sábado, 21 de mayo de 2016

Descifran 2 hechizos de amor y sometimiento de 1700 años de antigüedad

El primer texto promete "hacer arder el corazón" de una mujer para que ame a quien pronuncie las palabras indicadas. El segundo apunta a lograr la sumisión del hombre.


El investigador italiano Franco Maltomini, de la Universidad de Udine (Italia), ha descifrado dos papiros egipcios del siglo III d. C. que tratan "de amor, sometimiento y sexo", informa portal Live Science.

El primero de los textos invoca a los dioses para "hacer arder el corazón" de una mujer hasta que ella ame a quien pronuncie el hechizo. Quien lo pronunciaba debía seguir los rituales y hacerlo en un baño público. "Yo los conjuro, tierra y agua, por el demonio que habita en ustedes y (conjuro) la fortuna de este baño de manera que, a medida que arden y queman entonces quémenla (a la mujer a quien se dirige) nacida de (la madre de la mujer), hasta que venga a mí", reza el texto.

El segundo hechizo fue escrito para las mujeres que deseaban "someter" a un hombre para que hiciera todo lo que ellas quisieran. Su texto afirmaba: "Somete a (nombre del hombre), nacido de (nombre de la madre del hombre)". De acuerdo con el texto, este hechizo de amor podía dar fuerzas ilimitadas a la realización de cualquier deseo de la mujer que lo pronunciara sobre la persona deseada.

Según Maltomini, ambos textos, escritos en griego, no estaban dedicados a alguien en particular: los hechizos de amor fueron compuestos de tal manera que quien los usara solo tuviera que introducir el nombre de su "víctima".

Los dos mensajes descifrados, que tienen alrededor de 1.700 años, forman parte de una recopilación de papiros de la antigua ciudad egipcia de Oxirrinco. Los arqueólogos Bernard Grenfell y Arthur Hunt los descubrieron en el año 1896 y vieron que los papiros más antiguos databan del año 50 d. C., mientras que los más modernos eran a mediados del siglo VI. Gran parte de esta serie de documentos ha permanecido y ha sido estudiada en la Universidad de Oxford (Reino Unido).



Este gif compara la apariencia de los personajes Marvel en el cómic y en el cine.

En las últimas décadas hemos visto un auge en las películas basadas en cómics, una fórmula un tanto repetitiva que comienza a perder su efecto (en la mayoría de las ocasiones). Obviamente, existen muchos retos a la hora de transformar un cómic en una película con actores humanos, aplicándoles poderes mutantes y aspectos totalmente alucinantes. A continuación te dejamos con un GIF alucinante, en el que se muestran rápidamente las diferencias entre los personajes en los cómics y en el cine:



La evolución de Wolverine

Wolverine probablemente sea uno de mis personajes favoritos dentro del mundo de Marvel. Y aunque todos tenemos en la cabeza la imagen de Hugh Jackman seccionando, haciendo rebanadas y partiendo todo lo que se pone por delante, la historia de Wolverine  viene de mucho más atrás en el tiempo.
Su historia comenzó como un cameo de menor importancia en la serie de Hulk en el año 1974. Poco sospechaban Roy Thomas, Len Wein y John Romita que el personaje llegaría a alcanzar la popularidad por la que hoy se le conoce. 

En esta infografía realizada por Kate Willaert se pueden apreciar los diferentes trajes y vestimentas que Wolverine ha utilizado en todas los comics, series y películas:














Curiosas fotos de algunas celebridades en su juventud

Robert Downey Jr. 

Milla Jovovich 

Steve Buscemi

Frank Sinatra (metido en problemas con la policía)

Nicole Kidman 

Kurt Cobain 

El WTF! no para ni los fines de semana







Billetes de dólares como lienzo para obras de arte...







3 disparatadas tecnologías (para ricos) que fracasaron rotundamente.

Si hoy hay quienes están dispuestos a pagar miles de euros por un iPhone de oro, hace años hubo quien anunció un portátil de un millón de dólares que jamás llegó a existir. O tenía almacenado todo el porno del universo o su precio resulta inexplicable. Y aun así resulta difícil justificar que fuera a salir al mercado el portátil más caro del mundo: el ordenador del millón de dólares.

Sucedió en 2007, cuando crear dispositivos tecnológicos de lujo aún no era el pan nuestro de cada día. Hoy, cada lanzamiento de un nuevo iPhone va seguido de la fabricación de opulentas versiones con carcasas de oro de 24 quilates valoradas en miles de euros, pero antaño ese desorbitado precio era impensable para un ordenador. Ferrari, Porsche, Lamborghini… Estas y otras marcas de vehículos venden algunos de sus extravagantes coches (ni siquiera todos) por un millón de dólares. El bueno de Rohan Sinclair Luvaglio decidió que su portátil también tendría ese precio.

Tendría una pantalla LED de 17 pulgadas, una memoria de 128 gigas (como hoy la Surface Pro 4 de Microsoft o un pendrive de poco más de 25 euros), un supuesto dispositivo para limpiar la pantalla y reproductor Blu-ray. Por el secretismo de la compañía (llamada Luvaglio, como su fundador), estos eran los únicos detalles que se conocían del dispositivo. “A diferencia de muchos productos caros, nos tomamos nuestro tiempo para desarrollar algo fuera de lo normal prestando una atención real al detalle”, afirmaba el propio Luvaglio para evitar dar más explicaciones.

Desde luego, las características no parecían justificar el precio de un millón de dólares. Si algo podía explicarlo eran los diamantes incrustados en la tapa del portátil y en su botón de encendido. Guardado en una cuidada (y aparatosa) caja de madera, el portátil se anunciaba en la web de la compañía (hoy desaparecida), donde se explicaba que solo se podría adquirir mediante reserva. Sin embargo, no había forma de pedir el dispositivo ni de ponerse en contacto con Luvaglio.

Tras una nota de prensa llena de retórica y con pocos detalles, el silencio se hizo en Luvaglio. Nada más se supo del lanzamiento. Aunque Luvaglio -que hoy en día está detrás de Bizzby, un buscador de profesionales de todo tipo, desde fontaneros hasta cerrajeros- llegó a asegurar que algunos equipos estaban terminados, todo resultó ser humo.

El vídeo con el que la empresa anunciaba el famoso portátil desapareció de YouTube y nadie volvió a recordar el opulento dispositivo del millón de dólares. Hubo quien trató de descubrir qué posible estafa había tras el llamativo producto: tras encontrar la sede de la compañía (una casa a las afueras de Londres), todo parecía indicar que Luvaglio no era ni siquiera un timo. Solo se trataba del producto imaginado por un emprendedor para crear hype y acaparar titulares.

Un poco de piel y un poco de tinta







"La sal es mala", y otros mitos de la nutrición desmentidos por la ciencia.

La nutrición es un ámbito complicado y lleno de rumores. Al ser una actividad cotidiana, todos creemos "saber mucho" sobre la alimentación y sus pormenores. Pero es sumamente difícil tratar cualquier tema relacionado con este campo. Así, los mitos de la nutrición extendidos entre la población son muchos. Algunos provienen de la desinformación. Otros de los datos y estudios obsoletos. Algunos son sencillamente absurdos. Hoy vamos a repasar algunos de ellos.

LA SAL NO ES MALA PARA LA SALUD


Este es probablemente uno de los mitos de la nutrición más extendidos del mundo. Su origen se remonta hasta principios de siglo, cuando se asoció ciertos casos de ataques al corazón con la opulenta dieta de sus afectados. Hasta 2010, aproximadamente, los médicos estaban seguros de que el consumo de unos diez o doce gramos de sal al día podía provocar un aumento en la presión sanguínea. Esta, a su vez, podría ser la responsable de enfermedades cardiovasculares de todo tipo. A lo largo del tiempo, diversos colectivos han presionado a la industria para reducir los niveles de sal en sus alimentos.

Sin embargo, los estudios más recientes han comprobado que no existen evidencias que soporten realmente estas deducciones. De hecho, los estudios muestran que no hay una relación directa entre el sodio (el supuesto culpable de los peligros del cloruro sódico, la sal común) de la dieta y el número de ataques al corazón u otros problemas. Por precaución, los médicos aún le piden a los pacientes con problemas de corazón que reduzcan la cantidad de sal en sus ingestas. Pero, desde luego, no está clara su relación.

COMER HUEVOS Y OTROS MITOS SOBRE EL COLESTEROL

Otro de los mitos de la nutrición más extendidos. Y además peligroso. El colesterol no solo no es malo, sino que es necesario. El colesterol se asocia a la carne, los huevos y otros alimentos. De nuevo, el origen de este mito está en el ámbito médico. En el momento en el que se descubrió fue crucial para asociarlo a un conocimiento cada vez mayor sobre los problemas cardiovasculares. Sin embargo, de nuevo, la relación fue malentendida. Por lo que sabemos hoy día, la relación del colesterol en la alimentación con los problemas de corazón es muy débil. Según los últimos estudios, ni siquiera el papel de los tipos de colesterol (HDL, LDL...) está tan clara como se pensaba. En cualquier caso, el colesterol debido a la alimentación afecta muy ligeramente al colesterol metabólico. Excepto si no consumimos el necesario o sus precursores, momento en el que sí puede resultar peligroso.

EL DESAYUNO ¿ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA?

No todos los mitos de la nutrición son falsos. Algunos sencillamente no son verdaderos. O, al menos, no tenemos evidencias de que lo sean. Este es precisamente uno de esos ejemplos. Hasta la fecha, según advierten cada vez más nutricionistas, las asunciones hechas con respecto al desayuno tienen un origen infundado. Es decir, es fácil atribuirle unos beneficios que parecen lógicos. Pero no tenemos evidencias científicas fuertes que los avalen. Es más, algunos estudios apuntan a que cambiar los hábitos alimenticios y obligarnos a consumir un desayuno que se considera "saludable", o dentro de los parámetros aceptados en el mito, puede traducirse en una ganancia de peso poco saludable.


NO SIEMPRE SE GANA PESO DESPUÉS DE "UNA DIETA RELÁMPAGO"
Existen ciertas recomendaciones nutricionales bastante estrictas a la hora de hacer una dieta. Por ejemplo, es aconsejable perder peso de forma gradual. Es más, esas mismas líneas de recomendaciones advierten del peligro de hacer una "dieta relámpago", es decir, perder peso muy rápidamente. Sin embargo, esto podría tratarse de otro de los mitos de la nutrición. Y es que recientes estudios apuntan a que no hay una relación real entre la velocidad a la que se pierde peso y su recuperación. Es decir, el volver engordar se debería más a otros factores que a la manera que hemos tenido de perder peso. Es una evidencia que contradice un poco lo que nos dice la razón. Pero ésta nos siempre tiene... la razón. Valga la redundancia. Para eso existe el método científico.

LAS GRASAS MALAS NO SON TAN MALAS

Al igual que ocurre con el colesterol, otro de los mitos de la nutrición más extendidos hace referencia a las grasas saturadas. Si bien, en este caso sí sigue existiendo una evidencia científica sobre su consumo excesivo y ciertos riesgos para la salud, esta no es tan fuerte como se creía. Al contrario, según los estudios, es más peligroso eliminarlas de la dieta que consumirlas en exceso. Y es que las grasas saturadas, y el colesterol "malo" son también indispensables para nuestra vida. Aun así, el consumo aconsejado sigue siendo moderado; pero dentro de unas líneas muchísimo más holgadas que antes.

La nutrición no es un asunto sencillo

Como hemos dicho arriba, y repetiremos una y otra vez, la nutrición es un campo muy complicado. Alimentarnos es una de las funciones básicas de cualquier ser vivo. Dependemos de ello. Y esto quiere decir que sus implicaciones a un nivel fisiológico y metabólico son... demasiado complicadas para entenderlas en su totalidad. Tratamos de vislumbrar un cuadro enorme a base de analizar sus pinceladas.

Por ello es muy común toparnos con mitos de la nutrición como los que recogemos arriba. Las guías nutricionales cambiarán a lo largo de los años, según sabemos más sobre nuestro propio cuerpo y sus mecanismos. Pero ante tal panorama hay una cosa que siempre podemos hacer: alimentarnos con mesura, mantener una dieta saludable, variada y, muy importante, hacer algo de deporte.




Humor valioso