martes, 9 de febrero de 2016

Desde que salí de casa tengo esta extraña sensación de que olvidé ponerme algo...y otras imágenes divertidas







"Star Trek" prepara su regreso a la televisión

La nueva versión se estrenará en enero del año que viene en el canal CBS, pocos meses después de haber celebrado el 50 cumpleaños de la primera emisión.


El regreso de "Star Trek" a la televisión ha terminado siendo una cosa de familia: la serie de ciencia ficción anunció este martes que Bryan Fuller, uno de sus guionistas en la década de 1990, creará la versión que llegará a la pequeña pantalla en 2017.

"Bienvenido de nuevo", celebró el programa en su cuenta de Twitter tras darse a conocer la noticia.

Fuller, que además de creador hará las funciones de productor ejecutivo, se estrenó como guionista en 1997 escribiendo dos capítulos de "Star Trek: Deep Space Nine" (1993-1999).

Su rol fue más importante en "Star Trek: Voyager" (1995-2001), donde firmó 22 episodios y produjo otros 25.

"Es, sin exagerar, un sueño hecho realidad", reconoció Fuller, de 46 años, quien llevaba tiempo presionando para que la serie volviera a la televisión.

La nueva versión se estrenará en enero del año que viene en el canal CBS, pocos meses después de haber celebrado el 50 cumpleaños de la primera emisión.

Millones de fans en todo el mundo siguen venerando a algunos de los personajes más emblemáticos, como el capitán Kirk (William Shatner), el capitán Jean-Luc Picard (sir Patrick Stewart) y la capitana Janeway (Kate Mulgrew).

La franquicia ha dado pie a seis series y 12 películas. La próxima cinta, titulada "Star Trek Beyond", debutará el 22 de julio en Estados Unidos y contará con las actuaciones de Idris Elba, Chris Pine y Zoe Saldana.



Hacera, Uebos, Gayo, Haiga y otras palabras del español que son correctas (Aunque no lo creas...)

Gayo

Lo peor de todo es que este gayo es también un ave, por lo que ni siquiera el contexto te salvará de quedar mal (pero tiene el plumaje azul, blanco y negro, por si te sirve de ayuda). Gayo es también un adjetivo para referirse a alguien alegre o vistoso (y sí, es de donde viene “gay”, que en inglés significa también alegre o vistoso).

Haiga

No como sinónimo o sustituto de haya, no te preocupes, pero sí para referirnos a un coche muy grande y ostentoso, normalmente llegado de Norteamérica. Claro que el tema es más complicado y sí tiene su origen en el error: nació cuando los nuevos ricos que habían hecho fortuna en América volvían a España y se compraban un coche, “el más grande que haiga”. Y esos coches, claro, pasaron a llamarse haigas.

Arta

No puedes “estar arta”, no, pero sí utilizar esa palabra así escrita sin cometer un error: ¿estás hablando de una “planta herbácea, vivaz, de la familia de las plantagináceas, con hojas radicales, pecioladas, gruesas, anchas, ovaladas, enteras o algo ondeadas por el margen, flores sobre un escapo de 20 a 30 cm de altura, en espiga larga y apretada, pequeñas, verdosas, de corola tubular en la base y partida en cuatro pétalos en cruz, fruto capsular con dos divisiones, y semillas pardas elipsoidales,que es muy común en los sitios húmedos, y el cocimiento de sus hojas se usa en medicina”? Ya sabes, lo que conocemos como llantén. Entonces sí puedes.

Biga

Estas bigas no forman la estructura interna del techo de tu casa. Sería muy raro ver un carro tirado por dos caballos en el tejado,¿no?

Hacera

¿Se ha vuelto loca la RAE y ha empezado a incluir palabras incorrectas porque la gente las usa mal? Sí, pero lleva muchos siglos haciéndolo. Si nos ponemos puristas, quien sobra es la acera y no la hacera: en el diccionario de Covarrubias, de 1611, existía solo la versión con hache. Siglo y medio después, en el de Autoridades, ya habían ganado los vagos que eliminaban la letra muda (y a punto estaban de eliminar también la “a”, todo sea dicho). LaRAE sigue incluyendo “hacera”, suponemos que por nostalgia y para contestar a los que la atacan diciendo que está destruyendo la lengua al aceptar errores extendidos como correctos.

Uebos

¡No te arranques los ojos todavía! Estos uebos no son los que estás pensando, aunque sí son los de la expresión “¡Manda uebos!” que escribes con hache y con uve tan seguro de ti mismo y que has incluso hecho evolucionar hasta “¡Manda cojones!”. ¡Mal! Uebos (o huebos, que también existe) viene del latin Opus y significa trabajo o necesidad. “¡Manda uebos!” lo decían ya los romanos en su versión latina “Mandat opus!”, que significa “la necesidad obliga”. Así que dilo sin miedo en cualquier contexto y no te vuelvas a reír de Trillo: estaba siendo mucho más culto que vulgar.

Nostálgica mirada a algunas celebridades en el pasado (Post Nº 31000)

Sir Ian McKellen mucho antes de ser conocido como Gandalf.

Cara de bebé, pero aún magnífico Johnny Depp

John Lennon disfruta de su bebida caliente.

Bob Marley sin  camisa y feliz de juuega una partida de ping pong.

Matthew Perry y Jennifer Aniston listos para enseñar a utilizar Microsoft Windows.

Elton John listo para subir a su avión lleno de estrellas.

Las razones por las que Japón sigue cazando ballenas

La tradición de Japón de cazar ballenas es irrelevante para la alimentación de la población de la nación asiática, es objeto de las críticas de la comunidad internacional y ciertamente no es una actividad barata.

Entonces, ¿por qué Japón continúa con ella?

La respuesta del gobierno japonés es que la caza de ballenas es una parte importante de la cultura japonesa, que los pescadores han cazado ballenas durante siglos y que Japón nunca permitirá que los extranjeros le digan a su pueblo lo que puede o no puede comer.

Un funcionario japonés me dijo una vez: "Los japoneses nunca comemos conejos, pero nosotros no les decimos a los británicos que no deberían comerlos".

Yo le señalé que los conejos no son precisamente una especie en peligro de extinción.

Sin embargo, hay algo de cierto en el argumento del gobierno nipón.

De hecho, varias comunidades costeras en Japón han cazado ballenas durante siglos y continúan haciéndolo.

La población de Taiji, en la prefectura de Wakayama, tiene fama (algunos dirían infamia) por sus cacerías anuales de delfines.

Hay otros lugares costeros el la prefectura de Chiba y en Ishinomaki, en el norte de Japón, que también realizan cacerías anuales de cetáceos.

La caza de ballenas en la costa es parte de la cultura japonesa, igual que sucede en Noruega e Islandia o con los inuits en el norte de Canadá.

Pero sólo Japón tiene una flota que sigue saliendo a cazar ballenas en aguas de la Antártida y mantiene un gran buque factoría para poder procesar en el mar los cientos de ballenas que cazan.

Estas expediciones para cazar ballenas en la Antártida no tienen nada de histórico.

Práctica reciente
El primer viaje para cazar ballenas en esa zona se llevó a cabo a mediados de los años 30 del siglo pasado, pero las cacerías realmente grandes no comenzaron hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Japón estaba en ruinas y su población se moría de hambre.

Alentado por el general Douglas MacArthur, Japón convirtió dos enormes barcos de la Armada de EE.UU. en buques factorías y zarparon hacia el Antártico sur. Image caption

Desde fines de los años 40 hasta mediados de los 60 la carne de ballena fue la principal fuente de carne en Japón.

En su punto álgido en 1964, Japón mató más de 24.000 ballenas en un año.

Hoy Japón puede darse el lujo de importar carne de Australia y Estados Unidos.

No realizan caza comercial de ballenas en aguas profundas.

El carnaval de Brasil es una fiesta para los ojos







Los cactus se encuentran en peligro de extinción

Más de 30 por ciento de las especies de cactus en el mundo están amenazadas de desaparecer, por lo que es necesario realizar planes para su conservación, indicó la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).


“La mitad de las mil 480 variedades de cactus existentes tiene presiones antrópicas, es decir, las que produce la actividad humana como el comercio ilegal de plantas vivas y semillas”, mencionó la subcoordinadora de Especies Prioritarias de la Dirección General de Análisis y Prioridades de la Conabio, María Esther Quintero Rivero.

“El tráfico ilícito de cactus supera incluso al que también padecen mamíferos como los elefantes o los rinocerontes, además de algunas aves”, dijo a su vez la directora general de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Inger Andersen.

Los resultados de esta primera evaluación mundial indican que el comercio ilegal de plantas vivas y semillas para la industria hortícola, así como su explotación no sostenible, son las principales amenazas para las cactáceas.

“Gran parte del comercio ilegal lo promueven coleccionistas europeos o asiáticos”, mencionó la Conabio en un comunicado que dio a conocer la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Los productores mexicanos se quejan de una competencia desleal por parte de comercializadores de plantas adquiridas de forma ilegal”, aseguró el investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y especialista en cactáceas, Rolando Tenoch Bárcenas Luna.

“La legislación mexicana en materia de recursos naturales prohíbe el comercio de ejemplares, partes o sus derivados colectados directamente de sus hábitats para su venta o comercialización”, subrayó Bárcenas Luna.

“El comercio ilegal no solo atenta contra la conservación de las poblaciones naturales y los productores establecidos que cumplen con la ley, sino que perjudica también a la población en general, al no pagar impuestos”, comentó el especialista.

Ante esta situación, la ambientalista Inger Andersen dijo que para evitar el declive de los cactus se debe combatir el comercio ilegal de vida silvestre y reforzar la aplicación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés).

El director general de Cooperación Internacional e Implementación de la Conabio, Hesiquio Benítez Díaz, mencionó que el principal objetivo de CITES es que el comercio ilegal no constituya un peligro para sus poblaciones silvestres.

“La CITES funciona a través de un sistema de permisos y certificados para la importación, exportación y reexportación de especies (ejemplares, partes y derivados) enlistadas en sus apéndices. En términos generales, todas las especies de cactáceas están amparadas por la CITES”, apuntó Benítez Díaz.

El funcionario agregó que la Conabio coordinó varios proyectos enfocados en generar información para mejorar el conocimiento y la implementación de la CITES para cactus mexicanos, como el saguaro (Carnegiea gigantea) y especies del género Sclerocactus.

Los cactus son una destacada fuente de alimento y agua para varias especies de vida silvestre como venados, ratas de bosque, conejos, coyotes, pavos, codornices, lagartijas y tortugas, los cuales actúan como dispersores de sus semillas; además, los seres humanos utilizan a los cactus en gran medida para el comercio hortícola, alimentación y medicina.






No dormir, nos hace confesar mentiras

Una investigación publicada esta semana en la revista PNAS revela una nueva consecuencia negativa de la privación de sueño. El trabajo, liderado por científicos de la Universidad de Michigan (EE UU), relaciona esta carencia con confesiones falsas.

Se cree que entre un 15% y un 25% de las declaraciones en EE UU son erróneas. En investigaciones anteriores ya se había indicado el uso de esta práctica de tortura psicológica en el interrogatorio de sospechosos.

“Esta es la primera evidencia directa de que la falta del sueño aumenta la probabilidad de confesar algo que nunca ocurrió”, afirma Kimberly M. Fenn, autora principal del estudio. “El hallazgo cuestiona el uso de dicha privación en el interrogatorio de sospechosos tanto inocentes como culpables”.

Así, las probabilidades de firmar una confidencia incierta fueron 4,5 veces mayores para los participantes que habían estado despiertos durante 24 horas que para los que habían dormido ocho horas la noche anterior.

Este estudio muestra la primera evidencia de que la privación del sueño aumenta la probabilidad de confesar algo que nunca ocurrió

Para protegerse contra los efectos nocivos de las confesiones falsas, los expertos recomiendan que los interrogatorios se graben en vídeo para facilitar más información a jueces, abogados y miembros del jurado sobre el estado psicológico de un sospechoso.

Tácticas cuestionables
Las técnicas coercitivas aumentan el riesgo de confesiones falsas, y la privación del sueño pueden ser una táctica bastante común usada durante los interrogatorios. Los expertos estudiaron a 88 estudiantes universitarios en dos sesiones separadas por aproximadamente una semana.

La noche después de la segunda sesión, la mitad de los participantes durmió durante 8 horas en el laboratorio, mientras que la otra mitad se mantuvo despierta durante toda la noche. Por la mañana, a todos los sujetos se les pidió firmar una declaración falsa alegando que el participante había presionado la tecla ‘escape’ –algo de lo que estaban avisados que podría causar pérdidas de datos– durante la primera sesión.

Después de una sola solicitud, la declaración fue firmada por el 18% de los participantes descansados ​​y el 50% de los privados de sueño. Según los autores, los resultados sugieren que la privación del sueño puede comprometer la fiabilidad de los interrogatorios y podría suponer un aumento de condenas erróneas.

“Una confesión falsa de culpabilidad puede tener consecuencias desastrosas en un sistema legal ya cargado de fallos”, concluyen los autores. “Tenemos la esperanza de que nuestro estudio sea el primero de muchos por descubrir los factores relacionados con el sueño que influyen en los procesos declarativos”.





Humor contento







El amor está en la pequeñas cosas

Lovebyte lleva ayudando a las parejas a estar juntas incluso cuando están separadas desde 2014, pero no son solo diseñadores de aplicaciones. Su webcómic Love is… (Amor es…) se ha convertido en uno de los favoritos de aquellos que sufren las flechas de Cupido.





El astronauta que creía en extraterrestres

El 5 de febrero de 1971 Edgar Mitchell se convertía en el sexto hombre en pisar la Luna. Formaba parte de la tripulación del Apolo 14, la tercera misión que consiguió el alunizaje y la primera que tuvo un carácter eminentemente científico. Junto a Alan B. Shephard, Mitchell recogió muestras de rocas y polvo lunar, además de realizar otras pruebas encaminadas a conocer mejor la naturaleza del interior de nuestro satélite. Ambos astronautas protagonizaron la estancia más larga en la Luna, ya que estuvieron más de 33 horas en su superficie.

Sin embargo, Mitchell no se hizo famoso exclusivamente por su viaje a la Luna: a su vuelta se retiró de la NASA y comenzó a defender públicamente ideas pseudocientíficas y muy polémicas con respecto a la existencia de extraterrestres. En los días posteriores a la misión afirmó que había experimentado una “epifanía” en el espacio y que regresaba “con una abrumadora sensación de unidad, de conexión”.

En el año 2009, sus declaraciones en la Conferencia X – una reunión que congrega a creyentes en ovnis y formas de vida exterior – dieron la vuelta al mundo. El ex-astronauta afirmó que el Gobierno estadounidense tenía pruebas de la existencia de extraterrestres, pero que estas habían sido ocultadas sistemáticamente. “No estamos solos. Nuestro destino, en mi opinión, es convertirnos en parte de la comunidad planetaria. Debemos estar dispuestos a ir más allá de nuestro planeta y de nuestro sistema solar para averiguar lo que está pasando ahí fuera”, declaró Mitchell en la conferencia, según informó el periódico The Telegraph.

Edgar Mitchell falleció en West Palm Beach (Florida), a los 85 años, justo un día antes de la celebración del 45 aniversario de su llegada a la Luna.



El dispositivo que permite a personas con parálisis mover los pies con la mente

Un equipo de más de 35 científicos procedentes de 16 departamentos relacionados con la neurociencia, la salud mental o la biotecnología del Instituto Florey de Neurociencia y Salud Mental, de la Universidad de Melbourne y del Hospital Real de Melbourne (Australia) han diseñado un pequeño dispositivo con la capacidad de permitir mover las extremidades con la mente.

Se trata de un artilugio del tamaño de un peque clip bautizado como “estentrodo” que se implanta dentro de un vaso sanguíneo del cerebro y registra el tipo de actividad neural que, según han demostrado investigaciones preclínicas, permite mover o controlar las extremidades con la ayuda de un exoesqueleto o extremidades biónicas.
Una de las novedades de esta tecnología es que no requiere cirugía cerebral abierta para su implantación. El dispositivo -único en el mundo- es capaz de grabar señales de alta calidad emitidas desde la corteza motora del cerebro a través de un procedimiento de intervención muy simple a la vez que revolucionario en su campo.

“Nuestra visión, a través de este dispositivo, es devolver la movilidad a los pacientes con parálisis completa mediante el registro de la actividad cerebral y la conversión de las señales adquiridas en comandos eléctricos, que a su vez darían lugar al movimiento de las extremidades a través de un dispositivo de asistencia como un exoesqueleto. En esencia, esto es una médula espinal biónica”, explica Thomas Oxley, líder del estudio.
“Nuestro estudio también mostró que es seguro y eficaz implantar el dispositivo a través de la angiografía, que es mínimamente invasiva en comparación con los altos riesgos asociados con la cirugía cerebral abierta”, expone Nicholas Opie, coautor del trabajo.

