martes, 3 de mayo de 2016

¡Estacionamiento nivel: Experto!, y otras imágenes divertidas








Verdaderos ejemplos de "vergüenza ajena"







Si algo puede salir mal, saldrá mal







Los policías (también) son seres humanos







¿Angel sexual?

Los habitantes de un remoto pueblo de Indonesia descubrieron una muñeca inflable en una playa y creyeron que era un 'ángel' caído del cielo, indicó este martes a la AFP un responsable de la policía local.

Los habitantes de un remoto pueblo de Indonesia descubrieron una muñeca inflable en una playa y creyeron que era un 'ángel' caído del cielo, indicó este martes a la AFP un responsable de la policía local.

Las noticias de la llegada del 'ángel' y el temor que provocara disturbios llevaron a la policía a investigar el caso. Pero cuando los detectives llegaron al pueblo se dieron cuenta de que no tenía nada que ver con una intervención divina.

"Cuando nuestros agentes llegaron vieron que el 'ángel caído' era en realidad una muñeca, un juguete sexual", dijo a la AFP el jefe de la policía local, Heru Pramukarno.

Pardin, un habitante del pueblo que como muchos indonesios no tiene apellido, encontró la muñeca el mes pasado cuando estaba pescando en las islas Banggai, en el centro de Indonesia.

El descubrimiento tuvo lugar un día después de un eclipse de sol en la zona, un fenómeno considerado espiritual en Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, lo que llevó a los habitantes a relacionar los dos eventos.

Luego Pardin llevó la muñeca, que estaba un poco desinflada, al pueblo. Su madre la rellenó de tela, la vistieron, le pusieron un velo y la sentaron en una silla.

La policía decidió intervenir porque temía que la llegada del 'ángel' provocara disturbios. "Oímos muchas historias, como que el 'ángel caído' estaba llorando cuando lo encontraron", dijo Pramukarno . "Allí no tienen internet, no saben lo que es un juguete sexual", aseguró.

Finalmente, los agentes confiscaron la muñeca y la llevaron a la comisaría para evitar nuevos rumores.




La historia del niño que vendió miles de vasos de limonada para costear su propia adopción

La historia de Tristan, el niño estadounidense que vendió miles de vasos de limonada para costear su propia adopción, conmueve a las redes.

Encontrar una familia adoptiva no es sencillo para muchos niños que por un motivo u otro no pueden vivir con sus padres biológicos. El caso de Tristan Jacobson, un pequeño de apenas 9 años residente en Springfield (Misuri), es completamente distinto. Después de una infancia muy dura y repleta de adversidades encontró un hogar de acogida donde sentirse querido, pero sus nuevos padres no disponían del dinero preciso para adoptarle legalmente. Lejos de rendirse, Tristan tomó la iniciativa y consiguió su objetivo: reunió 7.000 dólares vendiendo limonada en el jardín de su casa.

Tristan fue un hijo no deseado, fruto de una relación de infidelidad entre un hombre adulto y una adolescente, según consigna ABC. Como su madre no tenía edad ni medios para hacerse cargo de él, la esposa de su padre, Donnie Davis, decidió adoptarle temporalmente tras separarse de su marido adúltero. Sin embargo, cuando el niño alcanzó los 4 años de edad, su madre biológica reclamó recuperar su custodia, requerimiento que fue atendido por la justicia.

Tristan sólo vivió un año con su madre antes de ser abandonado a las puertas de un albergue para indigentes, doce meses que fueron un auténtico infierno para el pequeño. La joven consumía drogas y mantenía relaciones sexuales con extraños en presencia del niño, circunstancias que le han causado traumas, depresión y trastornos por déficit de atención y control de impulsos. Cuando Donnie supo que Tristan se encontraba de nuevo sin amparo no dudó en volver a acogerle en su casa.

Esta medida era simplemente temporal: completar el proceso de adopción definitiva tiene un coste de unos 10.000 dólares, cantidad que Donnie y su nuevo esposo no podían permitirse. Hicieron todo tipo de esfuerzos para ahorrar, como cancelar sus vacaciones o su conexión a Internet en casa; pero aun así no alcanzaban la cifra exigida. Fue entonces cuando Tristan, convencido de permanecer en el único hogar donde se sentía amado, decidió poner de su parte. Con una silla, una mesa y un poco de cartón construyó en su jardín un puesto de venta de limonada, a un dólar el vaso.

Lo que sucedió a continuación fue sencillamente mágico, maravilloso. El boca a boca y las redes sociales lograron que la iniciativa de Tristan corriera rápido y lejos, y de todas partes llegaron personas dispuestas a comprar su limonada. Vaso a vaso, el niño logró reunir nada menos que 7.000 dólares, suficiente para que su nueva familia pueda afrontar los costes de su adopción. "Esto le ha ayudado a entender que en el mundo hay gente buena", comenta su madre, orgullosa y feliz de que su hijo pueda estar "para siempre" a su lado.
Por otra parte, una campaña en la red logró recaudar otros 10.000 dólares para la causa.




Radiohead: ¡Quema a la bruja!

El pasado fin de semana, Radiohead desaparecían de internet. Toda su presencia en la red se esfumaba. Los post en Facebook y los tuits de su canal aparecían borrados, su web se volvía opaca hasta aparecer sin contenido y sus fotos de perfil reemplazadas por recuadros blancos. Todo ello, días después de que algunos fans de la banda recibieran misteriosos flyers con las palabras " Sing a song of sixpence that goes/Burn the Witch/We know where you live". Y los fans se preguntaban... ¿quiere todo esto decir que hay disco inminente?

