jueves, 28 de enero de 2016

¡Cuando lo veas! y otras imágenes divertidas







El caso de la periodista que se suicidó en directo en la televisión.

Una imagen perturbadora apareció en las pantallas de los televisores de Sarasota, Florida (Estados Unidos) durante la mañana del 15 de julio de 1974.

"Para continuar con las políticas del canal 40 de traerles lo último en sangre y sesos, verán otra primicia: un intento de suicidio".

La reportera de 29 años Christine Chubbuck pronunció estas palabras en directo y durante su programa de televisión en el canal 40, para luego dispararse con un revolver detrás de una oreja y fallecer horas después en el hospital local.

El evento, que conmocionó a la ciudad y pronto a todo el país, se convirtió en el primer y único suicidio televisado en directo en los Estados Unidos.

Cuarenta años después, la trágica historia de la joven periodista vuelve a ser el centro de atención.

La película "Christine", protagonizada por la actriz inglesa Rebecca Hall y el documental "Kate Plays Christine" se inspiraron en el perfil psicológico de Chubbuck.

Ambos filmes forman parte de la selección oficial del reconocido festival de cine independiente Sundance, que clausura esta semana en la ciudad de Park City, Utah (EE.UU.).

¿Quién era Christine Chubbuck?
La carrera profesional de la presentadora nacida en Hudson, Ohio (EE.UU.) parecía subir rápidamente y con éxito.

A los 29 años, ya lideraba un programa de televisión que se transmitía los domingos por la mañana en el canal 40 de la cadena WXLT TV (ahora llamada WWSB/Canal 7).

Sus compañeros la describieron como "talentosa y entusiasta" en la noticia sobre su muerte publicada en el diario local Herald Tribune.

Justo antes de su fallecimiento, había sido ascendida como directora de asuntos públicos de la compañía.

Pero un día, Chubbuck hizo un comentario que alarmó a uno de sus colegas.

El periodista Rob Smith señaló al Herald Tribune que ocho días antes del suicidio,la periodista le contó que había comprado un revólver.

Cuando le preguntó a Chubbuck por qué lo hizo, su respuesta fue: "He pensado en traerla al programa y volarme los sesos en directo".

Curiosas costumbres rusas.

La noche del 13 al 14 de enero Rusia cerró el ciclo de las celebraciones navideñas con una fiesta que, aunque no es oficial, sigue siendo una tradición arraigada en muchas familias rusas: el llamado 'Viejo Año Nuevo', un festejo que a menudo causa confusión entre los extranjeros, al igual que lo hacen muchas otras tradiciones y costumbres rusas.

La fiesta más esperada de Rusia es, sin duda, la Nochevieja, que se celebra la noche del 31 de diciembre al 1 de enero y solo es comparable a la importancia que tiene la Navidad en los países europeos. 

"Pasarás el próximo año tal y como entres en él", dice un famoso refrán ruso. Por eso, es muy habitual celebrar esta fiesta con verdadera euforia, con muchas risas y ruido, mucha alegría, para que los recuerdos de esta noche se conserven durante los siguientes 365 días.

Las casas se adornan con abetos —un símbolo de esta fiesta en Rusia—, y en las mesas el champán, las mandarinas y la ensalada Olivier (conocida en el extranjero como 'ensaladilla rusa') son obligatorios.

Las ciudades también se preparan para recibir el año nuevo: las calles y plazas se iluminan y se adornan con guirnaldas, abetos decorados y ferias con productos típicos.

Otros símbolos de esta festividad son el Abuelo del Frío (en ruso 'Ded Moroz', un personaje análogo a Papá Noel) y su nieta, Snegúrochka (de la palabra 'sneg', 'nieve').

Con la llegada del año nuevo, llegan al país las vacaciones de Navidad, que culminan (extraoficialmente) con la celebración del Viejo Año Nuevo, que es, básicamente, la Nochevieja según el calendario juliano, que se utilizó en Rusia hasta el año 1918, cuando el nuevo Gobierno soviético adoptó el calendario gregoriano, extendido en Europa desde el siglo XVI.

Aunque no se trata de una fiesta importante, es una buena excusa para reunirse de nuevo con los amigos.

La Navidad ortodoxa

Cuando se adoptó en 1918 el nuevo calendario, la Iglesia ortodoxa rusa se negó a abandonar el hasta entonces utilizado calendario juliano, retrasado 13 días respecto al gregoriano. En consecuencia, las festividades religiosas se desplazaron esos 13 días respecto al calendario seglar. Así, la Navidad ortodoxaquedó ubicada el 7 de enero.

El 6 de enero la Iglesia ortodoxa rusa celebra la Nochebuena, la víspera de la Navidad.

Por la noche, a las diez de Moscú, el Patriarca de Moscú y de Todas las Rusias (actualmente, Cirilo) oficia la ceremonia navideña tradicional en la catedral de Cristo Salvador, ubicada en el centro de la capital rusa. En la mañana del 7 de enero, el Patriarca oficia la liturgia en un monasterio moscovita.

