miércoles, 25 de mayo de 2016

Buenísima selección de exactamente 100 imágenes divertidas







15 leyes absurdas que aún se aplican en el mundo







Las fotos mas extrañas y WTF! que verás hoy







Las increíbles propiedades de la cera del oído

Las ballenas no limpian sus oídos. Año tras año su cerumen se acumula, dejando tras sí una especie de historia de vida contada en ácidos grasos, alcoholes y colesteroles.

Pero el cerumen humano no es tan interesante y la mayoría de nosotros elimina su acumulación sistemáticamente.

Sin embargo, la sustancia oculta cosas fascinantes.

Es producida sólo por la parte más externa del conducto auditivo, gracias a una mezcla de entre una y 2.000 glándulas sebáceas (que también ayudan a mantener el cabello graso) y glándulas sudoríparas modificadas.

Añade algunos trozos de cabello, piel muerta y otros detritos corporales y tienes la receta del cerumen.

Durante mucho tiempo se ha pensado que su función principal es principalmente la lubricación (los primeros bálsamos labiales se hicieron a partir del cerumen) aunque también se cree que es útil para prevenir que los insectos se desplacen en las cavidades internas de la cabeza.

Algunos creen que también funciona como un antibiótico.

Mata bacterias
En 1980, los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., Tuu Jyi Chai y Toby C Chai, recogieron, juntaron y mezclaron el cerumen de 12 personas en una solución de alcohol. Luego introdujeron algunas bacterias a la mezcla.

El cerumen logró matar el 99% de varias cepas de bacterias, incluyendo la Haemophilus influenzae (que causa una infección diferente de la gripe) y una cepa particular de Escherichia coli, llamada K-12. 

Otras cepas de E. coli, así como de estreptococo y estafiloco fueron un poco más resistentes a la cera de los oídos, con tasas de mortalidad que varían entre 30% y 80%. El cerumen recogido tenía efectos bactericidas claros sobre los 10 tipos de bacterias que se probaron.

Y se encontraron resultados similares en un estudio alemán de 2011.

En ese experimento, 10 péptidos que se encuentran en el cerumen fueron capaces de evitar el crecimiento de las bacterias y los hongos.

Las infecciones del conducto auditivo externo, argumentaron los investigadores, se producen cuando el sistema de defensa basado en el cerumen falla.

Pero en 2000 un estudio realizado en la Universidad de La Laguna en las Islas Canarias encontró lo contrario.

En su lugar, los investigadores vieron un efecto neutro cuando se trataba de una cepa de estafilococo, y en la mayoría de los casos, hallaron que el cerumen en realidad promueve el crecimiento de bacterias, incluyendo E. coli, aparentemente debido a la abundancia en nutrientes que proporciona.

No es el único estudio en poner en duda la propensión de cerumen a asesinar microbios.

Puede ser condenada a 15 años de prisión por escribir "ja" en un chat

Patnaree Chankij es una mujer de 40 años que vive en Bangkok, la capital de Tailandia, y tiene cuatro hijos. Hace algunos días, su nombre se volvió noticia debido a que fue detenida por la Policía de ese país y será sometida a juicio por un mensaje escrito en un chat de Facebook.

Chankij, según indica la BBC, es acusada del delito de lesa majestad y alta traición por insultar a la monarquía tailandesa, uno de los cargos más graves en el código penal del país.

El motivo por el que esta mujer, que trabaja de limpiadora en hogares y oficinas además de lavar y planchar ropa de clientes en su propia casa, es haber respondido a un mensaje de un activista disidente con la palabra tailandesa "ja", que significa "ok" o "sí", ante un comentario que fue considerado difamatorio.

El activista al que Chankij respondió es su hijo, Sirawith Seritiwat, un estudiante de Ciencias Políticas contrario al régimen monárquico tailandés, una de las principales caras visibles del movimiento disidente de estudiantes.

Seritiwat ha participado de varias manifestaciones contrarias al régimen tailandés, que gobierna al país desde el 22 de mayo de 2014, cuando las Reales Fuerzas Armadas dieron un Golpe de Estado contra el entonces primer ministro interino Niwatthamrong Boonsongpaisan.

En las protestas contra el nuevo gobierno, lideradas por los grupos Ciudadanos Resistentes y el Centro Estudiantil Tailandés por la Democracia, se utilizaron símbolos como el saludo de los tres dedos de la serie "Los juegos de hambre" y se leyeron fragmentos del libro de George Orwell "1984"

Patnaree Chankij enfrenta una condena de entre 3 y 15 años de prisión por un delito cuyos casos suelen llegara los tribunales militares, donde se restringe el derecho a la defensa de los acusados.

La mujer asegura que demostrará que es inocente, pues nunca estuvo involucrada en actividades políticas.

La junta militar tailandesa prometió que el 7 de agosto se realizará un referéndum sobre la nueva constitución, que permitiría que en 2017 se celebren elecciones, aunque analistas señalan que con ello se busca darle más poder al senado, que es escogido por la cúpula militar.

