viernes, 30 de diciembre de 2016

Tradiciones paganas para recibir el año nuevo

En Uruguay la principal tradición para recibir el año nuevo consiste en juntarse la noche del 31 de diciembre en algún lado, con familia y amigos, preparar una gran cena, champagne y a esperar a que sean las 00:00 horas del 1° de enero para que el cielo estalle con los colores de los fuegos artificiales y decirnos feliz año.

La llegada del nuevo año no siempre tuvo lugar el 1° de enero. En el 2000 a. C. Los babilonios tomaban al inicio de la primavera como la llegada del nuevo año y lo festejaban durante 11 días, mientras que en el 1000 a. C. Los egipcios hacían lo propio ante la crecida del río Nilo.

No fue hasta la llegada del Imperio Romano que el primer día de enero se convirtió en una jornada de fiesta. En la antigua Roma, el año comenzaba cada 1° de marzo. Sin embargo, debido a que los jefes de gobierno asumían el 1° de enero en conmemoración del Jano, dios de las entradas y comienzos, en el año 47 a.C Julio César creó el calendario juliano. Este sufrió una serie de modificaciones hasta que en 1582 el papa Gregorio XIII instauró el calendario gregoriano que es el mismo que utilizamos hoy en día.

No obstante, mientras que en el hemisferio norte Año Nuevo queda en medio del año lectivo y la vida en las ciudades se paraliza debido al invierno y sus vacaciones por las fiestas, en el sur su llegada implica tiempos de relax y calor, por ello las tradiciones varían y cambian según cada región.

Ritos y tradiciones. 
Más allá de las implicancias religiosas que pueden tener las celebraciones de las fiestas existen muchos ritos y tradiciones que provienen de las costumbres de cada país, ideas paganas y tradiciones milenarias que de a poco hemos ido incorporando a nuestro repertorio de cada año.

La más popular de las tradiciones es, quizás, la de la ropa interior. Según el color de la lencería es lo que se busca atraer: roja es para el amor, rosada para la suerte y amarilla para el dinero. Los orígenes de este clásico no están claros: algunos lo adjudican a creencias paganas sobre la fertilidad, mientras que otros lo asocian con la moda victoriana. La realidad es que más allá del origen muchos estrenan esa nueva prenda para empezar el año.

Otro de los clásicos de Año Nuevo es comer 12 uvas, una por cada campanada a la media noche, costumbre que no se recomienda a los niños pues se producen muchos casos de asfixia (y hasta muertes) por esa causa en esta época del año. Aparentemente, esta costumbre importada de España por muchos de nuestros antepasados se remonta a principios del siglo XX cuando hubo un excedente en la cosecha en el sur de España y se tomó como un símbolo del nuevo año. Comer una por cada campanada asegura un año provechoso.

Vestir de blanco como en Brasil es algo que cada vez se ve más seguido en estas latitudes. Esta costumbre está vinculada con los ritos del Candomblé y la adoración de Iemanjá, virgen del mar. En Brasil, durante los primeros días del año se festeja el Reveillón, una celebración sobre el pasar la noche despiertos y comenzar un nuevo año. El blanco, símbolo de pureza, nos da una oportunidad única de comenzar de cero cada año.

Algunos ritos simplemente buscan traer fortuna a quienes los practican como por ejemplo un anillo de oro en la copa de champagne asegura el éxito en el amor. Así como tener los bolsillos y la planta de los zapatos con dinero asegurará el éxito financiero.

Para alejar las penas del año que se va, se tira un vaso de agua a la calle y se descartan todos aquellos objetos y ropa rota para dejar espacio a lo nuevo. Mientras que quienes quieren viajar sacan las valijas a la calle, para atraer nuevas travesías y destinos por descubrir.

Alrededor del mundo
Depende del lugar del mundo donde nos encontremos, las tradiciones abundan y varían.
  • Estados Unidos. Hay que besarse justo después de las 00:00 horas porque de lo contrario tendrás 365 días de soledad.
  • Filipinas. Los lunares adornan las prendas de los filipinos y aparecen incluso en alimentos y decoraciones. La creencia dice que traerá prosperidad y riqueza por su parecido con las monedas.
  • Dinamarca. En el país nórdico se salta desde lo alto de una silla a las doce en puntonpara traer suerte, pero la tradición más curiosa es romper los platos tras la cena e incluso estrellarlos contra la puerta de la casa de nuestros seres queridos, como un símbolo de lealtad.
  • Italia. Un buen plato de lentejas no puede faltar en ninguna mesa, cuantas más se coman más prosperidad habrá. La costumbre viene de los romanos, quienes obsequiaban estas legumbres con el fin de que se convirtieran en monedas de oro.
  • México. El Año Nuevo es el mejor día para comunicarse con quienes están en el más allá. Por ello durante todo el primer día del año se esperan consejos de los muertos y buenos augurios para el próximo año.


Publicar un comentario