Cabe señalar que, a nivel popular, la Navidad no se celebra en Rusia con la misma escala que en los países occidentales.

Zapatos fuera: ¡póngase los 'tápochki'!
En Rusia, cuando no entra en una casa, tiene que quitarse obligatoriamente los zapatos y ponerse 'tápochki': unas zapatillas de andar por casa que con toda seguridad le ofrecerá su anfitrión, aunque también puede llevar las suyas. Esto se hace para no ensuciar el suelo o la alfombra que a menudo cubre los suelos de las casas en Rusia. 
Regalos y flores

En Rusia es muy habitual hacer regalos, tanto en las fiestas como durante las visitas. Si usted está invitado a una casa, es normal que lleve un regalo: algo sencillo, como unos bombones, una tarta o una botella de vino. A las mujeres se les puede regalar también un ramo de flores.

¡Ojo! Debe recordar que en Rusia siempre se regala un número impar de flores, ya que los números pares son para los funerales y se asocian con la muerte. Regalar flores, sobre todo en un cumpleaños o a una mujer en una cita, es muy tradicional en Rusia.

'Dacha', 'bania', 'shashlik'

Desconocida para la mayoría de extranjeros, la palabra 'dacha' es casi sagrada para muchos rusos, sobre todo de mediana y avanzada edad. Se trata de una casa de campo que suele encontrarse relativamente cerca de la ciudad y usarse estacionalmente: desde que se derrite la nieve en abril hasta los primeros fríos de noviembre.

Allí la gente se dedica a cuidar el huerto y a descansar al aire libre, así como a ir a 'bania' y hacer 'shashlikí'.

Darse un buen baño en una típica 'bania' (sauna rusa) es una de las tradiciones más extendidas en Rusia, ya que no se trata solo de bañarse, sino de todo un ritual que incluye ponerse gorros especiales, tomar té o cerveza, azotarse con ramas de abedul y filosofar sobre las glorias y tragedias mundiales.

Los 'shashlikí' —una comida y una tradición muy popular en Rusia, el Cáucaso y Asia Central— son básicamente trozos de carne marinada ensartados en una varilla que se asan a la parrilla. 

La nieve transforma una estatua clásica en Darth Vader

Esta es la estatua del notable magnate polaco Jakub Wejher. Este hombre fue el fundador de la ciudad de Wejherowo. El monumento en su honor fue erigido en 1643. Pero cuando nieva, la estatua se transforma en el conocidísimo maestro del mal Darth Vader:





Selección WTF de WTF!







Bien! La verdad es que anduviste muy cerca!







Encuentra las palabras ocultas

Presentamos 10 puzzles. Cada uno tiene 6 palabras en inglés escondidas. Tu misión es encontrarlas.






"La (impresionante) Mano de Dios" se vio en Portugal

El lunes, los portugueses quedaron asombrados por una terrorífica nube en los cielos sobre la isla de Madeira. Esta formación naranja brillante parecía un puño en llamas.

La nube fue vista por un bloguero meteorólogo, Rogerio Pacheco. Sus fotos pronto llamaron la atención en las redes sociales. La gente hizo todo tipo de especulaciones, comparando esta inusual nube con cualquier cosa, desde una “mano de Dios” a un puño en llamas, o incluso a un cometa del videojuego Final Fantasy.

“Tan pronto como lo vi en el cielo me sentí intrigado y tuve que coger la cámara para hacerle fotos,” dijo Pacheco. “Para mi, la nube parece una mano extendida con una bola de fuego.”








12 razones por las que amo

El amor es una cosa maravillosa, nos hace más felices, nos cambia y hace nuestra vida más interesante. Tenemos suerte de tener a alguien que nos aguanta y a quien le importamos.





Humor sin rumbo







Las fotos mas caras de la historia

Una patata sobre un fondo negro puede valer tanto dinero? Suena absurdo, pero es así. Pero, el secreto no está en el objeto retratado, sino en el autor de la imagen, ya que se trata de Kevin Abosch, uno de los fotógrafos más prestigiosos de la actualidad. La instantánea de marras se ha convertido así en una de las fotos más caras de la historia. ¿Quieres saber cuáles son las otras?

Patata

Un millón de euros ha costado esta foto de Kevin Abosch, un biólogo que se dedica a la fotografía profesional, y que es conocido por sus retratos de personajes cómo Steven Spielberg, Yoko Ono o Johnny Depp.

Untitled 96

Ni siquiera se molestaron en ponerle un título lógico a esta imagen. Pese a ello, su autora, Cindy Sherman, la vendió por 3,89 millones de dólares.

Rhein II

Más de cuatro millones de dólares recibió el fotógrafo Andreas Gursky por esta foto (manipulada) del río Rin

Fantasma

Esta magnífica instantánea, obra de Peter Link, tiene el honor de ser la foto más cara de toda la historia. Se vendió por 6,5 millones de dólares.