entre en contacto con un conductor. Esto es lo que sucede cuando insertamos el enchufe en un contacto y lo encendemos.

Acero inoxidable un descubrimiento casual

El acero inoxidable fue descubierto por casualidad por el metalúrgico inglés Harry Brearley, en 1913, mientras experimentaba con aleaciones de acero que resultaran idóneas para fabricar cañones de pistola. Meses después notó que la mayoría de las muestras descartadas se habían oxidado, pero no una que contenía 14% de cromo. Ello desembocó en la producción del acero inoxidable.

El acero ordinario se oxida porque se combina fácilmente con el oxígeno del aire, lo que produce óxidos de hierro rojizos. El aluminio, el níquel y el cromo, así como otros metales, reaccionan en forma muy parecida, pero sus óxidos forman una capa impermeable que impide al oxigeno reaccionar.

En el acero de Brearley, el cromo creó una capa similar.

Se fabrica en la actualidad una amplia variedad de aceros inoxidables. Una de las aleaciones más comunes contiene 18% de cromo y 8% de níquel: se llama 18:8 y se usa en las piletas de cocina. Los cuchillos de cocina se hacen con un acero que contiene cerca de 13% de cromo. Una aleación más resistente es la que contiene molibdeno; se usa para revestimientos de edificios.

Sarro en ollas

Quienes viven en terrenos asentados sobre roca caliza terminan descubriendo partículas de cal en sus recipientes, llevadas por las cañerías.

Cuando el agua de lluvia se filtra en un suelo calcáreo, disuelve lentamente parte del mineral. Al hervir el agua, el calcio se desprende de la solución y se adhiere en las paredes del recipiente, en forma de una costra caliza conocida como sarro.

El agua cargada con yeso y cal (ambos compuestos del calcio) hace sentir la presencia de estos minerales en otra forma: el jabón no hace mucha espuma en ella. En lugar de producir jabonadura, el agua reacciona con las sustancias del jabón y origina una nata insoluble. De este agua se dice que es "dura".

Las costras de calcio suelen acumularse en tinas y piletas de cocina, asi como en la boca de las llaves de agua. Pero se quitan usando solventes apropiados. Uno de los más comunes contiene una solución concentrada de ácido fórmico, el cual disuelve la costra mediante la efervescencia producida por el bióxido de carbono liberado en la reacción química.

Hoy por hoy, enjuagar en el agua dura es menos problemático de lo que solía ser, ya que los detergentes de la actualidad no forman nata.

En algunos calentadores y sistemas de calentamiento, la dureza suele causar más problemas. El sarro obstruye los tubos y reduce el flujo del agua. En las calderas, el sarro forma una barrera que impide la transmisión eficiente del calor. Por lo tanto, en especial en las plantas industriales, el agua debe ablandarse antes de entrar en las calderas.

Espermatozoides demorados

En humanos, el proceso completo de espermatogénesis, de acuerdo con mediciones del material genético, es de 120 días. Incluyendo el transporte por los conductos pertinentes, toma tres meses. Aunque sólo la mitad prospera, los testículos fabrican de 200 a 300 millones de espermatozoides por día.

No hay comentarios.: