viernes, 10 de junio de 2016

El agujero de Hillary es mas grande que el de Chloe...y otras imágenes divertidas







El asombroso abuelo metalero de 82 años

A todos les enterneció el aspecto de abuelo que tenía. Cuando contó que era de Broomington, Colorado, y habló de su pasado como ingeniero aeroespacial con esa voz tenue, nadie se esperaba algo tan pesado como lo que tenía preparado John Hetlinger.

Pero la música empezó a sonar y el jubilado sacó toda su energía para entonar "Bodies", de Drowning Pool, exponente del heavy metal. Hetlinger definió la presentación como "el momento más importante" de su vida, y estuvo a la altura.


Fascinantes imágenes que no necesitan descripciones...







Muchas veces ser diferente es ser WTF!







Los estadios mas grandes del mundo

Wembley Stadium (London, England) – 90,000

Memorial Stadium (Nebraska, USA) – 92,047

Cotton Bowl (Texas, USA) – 92,100

Rose Bowl (California, USA) – 92,542

Sanford Stadium (Georgia, USA) – 92,746

Los Angeles Memorial Coliseum (California, USA) – 93,607

Las rubias no son tontas (pero cometen muchas tonterías)







La pelea en que casi le amputan una pierna a Muhammad Ali

Antonio Inoki
"Es difícil ver partir a los viejos enemigos, pero rezo por el alma de Muhammad Ali". Cuando el pasado 3 de junio murió Muhammad Ali, uno de los más grandes —sino el mayor— icono del boxeo en todo el mundo, Antonio Inoki pronunció estas palabras. 

Inoki no era boxeador, sino un luchador japonés de wrestling. Sin embargo, fue el protagonista de uno de los combates más difíciles que se recuerdan para Ali. 
Como recuerdan justo 40 años después del enfrentamiento, es el hombre "que casi amputa la pierna a Muhammad Ali".

Corría el año 1975 cuando Ali, ya por entonces una estrella global del boxeo, se reunió con el presidente de lucha amateur de Japón. La pregunta que hizo Ali, haciendo honor a su desmesurado ego, fue: "¿No hay ningún luchador oriental que sea un reto para mí? Le daré un millón de dólares si me gana".

Por supuesto, las palabras del boxeador resonaron por todo Japón. La prensa japonesa quería que el luchador fuera del país nipón, así que lo pusieron todo en manos de Antonio Inoki, un luchador que ya entonces había demostrado ser un duro reto para cualquiera.

Inoki está considerado el mayor luchador de la historia del wrestling japonés. Nacido en Yokohama, emigró a Brasil por problemas económicos de su familia durante la posguerra, momento en el que comenzó a demostrar su valía en campeonatos de lanzamiento de peso, disco y jabalina.

Pero la buena trayectoria de Inoki importaba poco a Ali. “Lo tumbaré en 10 minutos”, llegó a declarar, siempre aludiendo a la superioridad negra al haberse criado en los guetos de Estados Unidos.

Durante las ruedas de prensas conjuntas, Inoki se dedicaba a sonreír, inocente, sin entender nada de lo que decían, ya que no sabía inglés. Ali, por su parte, se metía con él para caldear el ambiente y a los medios de comunicación.

El combate llegaría el 26 de junio de 1976 en el estadio Budokan de Tokio. Inoki jugaba en casa, y 12.000 personas abarrotaban la sala. Otras decenas de miles de personas contemplaban, desde sus casa, lo que esperaban que fuera la “Batalla del Siglo”. Pero, aunque los dos terminaron con muletas, al final se trató de una lucha totalmente distinta a lo que era de e  sperar.

Nada más comenzar el combate, Inoki se tumbó en el suelo y comenzó a patear a su adversario. Ali, extrañado, gritó que se levantara y luchase cara a cara. Pero el japonés se negó, a pesar de los abucheos del público y de la presión mediática que estaba sufriendo.

La culpa, sin embargo, no era de Inoki.

Según la versión más extendida de la historia, para Ali todo aquello no era más que una parafernalia. Una lucha de exhibición en la que todo iba a estar ensayado y el estadounidense iba a acabar venciendo con una fulgurante ventaja. Pero, cuando Ali fue a ver a Inoki para preguntarle cómo iban a ensayar la lucha, el japonés se mostró desconcertado. “No hay ningún ensayo”, contestó.

Hermosas fotos de madres durante el embarazo y después...