Era evidente que sí. Sobre todo después de unas declaraciones de una de las personas de su oficina de management, en las que adelantaba que habría nuevo álbum en junio y que sonaría "como nada que hayas oído antes".
Bueno, seguimos sin tener una fecha definitiva para la llegada de ese trabajo del que aún nada se sabe, pero acaba de aflorar una primera canción, Burn The Witch. Y la cosa suena a... ¿más de lo mismo?

De momento no hay signos de esa ruptura que anunciaba Brian Message en sus declaraciones, pero también es cierto que Burn The Witch es una canción ya conocida que ha aparecido en los sets de directo de la banda. Habrá que esperar por las sorpresas.

Mientras, la cuestión no es solo cuándo, sino cómo llegará el nuevo trabajo de Radiohead.


La tecnología está cambiando la masturbación masculina

¿Recuerdas cuando no teníamos internet en el móvil? No podíamos estar comunicados las 24 horas. Nada de hablar por Whatsapp. Nada de colgar fotos en Instagram. Nada de conmemorar la muerte de un famoso con el hashtag de turno. Y sí, también: nada de pornografía.

No hace tanto, teníamos que esperar a estar delante del ordenador, en la soledad absoluta, para acceder a los múltiples portales que nos proporcionaban el acompañamiento visual a nuestro onanismo.

Y aún más lejos queda la época anterior. Cuando el Canal + (para la mayoría de nosotros, codificado) y las revistas pegajosas eran la única forma que teníamos para observar contenido de este tipo sin recurrir a la imaginación o a stalkear a los vecinos.

Sin duda, la manera de consumir pornografía –y por lo tanto de masturbarnos– ha evolucionado de manera importante durante los últimos años. La tecnología ha cambiado nuestros hábitos más íntimos. Y los datos no dejan de demostrarlo.

Según las estadísticas de Pornhub de 2015, hemos utilizado 1.892 petabytes de ancho de banda del servidor los últimos doce meses, lo que equivaldría a la capacidad de almacenamiento de todos los iPhones vendidos ese mismo año. Vimos 4.4 millones de horas de pornografía solo en dicho portal, un 23% por parte de las mujeres y hasta el 77% de los hombres.

De todas estas visitas, el 52,9% vino de parte de smartphones. El 10,8% de tabletas y tan solo el 36,3% de ordenadores de sobremesa, algo que hace menos de una década sería un dato inconcebible.

En este sentido, la tecnología estaría cambiando no solo el acto físico de la masturbación sino los hábitos alrededor de la misma. Ian Kerner, un psicoterapeuta y consejero sexual estadounidense reconocido internacionalmente, ha acuñado el término “masturbación oportunista” para definir este nuevo acercamiento. "Los hombres ya no tienen que planificar la masturbación; si les sobreviene un calentón impulsivo pueden irse a masturbar con la ayuda de la tecnología, prácticamente dónde quieran", ha dicho a Mashable.

Pero esto no tiene por qué ser un dato positivo. “ La tecnología utilizada para la masturbación oportunista puede tener un efecto negativo en el sexo en pareja”, advierte Kerner. “Los hombres ya no utilizan su imaginación ni piensan en su vida sexual real con sus parejas o exparejas. Ya no hacen uso de la base de datos erótica. Ahora se masturban casi exclusivamente con actores porno, que no tienen ninguna relación con ellos”.

Tal y como relata el terapeuta: “Entre los clientes que recibo, el hombre con poco deseo sexual no es que no esté interesado en el sexo, sino que se masturba con pornografía pero no tiene relaciones con su pareja”.

De este modo, el sexo en pareja puede verse perjudicado por los hábitos actuales de masturbación. Esto, además, se agrava si se tiene en cuenta que la media de duración que pasan los hombres delante de un vídeo de PornHub es de nueve minutos, en comparación a los 30 que tarda la mujer media en llegar al orgasmo.

Las rutinas, distintas y falseadas, pueden llevar a problemas matrimoniales. Pero, tal y como destaca Kerner, es solo un pequeño precio a pagar por las ventajas de estos nuevos hábitos de autocomplacencia.

“Los beneficios de la pornografía son muy superiores a sus desventajas. La masturbación es muy saludable de muchas formas, incluyendo ayudar a las personas a regular sus estados de ánimo y a hacer frente a la depresión o la ansiedad”, destaca el psicólogo.

Además, añade que la propia pareja puede verse beneficiada por la pornografía: “Puede ayudar a la gente a conocer nuevas posturas eróticas, experimentar con diferentes fetiches sin el riesgo ha practicarlos realmente e incluso ver porno juntos para mantener su vida sexual viva”.

El peligro, por lo tanto, está en malacostumbrarse a los beneficios de la masturbación y la pornografía “libre”. Pero, para luchar contra ello, basta con seguir los consejos de Kerner:

“Si los hombres se masturban a menudo, pueden desarrollar un patrón de masturbación idiosincrático donde se estimulan a sí mismos de formas muy específicas. Esto puede dar lugar a tener dificultades para llegar a orgasmos a la hora de tener sexo. Lo mejor es tomarse un descanso de la masturbación, cambiar de mano o probar distintas técnicas para que no se automatice”.



Los aviones mas extraños de todos los tiempos.







Magníficos "postres galácticos"

Si alguna vez has visto o comido comida espacial, sabrás que buena parte de ella no sabe especialmente bien. Pero en esta lista te demostramos que la comida espacial puede ser algo más que paquetes de helado en polvo y extraños tubos de semilíquidos. Desde tartas a pastelitos a piruletas, esta colección de postres estelares es de otro mundo. Y lo mejor es que no hay que ser un astronauta para comérselos. 





Humor sexual