Sin embargo, el gobierno, que asegura que cuenta con el apoyo de la mayoría de los tailandeses, ha amenazado con condenar a 10 de prisión a las personas que intenten hacer campaña en el referéndum.



6 Impresionantes (y muy diferentes) cataratas

Cuando pensamos en cataratas nos imaginamos caídas de agua como las del Niágara o Iguazú, pero existen versiones alternativas que son mucho más impresionantes.

La naturaleza puede crear cosas hermosas que nos dejan con la boca abierta y eso te pasará cuando conozcas las 7 cataratas más extrañas del mundo.
6. Cataratas Horsetail, Estados Unidos

Cada primavera, la montaña El Capitán en el Parque Yosemite, ubicado en Estados Unidos, es sede de un fenómeno espectacular, ya que las Cataratas Horsetail dan la ilusión de estar hechas de fuego y no de agua.

Si bien las imágenes nos hacen creer que allí cae lava o fuego líquido, lo cierto es que se trata de una ilusión óptica que se da al atardecer producto del ángulo en que la luz solar se refleja en su superficie.

5. Cataratas Cameron, Canadá

El agua es incolora, no rosa, pero si miras las Cataratas Cameron en Canadá quedarás con esa impresión. Estas caídas de agua, ubicadas en la región de Alberta, se ven rosas en primavera.

Las torrenciales lluvias propias de la estación hacen que el agua arrastre gran cantidad de argilita, un sedimento formado por diferentes minerales. Cuando la luz se refleja sobre estos minerales da la apariencia de un hermoso color rosa en el agua.

4. Bua Tong Waterfalls, Tailandia

En Tailandia se ubican unas cascadas muy especiales, pues el agua cae y se mueve mucho más lento de lo normal formando una curiosa espuma bastante pegajosa.

Las cataratas Bua Tong están sobre piedra caliza y estas provocan que la caída se de muy lento, ya que en vez de ser resbalosas son pegajosas. Así se ve como si se formaran trozos de espuma sobre los cuales se pudiera escalar sin problemas.

3. Cascadas horizontales, Australia

Ubicadas en la bahía de Talbot, en la zona este de Australia, estas cascadas parecen ser horizontales producto de la fuerza que las llamadas olas macareo que son extremadamente fuertes y poderosas. Al chocar con estas zonas llenas de agua cambian su dirección, dando la impresión de que las aguas se mueven y caen hacia los lados.

2. Cataratas de Sangre, Antártida

Imagina una catarata de sangre que cae desde los majestuosos hielos de la Antártica, hermoso e intimidante a la vez y ese verdadero espectáculo se puede ver en el glaciar Taylor del continente helado.

Se trata de una reacción química muy interesante: El agua proviene de un lago subterráneo y es extremadamente salada, lo que impide que se congele. Además, es muy rica en hierro y dada su fuente nunca estuvo en contacto con aire o luz solar, por lo que al encontrarse por primera vez con estos dos elementos se oxida rápidamente, dándole ese extraño color sangre.

1. Cascadas de niebla, Islandia

Islandia está lleno de maravillas naturales y las famosas Cascadas de Niebla son una de las más espectaculares. Este curioso espectáculo natural se da por un fenómeno de inversión térmica en la que vientos calientes chocan con vientos fríos formando esta espectacular niebla que se mueve tal como si cayera al estilo de una cascada.





Lancelot, la cabra que quería ser unicornio

Los unicornios son animales fantásticos que la literatura nos ha pintado con la fisionomía de un caballo y un sobresaliente cuerno en el centro de la cabeza. Hasta Felipe II creyó tener un supuesto cuerno de unicornio en su colección privada. En el siglo XX, el monarca no habría andado muy desencaminado si hubiese conocido al mago Oberon Zell: este ilusionista obró todo un milagro y consiguió que las cabras se convirtieran en unicornios. Y una de ellas, Lancelot, se erigió en símbolo de todas las que lo sufrieron en propias carnes.

En los años 70 del siglo XX, Zell se preguntaba cómo crear unicornios de carne y hueso, que destacaran por ese cuerno en la testa. No podían pegarse a la piel, sino que la unión debía ser perfecta. Mientras investigaba, se topó con las investigaciones del biólogo Franklin Dove, quien en 1930 había descubierto un método para fusionar los dos cuernos de las cabras en uno solo.

El procedimiento era muy sencillo: cuando la cabra es apenas una cría de una semana, los pequeños cuernos son aún parte de la piel y no del cráneo. Así, con una intervención quirúrgica se pueden manipular para acercarlos y ‘coserlos’ en el centro de la frente como si fueran uno solo. A medida que se desarrollan, los cuernos crecen fusionados, bien unidos.