16 sorprendentes datos del espacio

  1. La piel humana es perfectamente capaz de protegerte del vacío del espacio, siempre que haya una rejilla que impida se formen pólipos en tu carne. Incluso hubo un traje espacial diseñado a partir de la misma. Ni siquiera tratan de ser herméticos, a excepción de la cabeza, por supuesto.
  2. El Sol contiene el 99.8 % de la masa de nuestro sistema solar.
  3. Hay un planeta situado a 63 años luz de nosotros llamado HD 189733b que tiene una tonalidad azul parecida a la de la Tierra. Pero no se debe a vastos océanos, sino a una atmósfera de nubes altas que contienen partículas de silicato. Tiene temperaturas diurnas de 1000 grados centígrados y vientos de 7.000 kilómetros por hora. Esto significa que es perfectamente posible que, si las partículas de silicato se condensaran en ese calor, en ese planeta lloviera vidrio... de lado.
  4. Ahora mismo estás a solamente 100 kilómetros del espacio.
  5. Hay un planeta a 33 años luz de distancia cubierto de hielo en llamas.
  6. Nuestra galaxia, la Vía Láctea y la Galaxia de Andrómeda se están moviendo la una hacia la otra. Está previsto que colisionen en unos cuantos billones de años. Esto puede parecer aterrador, pero el espacio entre planetas y estrellas es tan vasto que prácticamente no hay posibilidades de que nada choque contra nada.
  7. Un día en Venus dura casi un año en Venus. El día dura 243 días terrestres, mientras que su período orbital es de 225 días
  8. Cuesta aproximadamente 20.000 dólares poner un kilogramo de masa en órbita. Así que, si la mayor ballena del mundo pesa, aproximadamente, 163.293 kilogramos, cuesta más de 3.000 millones mandar a tu madre al espacio.
  9. En términos de cantidad de energía enviada a tu retina, sería más brillante una supernova vista desde la misma distancia que el Sol está de la Tierra que la detonación de una bomba de hidrógeno aplastada contra tu retina. De hecho, la supernova, seria alrededor de 1.000.000.000. veces más brillante.
  10. Se gasta más gasolina yendo de la superficie de la Tierra al Espacio que de la órbita terrestre a fuera del sistema solar
  11. Una estrella neutrón es tan densa que si dejases caer un osito de gominola desde un metro de altura, golpearía la superficie en un nanosegundo a, aproximadamente, 7.000.000 KM/H con la fuerza de 1.000 bombas nucleares.
  12. Si el sol desapareciese de golpe, tardarías 8 minutos en darte cuenta.
  13. Hay un cierto tipo de estrellas de neutrones llamadas magnetares. Dichas estrellas tienen campos magnéticos trillones de veces más poderosos que cualquiera que se haya creado en la Tierra. Si estuvieses a 1.000 km de una de estas estrellas (que solo tiene 20 kilómetros de diámetro), morirías violentamente. ¿Cómo? El hierro de tu sangre sería brutalmente arrancado de tu cuerpo.
  14. La luz que vemos de las estrellas tiene millones de años de antigüedad, estamos viendo atrás en el tiempo, literalmente.
  15. Las estrellas enanas rojas son totalmente convectivas, lo que significa que el helio está mezclado alrededor de la estrella, en vez de ir directamente al núcleo. Esto significa que pueden vivir más de un billón de años, comparado con el ciclo de vida del sol, que es de diez mil millones de años.
  16. Ya sabemos más de la superficie de la luna que del fondo del océano.


Humor rencoroso







¿Se va a hundir tu ciudad por el aumento del nivel del mar?

Durante siglos, el ser humano ha estado ganando terreno al mar. Los Países Bajos son el mejor ejemplo de ello. También Venecia. Ahora la tendencia es la contraria. El cambio climático y el calentamiento global han provocado que durante las últimas tres décadas el nivel del mar haya aumentado al notable ritmo de tres milímetros y medio al año. Traducido, eso son 10 centímetros desde 1990. No es demasiado, pero las temperaturas siguen creciendo y los polos se siguen derritiendo. Así que a largo plazo es natural preguntarse, ¿terminará mi casa ahogada bajo las aguas del mar?

La respuesta a la anterior pregunta depende de la respuesta a varias otras preguntas. Desde "¿seguiremos rompiendo el récord histórico de temperaturas medias anuales en todo el planeta, como 2016 parece indicar?" o "¿el grave deterioro del hielo del Ártico se acelerará lo suficiente como para arrasar líneas costeras al completo?". Como en todo lo relativo al cambio climático, hay tantas incertidumbres como resultados posibles en función de lo que decidamos hacer con el planeta. Pero también hay otra forma de averiguarlo, y es simulando dónde terminarían las aguas de aumentar X metros.

Es lo que hace Global Sea Level Rise Map. Suma variables, toma en consideración los diversos accidentes geográficos de todos los continentes y en función de la cantidad de metros que queramos regalar al mar (desde 0 hasta 60) nos devuelve el mundo del futuro. O mejor dicho, las líneas costeras del mañana. Se puede ver aquí. Al ser interactivo y abarcar el mundo entero, es un entretenimiento perversamente vicioso. Como era de esperar, los Países Bajos y el Norte de Europa, llanuras expuestas, se llevan siempre la peor parte. La cuenca amazónica, Florida, Senegal y casi toda la población china no salen mejor paradas.

¡Suerte con tu casa!

Para que te hagas una idea de las ciudades del mundo inundadas por culpa del nivel del mar, hicimos un resumen a continuación:

La costa mediterránea española si el nivel del mar aumentara sólo 5 metros. Pocos cambios: las zonas más afectadas serían la Albufera de Valencia y el Delta del Ebro, tierras muy bajas y fácilmente inundables. El resto de la costa, sin embargo, es escarpada y tiene numerosos accidentes naturales.

No se puede decir lo mismo del Norte de Europa, la desdicha por antonomasia cuando hablamos de subidas del nivel del mar que pondrían en peligro todo. Con sólo cinco metros ya tenemos el agua ahogando a Hamburgo y arrasando con la mitad de los Países Bajos.

El contraste también es evidente en otros continentes. Aquí tenemos a la península del Yucatán, en México, con 9 metros más de agua marina. La costa ha sufrido importantes inundaciones, aunque a nivel continental la mayor parte de las poblaciones escapan al drama.

Sin embargo, simulando el mimo nivel del mar en Colombia y Ecuador los resultados son casi irrelevantes. Sólo las zonas eminentemente costeras se verían inundadas. El resto, gracias a ese pequeño detalle llamado cordillera andina se mantendría muy lejos del mar. Y así pasaría en prácticamente todas las simulaciones. Enhorabuena, Sudamérica.