miércoles, 28 de diciembre de 2016

Enderezaron el campo de fútbol torcido de un equipo argentino

Para los aficionados del Liniers, ir al campo a a animar a su equipo ya no va a ser lo mismo. Se acabaron los chistes, las quejas a gritos y los partidos donde con un saque lateral se podía cruzar todo el ancho del césped.

El estadio de Liniers ya no será más conocido como "el campo torcido". Tras 30 años jugando en un terreno mal trazado, este equipo de la 5ª división argentina ha acabado las obras que empezaron hace 3 semanas para enderezar su cancha. Lo que parecía algo imposible ya es una realidad: La Topadora tiene las medidas oficiales de la AFA y tiene un terreno de juego uniforme por primera vez en su historia.

Un trabajo de club que empezó en septiembre, cuando la AFA amenazó con cerrar el estadio cuando sus dirigentes vieron el desastre geométrico a través de Google Maps, tal y como contamos aquí. En ese momento, los directivos de Liniers pidieron una prórroga de 90 días para poder comenzar las obras.

Dicho y hecho. Durante la primera semana de diciembre empezaron las obras de La Topadora con el relleno del terreno. Hicieron falta 80 camiones con tierra para compactar y alisar el campo.

Dos semanas después se llevó a cabo la fase entral de la obra. Se quitaron las porterías y se encuadró la campo adecuándolo a las normas oficiales. Un trabajo milimétrico de siete horas.


Una vez pintadas las nuevas líneas e instalado el sistema de riego automático, el campo ya cumple con las condiciones que la AFA solicitó. Una obra que en total costó unos 13.000 euros, que fueron recaudados a través de donaciones, sorteos, rifas y festivales. La idea es reinaugurar el estadio a principios de febrero con algún equipo reconocido del ascenso argentino. Liniers empieza a enderezarse.




Publicar un comentario