Zell tenía estudios de biología e hizo un curso preparatorio para ingresar en la carrera de Medicina, así que decidió tomar el trabajo de Dove para ver si llegaba a las mismas conclusiones, pero sobre todo, a crear su propio unicornio. Unir los cuernos y hacer que crecieran juntos fue fácil. Para conseguir animales con más envergadura corporal, cruzó cabras de Angora, conocidas por su buena cornamenta y un tupido pelaje, con cabras de la raza Saanen, que se caracterizan por unas patas un poco más altas que las de otras de su misma especie. Una vez que el cuerno creciera, había que pulirlo para darle lustre y que se pareciera a esos que nos presentan en los cuentos infantiles.

De 1980 a 1984, cuando tuvo varias cabras-unicornio, Zell las llevó por ferias medievales para que el público se maravillara ante algo que parecía relegado a las leyendas. Según contó en una entrevista años después, ninguno de los visitantes se daba cuenta de que eran cabras: “Era lógico, por supuesto. Eran unicornios”. Con el tiempo, un circo, el Ringling, le hizo una oferta: llevar por todo el país durante cuatro años a sus cuatro mejores animales. A cambio, el mago tenía prohibido contar en público cómo había conseguido crearlos.

Fuiste a la universidad y estás decepcionado: bienvenido al club!

Cuando fuiste a la universidad, no sabías que pedías casi un imposible: que se cumpliera la mitad de la mitad de lo que te habían prometido los centros de educación superior, los medios y la sociedad durante años de campañas de marketing y periodismo happy. Formabas parte de la generación mejor preparada y sabías que igual no llegarías a ser un líder como decían, pero tampoco creías que la palabra «líder» en aquellos anuncios significase, en realidad, «precario», «temporal» o «carne de cañón».

Parece inevitable recordar las palabras con las que Orwell describía en 1984 el eslogan de un partido político ficticio: «Guerra es paz, libertad es esclavitud, ignorancia es fuerza». Toda tu vida hasta los 23 ó 24 años, mientras te sacabas el Advanced en inglés te habían hablado en una lengua que creías que era la tuya y que, ciertamente, era la de otros. No podía ser más ajena. Sabías idiomas pero no el que tenías que saber: la neolengua, mentirosa como la del eslogan de Orwell, iba a sellar tu futuro.

A los cantos de sirena que escuchabas en casa (¡Orgullo de abuela! ¡Ya son dos generaciones de universitarios en la familia!) se sumaban unos lemas ubicuos sobre los divertidos y excéntricos protagonistas de una revolución fabulosa (¡La clase creativa! ¡Los visionarios de la economía del conocimiento! ¡Funky business!). No puedes negar que, a veces, se dibujaba una sonrisa condescendiente y algo culpable en tu rostro cuando mirabas a tantas generaciones anteriores que habían tenido que arrastrar, como Sísifo, la piedra inmensa y gris de un trabajo aburrido y que no les gustaba colina arriba, colina abajo. Pobre gente. No les pagaban por pensar y a ti te pagarían por crear y viajar por el mundo. Habían nacido en la época y el lugar equivocados. ¡No como tú, querido líder!

Pero, MALAS NOTICIAS, sí eran como tú, aunque el día que elegiste carrera y universidad ni siquiera lo sospechases. Creías que iban a formarte para el mercado laboral, que habría buenas prácticas y oportunidades profesionales después de años de codos y exámenes (también de fiestas y Orgasmos enloquecidos), que los profesores estarían volcados en enseñarte y los seleccionarían por su capacidad para hacerlo, que tus compañeros de estudios se lo tomarían en serio y te motivarían a seguir su ejemplo (se motivarían entre todos) y que los que se licenciasen más o menos bien acabarían viviendo mejor que sus padres.

Entonces, durante los primeros años de vida laboral, volviste la vista atrás, a la universidad, y dijiste: me has decepcionado, me has engañado, no has cumplido tus promesas. Eras un caminante sin camino, eras un vagabundo del conocimiento (pedirías, al menos, la limosna de una beca con educación, con una pizca de vergüenza, llevando corbata) y aquella casa del saber, pensabas, no era más que la vivienda de protección oficial de la ignorancia y una fábrica en serie de parados.

Es verdad que, en la intimidad de tu conciencia, intentabas ser más justo: habías aprendido cosas, habías conocido a buenos e interesantes amigos y ahora, hablando en plata (en la de los salarios y la estabilidad, digo), te encontrabas varios escalones por encima de los que no se habían licenciado. La explosión y posterior hundimiento de los trabajos no cualificados de la construcción eran la prueba de que no te habías equivocado. En la precariedad, como en todo, hay clases y, BUENAS NOTICIAS, tú estarías arriba.

Respuestas locas a situaciones locas
¿Pero era realmente la universidad la única culpable de no te hubieses convertido en el trabajador que esperabas? Cuando te miras en el espejo, tu imagen te devuelve un abrasivo signo de interrogación. Estos años han arrancado la condescendencia de tu sonrisa. No te preocupes: nos la han arrancado a todos. Quizás nunca deberíamos haberla tenido. Igual es que éramos estúpidos.

Impresionantes fotos tomadas desde el ángulo correcto







Humor engañado







20 viñetas con las que los introvertidos se identificarán