El estentrodo, que podría usarse también en personas con epilepsia, Párkinson u otros trastornos neurológicos, será el primer dispositivo que permita el control del pensamiento directo en los exoesqueletos o extremidades biónicas.
Según el estudio que ha sido publicado en la revista Nature Biotechnology, las primeras pruebas con humanos se realizarán en 2017.



¿Tienen los esquimales 50 palabras para decir "nieve"?

El mito comenzó a construirse a finales del siglo XIX. Sucedió cuando el antropólogo alemán Franz Boas regresó tras explorar la isla de Baffin, una región del norte de Canadá habitada por esquimales. Según él, los ‘inuit’ contaban con decenas de palabras para nombrar a la nieve.

La supuesta observación del científico se extendió y llegó hasta nuestros días: los esquimales tienen 50 palabras para referirse a la nieve. Sin embargo, esta cifra siempre ha sido recibida con recelo por muchos.

Especialmente los lingüistas han acusado a Boas durante todo este tiempo de exagerar hasta crear lo que se ha llegado a bautizar como “el bulo del vocabulario esquimal”. Incluso se han escrito ensayos sobre el asunto, en los que se acusa al antropólogo de haberse dejado llevar por “el entusiasmo popular por abrazar hechos exóticos” y se apunta que “el mito de las múltiples palabras para la nieve se basa prácticamente en nada”.

¿Solo 50?
Sin embargo, hay buenas noticias para la memoria de Boas y para todos aquellos a los que les encante la idea de un idioma con tan rico vocabulario: aunque durante más de un siglo los expertos han negado la posibilidad de que existan tantas palabras para referirse a la nieve, lo cierto es que Boas no andaba para nada desencaminado.

Para empezar, hay que tener en cuenta que no hay un idioma esquimal como tal, sino que los ‘inuit’, cuya presencia se extiende desde Canadá hasta Siberia, cuentan con múltiples y ricos dialectos. “Algunos tienen más palabras para la nieve que otros”, señala la lingüista Arika Okrent.

Además, estos dialectos ofrecen la posibilidad de formar nuevas palabras añadiendo diferentes sufijos para sumar distintos significados. Aquí está una de las claves para comprender las diferencias entre Boas y sus detractores: mientras el antropólogo consideró todos esos términos distintos, muchos lingüistas observaron que las palabras eran demasiado similares como para considerarlas diferentes.

Por si fuera poco, hay que tener en cuenta que para los esquimales puede resultar de vital importancia saber cuál es el estado exacto de la nieve, por lo que todas las descripciones posibles son pocas. ¿Está lo suficientemente dura como para caminar sobre ella? ¿Se ha congelado? ¿Cae aguanieve? Toda esa información no cabe en una sola palabra.

Así, la combinación de diferentes dialectos y las necesidades de un extenso vocabulario terminan dándole la razón a Boas: los lingüistas han terminado hallando hasta 40 términos distintos en el vocabulario de los esquimales siberianos, mientras que los ‘inuit’ canadienses tienen, al menos, 53 formas de nombrar a la nieve.

Así, se utiliza ‘tlamo’ para hablar de la nieve que cae en forma de grandes copos, ‘tlaslo’ a la que cae lentamente y ‘kripya’ a la que se derrite para luego congelarse, por ejemplo.

No obstante, la nieve no es el término que más le aporta al vocabulario de las frías tierras del norte, ni los esquimales son los únicos que cuentan con semejante riqueza léxica. Por una parte, en finés también existen hasta 40 palabras para hacer referencia a la nieve, mientras que el pueblo lapón, que utiliza más de 180 términos para hablar de nieve y hielo, cuenta con hasta mil palabras para hablar de renos.

Tienen un tipo de beso propio y sí, aunque parezca una gélida leyenda urbana, los esquimales tienen 50 (y más) formas de referirse a la nieve. Para ellos, es cuestión de vida o muerte.




Aterradoras muñecas abandonadas

Algunas muñecas siempre han tenido un punto malrrollero, para que vamos a negarlo. Pero la cosa se agudiza cuando los juguetes envejecen y son abandonados por los que una vez fueron sus propietarios. La fotógrafa Fabienne Rolland ha retratado con su cámara a una serie de muñecas infantiles abandonadas, y la verdad es que cualqueira de ellas serviría para rodar una película de terror, del estilo de Muñeco diabólico. De hecho, se da el caso de que entre estos juguetes desechados se encuentra una figura del mítico Chucky.